Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 de junio de 1998 A B C literario Novela L municación, los premios A literatura siemy los profesores que pre vuelve. Estatodo lo invadían. Su tímos cansados Julien Gracq tulo, La littérature á l esde asistir a insólitas e tomac La literatura ininesperadas recuperaTraduc. de José Escué. Galaxia Gutenberg Círculo de Lectores. 320 págs. 2.500 ptas. digesta lo decía todo, y ciones, a reviváis de así, al enterarse de que le iban a dar el premio todo tipo, a resurrecciones de obras y escritodel siglo. De ahí mi alegría- que me apresuro a citado, se apresuró a declarar públicamente res que en apariencia permanecían en el olcomunicar- ante esta recuperación de su obra por dos veces que lo rechazaría, como hizo vido, cubiertos de polvo y en silencio, como si maestra, su tercera novela, El mar de las Sircuando se lo dieron al final. fueran sus propias tumbas, por lujosas que tes Le rivage des Sirtes que es sin duda sean o que hubiesen parecido ser en algún una de las novelas más perfectas de nuestro Pese a que los surrealistas no apreciaban el momento de su historia. Pero ahora ya no essiglo, y que ya había sido publicada hace veinte género novelesco, Gracq admiraba a Bretón, toy tan seguro, pues he llegado a pensar que la gozó de su amistad y protección, y en resumigran literatura no es que vuelva, sino que das cuentas ha sido y es el mejor narrador sununca se fue. Los que nos vamos- pobrecitosrrealista de la historia. ¿Surrealista? Quizá sí, somos nosotros, los seres humanos, que sopor sus lazos con Bretón y el movimiento, por mos los verdaderamente mortales por mucho su obsesión por los ciclos míticos, por el que hayamos leído con la ilusión de que leer sueño, por el misterio. Pero no tan sólo, pues algo bueno es participar de la inmortalidad de no hay en él un adarme de escritura automálo que leemos, ya que al leerlo pensamos ser tica, ni el menor laxismo, ni espontaneismo exsus coautores y lo somos al menos durante los presivo. Gracq es un geógrafo, un escultor, un momentos de gracia que constituyen la lectura. formalista, un poeta de la prosa, fascinado por Los lectores desaparecen, aunque se piensen los misterios del sueño, del deseo, de la espor momentos inmortales, la literatura no, y pera. El mar de las Sirtes tiene mucho que nos basta con pensar en los momentos de ver con otras dos novelas anteriores, El dedescrédito y silencio que han padecido a lo sierto de los tártaros de Diño Buzzati y Los largo de la historia hasta los más geniales- Hoacantilados de mármol de Ernst Jünger, hasta mero, Cervantes, Shakespeare- para poder el punto de que su estudio conjunto es uno de respirar y seguir leyendo en paz y en la gloria. los temas más frecuentes en el comparatismo La lectura- la escritura, el amor, la literatura de nuestro tiempo, bien que la obra de Buzzati, misma- es además de todo una manera de lupese a sus coincidencias arguméntales, sea char contra la muerte. más fantástica, más teórica y peor escrita, mientras la de Jünger es más abstracta y simEl caso de Julien Gracq da una vuelta de bólica en su proyección política. Quizá la de tuerca más a este panorama. Desde hace ya Gracq sea la más poética y puramente literaria, siete años guarda silencio, dada su edad- 88 aunque participe de los simbolismos y misteaños, su último libro, Cahiers du grand cherios de las tres, con el añadido de que es un min es de 1992- pero es el suyo un silencio tratado poético sobre la espera y el enfrentademasiado ruidoso, cargado de ecos hasta miento del caos, el mal, la catástrofe y la hoy mismo: sus obras completas se publicaron No busqtien aquí historietas al muerte. en dos volúmenes de la Bibliotéque de La Pléiade entre 1989 y 1995, e incluían los 17 liLa historia presenta una vieja nación vagauso, éxitos de venta ni bros que su autor ha publicado en 60 años, mente veneciana, arruinada y decadente- la escándalos, pues nos estamos entre ellos cuatro novelas, uno de poemas en Señoría de Orsenna- enfrentada en una guerra prosa, una obra de teatro- dos, con la adaptalatente que dura ya tres siglos con un vago moviendo en las cumbres ción de la Pentesilea de Kleist- un volumen país del sur, del que le separa el mar de las Sirde relatos, un ensayo sobre André Bretón y altes. Allí, a aquella orilla misteriosa, a la vieja forde la gran literatura de gunos libros más de viajes y lecturas. Sólo con taleza del Almirantazgo, llega un joven noble siempre. Sólo el placer de este eso, Julien Gracq, seudónimo que el profesor heredero de una de las viejas familias del país, de historia, geografía (su verdadera vocación) y texto incomparable conducirá a como oficial vigilante -una especie de literatura Louis Poirier eligió inspirándose en el espía- para curarse de las cicatrices y desila victoria final: la lectura stendhaliano Julien Sorel y en los antiguos Gralusiones de una vida más o menos disipada. cos de la Roma clásica para así separar su vida Una serie de episodios y diálogos más o meauténtica del verbo de su literatura, se ha convertido en el gran nos confusos, rumores, misterios, amores maestro secreto de las letras francesas y en clandestinos, enigmas, apocalípticos sermones uno de los más grandes escritores vivos que le y una extraña expedición marina acentúan la años en Seix Barral, en esta misma excelente quedan al mundo en la actualidad. Ni Gracq ni inminencia de una posible guerra que el final se traducción de José Escué que ya estaba dessu literatura han vuelto, porque ni siquiera se deja en suspenso, tras un regreso del joven a la catalogada. Da igual, a la gran literatura no hay han ido, lo que su literatura, además, nunca Señoría en busca de una solución que no hará quien la descatalogue, pobres de nosotros, podrá hacer ya jamás. más que confirmar la seguridad del mal. Pero pues hasta hubo una edición más clandestina ¿acaso no estamos aquí ante una gran alegoría en los sesenta, como parte de un volumen coBien: esta es la tercera vez que me ocupo de poética del enfrentamiento secular entre Franlectivo de dos mil páginas y en piel de aquellos é (en estas páginas, tras haber hablado antecia y Alemania, una metáfora de los meses anPremios Goncourt de Plaza Janes de la que riormente de su primera novela El castillo de teriores a la segunda gran guerra, o de los de apenas se enteró nadie. Argol (Traducción de Mauro Armiño en Sila drole de guerre misma, cuando dos ejérciruela) y de su ensayo La forma de una ciudad Pues bien, aquí se dice, en la presentación tos inmóviles se miraban frente a frente, inacti (de Miguel Rubio en edición de bibliofilia para la editorial, que Gracq obtuvo con esta novela el vos y a la espera? extinta Muchnik Anaya) también había premio Goncourt de 1951. Lo que no se dice- quizá exista todavía, pues Círculo de Lectores es que lo rechazó, y que además lo hizo antes No busquen aquí historietas al uso, éxitos de la recogió- la traducción que hice con mi mujer de que se lo otorgaran. En efecto, en 1950, Ju- venta, escándalos, listas de ninguna clase, ni para Anagrama de su cuarta novela larga final, lien Gracq, quizá irritado por las malas críticas operaciones mercantiles, pues nos estamos Los ojos del bosque versión acordada del tídel mundillo teatral a su pieza El rey pescamoviendo en el margen, en la soledad y el mistulo original Un balcón en foret lo que indica dor (sobre el ciclo artúrico) y escaldado por terio, en las cumbres de la gran literatura de que conozco de primera mano las dificultades las polémicas surgidas en la postguerra entre siempre. Sólo el placer de este texto incompade traducir la prosa implacable, majestuosa, vencidos surrealistas y vencedores existenciarable conducirá a la victoria final: la lectura autransparente, exacta, metafórica sin un adarme listas, publicó un aplastante panfleto contra el téntica del verbo. de retórica y tan brillante como una escultura mundo literario francés de la época, contra su de Julien Gracq, uno de los grandes prosistas sistema mercantil, la crítica, los medios de coRafael CONTÉ 19 El mar de las Sirtes