Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 de junio de 1998 ABC Cultural lo invade todo Luis Racionero ultima novela para Planeta, que Antonio Colinas abandona la isla de Ibiza y se instala a vivir en Salamanca, que el próximo libro de Juan lUlanuel de Prada será una biografía de la olvidada escritora Ana lUlaría IWartínez Sagi, que la inquietante y silenciosa Belén Gopegui espera su primer hijo para dentro de diez días, que el editor Jorge Herralde celebra la llegada del título 400 de su Panorama de Narrativas con unas sabrosas y sutiles declaraciones acerca del dinero, los escritores y los críticos (dice Herralde por ejemplo que el Infierno digital lo ve aún remoto, y que hay pequeños purgatorios más próximos animados por ciertos agentes literarios, autores y queridos colegas que la catalana Edicions 62 piensa aumentar la flota de literatura en castellano notablemente, que... la luna, con los pies No en gerifaltessino Polygram, los bien en el suelo, andan chicos y de la poderosa multinacional discográfica. Seagram la acaba de adquirir y ya se ha deshecho de la división cinematográfica. Todo son conjeturas respecto a lo que Corl Boonstra, el mandamás de la multinacional canadiense, vaya a realizar. Por si acaso varias empresas alemanas están preparando una oferta por la valiosa Deutsche Gramophone. No quieren que la puntera firma pase a manos extranjeras. y el Coyote, T ras las nubespiensa ya enMario Camus su próxima película, que con toda seguridad será, por fin, la adaptación cinematográfica de la novela La ciudad de los prodigios del postmoderno Eduardo lUlendoza. Para protagonizar la historia se barajan ya, entre otros, los nombres de Oiivier Martínez y Emma Suárez. También el maduro Vittorio Gassman- nada menos- estudia el guión de Primer y último amor la novela que Torcuato Luca de Tena publicó el año pasado y que va a llevar a la pantalla Antonio Giménez Rico. Loriga, que ha regresado a Nueva York dejando compuestos y sin libro, otra vez, a sus editores. Dice, eso sí, que lo enviará allende los mares y los de Plaza, que lo ansian, claro, como caído del cielo, no esperan editarlo antes de la próxima primavera. También en primavera puede aparecer la última novela de Juan Marsé, que cambia de casa pero no de barrio. Para levantar a la alicaída Lumen, Plaza cede a su mejor pieza. Valdrá la pena. pesar de Cari Sagan y otros A suculentos autores, quacierto lo es que la colección Sine non de Ediciones B no acaba de despegar. Cosas del diseño, las moderneces y esa afición de editar para los que no leen: resulta que con tanto forro y tanta historia, no se distinguen ni los títulos ni los autores, y reina la más completa confusión. Así que los responsables han decidido cambiar la imagen y relanzarla con otro polémico título: lo último de Francis Fukuyama. Será en otoño, y dicen quienes conocen el libro que es el mejor aperitivo para la bomba Fukuyama del 99: el libro sobre feminismo y posmodernidad con el que viene amagando y amenazando desde hace meses. entender L a justicia ha vuelto a favorable de temas musicales. En sendos casos acaba de ser a dos trabajadores. Manuel Villuendas, concertino de la Sinfónica de Madrid, habrá de volver a su puesto ya que fue incorrecta la forma en que se le relegó a ayudante de concertino. Justo Romero también ha visto cómo se declaraba improcedente su despido del Paiau de Valencia, que ahora tendrá que readmitirlo, indemnizarlo o recurrir. En el INAEM andan también pendientes de saber si a las bailarinas de sesenta años se las puede cambiar de función o tienen que buscarlas papeles de abuelas, nodrizas o similares. Juan PALOMO P. D. Raúl del Pozo está haciendo la mejor literatura de la peor política. Periodismo de altura a pesar del fango y las letrinas Raúl del Pozo, a la izquierda, está haciendo la mejor literatura de la peor política. Thomas Messer enen a a sus detractores con sus exposiciones made in USA Hoy aparece en Estados Unidos la prepublicaoión de la últinna novela de Tom Wolfe, A man in fuil que se publicará allí en noviembre y en España el próximo marzo C on él no hay quien pueda. Ni plazos ni entregas ni premios preocupan al siempre esquivo Ray