Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de la música 27 de marzo de 1998 DE VIVA VOZ L LEGARON Nuria Espert y Mario Gas con ia obra sobre las clases que impartió Maria CaKas en Nueva York cinco años antes de failecer. El moni ogo epilogal de fe Callas se resuelve con sabiduría teatral, pero el guión, comercialmente trazado, muy bien podría haber servido para un resumen de la vida de la diva en et Readers Digest. Abundan los lugares camines y las anécdotas demasiado trilladas. Hacer las cosas de otra forma y llenar reqüerMa demasiada imágiñ íóa La actriz catalana se representa más a sí misma que la CaHas a la Callas cuando recreaba Tosca o Norma pero los que conocieron la voz hablada de laCatlas pueden oír una y, simultáneámoTte, imaginar a la otra diciendo lo mismo eninglés. Es un dato positivo. En un par de ocasiones se escucha el canto de ia diosa y su voz suena más frágil, más humana a la luz del monólogo de la Espert. Otro hecho positivo. Acerca al espedar dor aquella voz doliente. Por ertcoces quedaba ya muy poco del sentido del humor que refina el texto de McNally, era una mujer acabada, sola y sin tarea vital alguna. Quizá el final hubiera debido contener un reflejo del propio fracaso de aquellas ciases, del de la regia de Visperas sicilianas en Turín y ctel fracaso artístico y sentimental de su gira postrera con Di Stefano, Su derrota fue más amarga de cuanto se nos cuenta; Si no una clase, que no soy la Callas, sí que voy a dar tres consejos al eqtipo del Real. Del Baile de másca no diré ni pío, que ya lo dijeron Ids cflarios de difusión nacional en rara unahffWdadcrítica aunque, la verdad, no eta CXXTÍO para pitar. Uno, no provocar ojn decía- raciones de ordago, que por la boca muere el pez. Dos, saber distinguir cuándo, quién, córr) 0 y por qué te t á vendiendo una moto. ¿A quién y por qué se te ocurrió to de la Bastilla? Tres, ir sobre seguro a dar espléndidamente lo que se dé. Las críticas sobre títsjfos nunca tendrán tanta importancia como aquéllas sobre la calidad artística de cada uno de ellos. Sus adversarios callarían si todos los tíMos hubteen tenido la calidad de Mer Grimes y eso es fácil de lograr. Basta con ver y saber escoger. De nada y hay más en botica. Yenhorabuena a Juventudes h lusicales, Francisco Escudero, J o u í n Soriano, Juan José Faicón y Carlos Gómez Amat pcf esas medallas de oro de Belías Artes tan merecidas todas, aunque a mf me emocione más la de éste últirro por aquello del compañerismo y porque ha sabido como pocos combinar c i cia y amenidad. Y pecaría de injusto si no res tase eí buen detalle del secretario de Estado de Cultura al llamarles desde el avión que le llevaba a Los Ángeles y s ¡frustrado Osear para feltcitaries y excusar su asistencia. BECKMESSER 44 NUNCA ME HE IMPUESTO METAS, TOnO LO QUE LLEGA ES DIENVENIUO P OR mérito propio, el barítono malagueño Carlos Álvarez se ha ganado un lugar de honor en la hornada de nuevas voces españolas. Siempre de actualidad debido a su búllante agenda, anoche terminó sus presentaciones para el Liceo de Barcelona en La Favorita Pero no se marchará de la Ciudad Condal: el lunes participará, junto a María José Moreno, en el ciclo Lírica de Barcelona una nueva temporada de recitales operísticos a cargo de las más prometedoras voces del panorama español. Verdi, Rossini, Donizetti, Mozart. El amplio espectro que aborda la calida voz de Carlos Álvarez lo ha llevado a abrirse puertas prohibidas en el circuito internacional de la ópera. Esta temporada se espera con expectación su primer Rodrigo del Don Cario nada menos que en el Festival de Saizburgo. Algo de ello podrá saborearse el lunes en la Ciudad Condal, cuando participe en el ciclo Lírica de Barcelona una nueva iniciativa que pasa revista a los más destacados cantantes españoles de las nuevas generaciones. Me siento parte de una generación que comparte ciertas circunstancias: más o menos la misma edad, una carrera internacional y, sobre todo, somos gente que hemos demostrado ser buenos profesionales y que no crea problemas -Decirle que no a Muti se convirtió para usted en una sustanciosa arma publicitaria... -También es un punto de referencia; eso no significó cerrarme una puerta, todo lo contrario. En 1996 debuté en La Scala con Butterfly y mi relación con Muti es espléndida. El próximo año haremos Don Giovanni en Viena y la temporada 2000- 2001 cantaré el nuevo Don Giovanni de La Scala... No hay que tener miedo a asumir responsabilidades. La ignorancia es atrevida y quien no sabe dónde está, puede equivocarse. ¿En qué se ha equivocado en su carrera? -No me arrepiento de nada y creo que nunca he elegido un papel demasiado equivocado, aunque quizás no debí hacer el Stiffelio de 1995 en La Zarzuela... Recuerdo que no me encontraba completamente cómodo. -Hasta hace un tiempo, estaba decidido a dejar de interpretar padres verdianos... -Sí, ya he podido debutar en otros personajes más joviales, y es fundamental cantar personajes con los que te sientes bien, con los que te identificas. Don Giovanni, por ejemplo, me encantó, porque recrear un mito siempre enseña, y me marcó. ¿Está de acuerdo con los actuales criterios de interpretación mozartiana? -No me considero un ejemplo de vocalidad mozartiana, pero intento llevarla a mi terreno, y creo que esto funciona. Estoy de acuerdo con interpretaciones en las que drama y música se unen, es- pecialmente en las obras en las que Mozart contó con Da Ponte. Estoy seguro de que el público que está acostumbrado a un Mozart más belcantista disfrutará más con un Mozart terrenal. ¿Qué le pareció el montaje de Las bodas de Fígaro con el que debutó en el Teatro Real? -Una producción de circunstancia. Se necesitó un montaje y se pudo contar con ése. El Real no ha tenido la posibilidad de contar con lo que quería en cada momento. Espero que en el futuro pueda tener más flexibilidad, mayor campo de maniobra. Lo peor de este montaje fue que la dirección de escena no se adaptó al reparto. ¿Figuran los teatros españoles en su agenda inmediata? -Al Liceo de Barcelona volveré la próxima temporada. El Trovador que teníamos apalabrado en el Real cambió de fechas, así es que no tengo nada seguro en Madrid. En La Maestranza no voy a trabajar, y espero seguir cantando en Oviedo- donde interpretaré Oneguin y Puritanos Palma de Mallorca y Bilbao- El Barbero de Sevilla ¿Por qué no ha regresado a Nueva York? -No he tenido ofertas. De momento estoy muy empeñado en consolidar mi relación con teatros europeos. ¿No considera un fracaso que no lo vuelvan a llamar del Met? -En absoluto. Si se debuta en una plaza, eso no significa que se deba establecer una colaboración estable. Afortunadamente, desde que comencé en esta carrera nunca me he impuesto metas, lo que significa que todo lo que llega es bienvenido. P. MELÉNDEZ- HADDAD