Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes 27 de marzo de 1998 LIBROS: LA ENCUADERNACiON TEXTIL EN ESPAÑA S ON telas que abrigan, cobijan, guardan y embellecen aún más la belleza de un libro. Orlan y adornan con ricos materiales tomos de gran valor, ejemplares únicos que han llegado a nuestras manos con la huella impresa del tiempo. El tejido viste al libro, pero no con cualquier paño, no con cualquier tela. Los ojos se detienen en cada puntada, en los pequeñosa bordados. Son libros de horas, Biblias, poemarios, constituciones, desde el sigh XV hasta e! siglo XX. Año y medio ha sido necesa poner en maro posición Pie seda. La en- Museo de Artes Decorativas Montalbán, 11 Hasta el 10 de mayo Madrid Quatre Poémes. Fcu Songs de Samuel Beckett cuadernación SH f i textil en España que se exone desde ayer en el IVIuseo de Artes Decorativas. La idea de la que partió AFEDA, entidad organizadora, para hacer realidad este ambicioso proyecto, que ha contado con el patrocinio de Iberpapel y la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, era sacar a la luz un conjunto de joyas, algunas de ellas raramente exhibidas, encuadernadas en tela. No hay un comisario en esta exposición. La elección de las piezas que la forman, alrededor de un centenar (exactamente noventa y nueve) ha sido realizada por la junta ejecutiva de la asociación, que trata de acercar al gran público una serie de obras que generalmente tienen un acceso restringido y proceden de Ávila, Barcelona, Cáceres (Plasencia y Guadalupe) Madrid, Navarra, Palma de Mallorca, Toledo, Valladoiid y Estados Unidos. En el Museo, los libros lucen espléndidamente- en vitrinas, debidamente protegidas, con una iluminación cuidada y con unas condiciones atmosféricas apropiadas- aguantando el peso de los años, pero también el poso del tiempo sobre sus terciopelos, sedas, bordados o lentejuelas. Algunos han requerido algún pequeño retoque para su exposición: restauraciones puntuales, debido a que la tela envejece mal; sin embargo el estado de conservación de la mayor parte era bueno. Un trabajo de esta categoría no ha sido tarea fácil. Fundamental ha sido la ayuda del archivo personal de Matilde López Serrano, que fue adquirido a su muerte por Santiago Saavedra, vicepresidente de AFEDA, y que ha dado las claves para poder encontrar los libros y saber sus datos de origen y procedencia. Ha sido la base de datos a partir de la que se ha trabajado. Matilde López Serrano fue directora de la Biblioteca del Palacio Real hasta su jubilación, custodió estos fondos durante la guerra civil y realizó una labor de seguimiento de los mismos con el fin de que todos los volúmenes que se protegieran y se trasladaran durante la contienda volvieran a su lugar de origen. Dedicó gran parte de su vida al estudio y la 42 iiivtísiigaciuii de este tema (su tesis doctoral versó sobre la encuademación en España entre los siglo XVIII y XIX) de ahí que con el tiempo llegara a tener uno de los archivos más completos, con foto de cada obra registrada. La selección de los libros se ha llevado a cabo por bibliotecas y archivos de diferentes ciudades españolas, buscando en cada una de ellas la joya, la obra más destacada que pudiera representaria. La memoria de archiveros y bibliotecarios ha sido capital a la hora de poder reconstruir una historia en la que muchas veces las lagunas, la falta de datos es un escollo insalvable. AFEDA ya había organizado exposiciones sobre la encuademación de libros, pero ésta es la primera que se dedica a las encuademaciones A de tela y en la que se repasan seis siglos del arte de encuadernar. Las obras más recientes, treinta y una, están fechadas en 1997. Estos volúmenes fueron seleccionados el pasado año por la asociación de entre un conjunto de trabajos presentados a concurso, cuyo premio era, precisamente, su exposición en una muestra, y representan la encuademación que se hace hoy en día y que, aunque poco conocida y escasamente difundida, no ha dejado de practicarse. Se trata de ejemplares en los que abundan grecas bordadas en hilo de plata, en seda, en hilo metalizado, como el Romancero gitano de Lorca, emcuadernado por I. García de la Rasilla bordado por Eleri Mills o el volumne que se puede ver de SAmuel Beckett, bordado en petit- point con incrus taciones de ébano y piel. La producción de encuademaciones textiles en España no es muy abundante, debido a que el adorno en tela estaba considerado como un lujo con el que sólo rnaban tomos de gran valía y debido también la dificultad de conservación de las telas y los bordados. En la encuademación en tela, a diferencia de lo que ocurre con la encuademación en piel, no se puede hablar de obra de un autor con nombre y apellidos, ya que hasta finales del siglo XIX no se firmaban los trabajos. Son obras realizadas por un taller. Las etiquetas con la firma aparecen posteriormente, en el siglo XX. Sesenta y ocho son los libros antiguos que se exponen. La joya de Piel de seda es la funda que resguarda y envuelve el Libro de las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio, que se expone extendido, ocupando toda una vitrina, con el objeto de que se pueda apreciar todo el trabajo en plata dorada que lleva el terciopleo morado que cubre el tomo. Representa uno de los momentos de máximo esplendor de la encuadernación textil en España. El libro se adorna con una encuademación mudejar. La funda que cubre el libro es de terciopelo morado estampado a fuego con dibujos que representan tallos y flores dispuestos geométricamente. El estado de conservación es bueno. El códice- probablemente anterior a 1492- tuvo como primer poseedor a don Alvaro de Zúñiga, que años después lo regalaría a los Reyes Católicos con su nueva funda. Otra de las obras que destaca es la Constitución española de 1812, en terciopelo rojo, cuya originalidad reside en la funda que la guarda, una bolsa en terciopelo, con un doble y complicado cierre, que se realizó entre finales del siglo XVIII y principios del XIX. Junto a ellas, un libro de privilegios de Nobleza del Estamento Militar de Cataluña, procedente del Archivo de la Corona de Aragón; el Tratado de Aranjuez, por el que Francia cede a España los derechos de Parma y Toscana, del Archivo Histórico Nacional; un libro Diurno (s. XVI) con esmaltes y medallones de nácar y filigranas de plata, procedente del Monasterio de Guadalupe; una Biblia Sacra (s. XV) de la Catedral de Plasencia o los llamados Testimonios del Juramento de Felipe II en las Cortes de Tomar (1583) del Archivo General de Simancas. Gema PAJARES Cartera de terciopelo rojo que guarda la Constitución española de 1812