Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 de marzo de 1998 A B C de las artes VALENCIA CÓRDOBA SANTANA Galería Punto Avenida Barón de Cárcer, 37 Hasta el 18 de abríl De 330.000 a 2.400.000 pesetas COLECCIÓN CAPA Palacio de la Merced Córdoba. Plaza de Colón, 15 ¡Hasta el 12 de abríl Bañista (1971) escayola de Cristino Mallo L A presencia de la ciudad como paisaje absoluto que da la espalda a la Naturaleza y crea sus propias estaciones. Y dentro de la ciudad, en sus calles y sus alturas, la presencia atenta de un hombre que no sólo ve, mira y describe, sino que también interpreta. ¿Y qué es lo que interpreta? Los tiempos que la componen, las transformaciones de su pasado, su presente, sus posibles perspectivas de tuturo. Enrique Romero Santana (Lepe, Huelva, 1947) habita en Chicago preguntándose visualmente dónde están, cómo son o han sido, sus palacios, sus graneros, sus templos, y encuentra primero sus realidades actuales, sus estructuras vistosas impactantes, orguilosas y, ocultos por ese orgullo, los humildes niveles arqueológicos de sus principios, los lugares olvidados que se transitan por azar o se buscan adrede para comprender su dinámica urbana. Estos encuentros con el tiempo humanizan las imágenes que Santana representa con ánimo romántico y espíritu contemporáneo. El ánimo romántico, es decir, emotivo, puede apreciarse en los matices de la luz que habitualmente se dirigen hacia el crepúsculo, deteniéndose raras veces en la mañana o en la primera tarde. Esa luz, cuyo origen siempre se sitúa a la derecha del espectador, consigue que la lectura pictórica adquiera una coloración S ALVO aquellas excepciones movidas por un prosaísmo económico, el coleccionismo artístico lleva implícito una fuerte carga de entusiasmo, un gran amor hacia el arte y una admiración suprema hacia los creadores. De todo esto ha estado sobrado Eduardo Capa a lo largo de su dilatada vida en torno a la realización escultórica. Había nacido en Coca (Segovia) en 1919; comenzó los estudios artísticos en la Escuela de Artes y Oficios de Ávila que dirigía el gaditano Juan Luis Vassallo, pasando, más tarde, a Madrid, donde completa su formación en la Academia de San Fernando. Allí empieza a trabajar como sacador de puntos de obras de los escultores Capuz, Adsura, el propio Vassallo, a quien conocía de Ávila, y Enrique Pérez Comendador, del que será su máximo colaborador y amigo. Como escultor fue el autor de algunas imágenes, sobre todo religiosas. Pero pronto su interés artístico se dirigió al viejo y noble arte de la fundición, creando en Arganda un importante taller por donde ha pasado toda la historia de la escultura española de este siglo. Eduardo Capa, que ha compaginado la escultura y la fundición con la enseñanza, impar- tiendo clases en distintas escuelas, incluida la actual Facultad de Bellas Artes de Madrid, donde se jubiló en 1987 como vicedecano, ha sentido desde siempre una especial predilección por el acercamiento de la realidad artística a los jóvenes estudiantes; de ahí que uno de los objetivos que pretende la presente muestra sea la difusión de la escultura al estamento estudiantil. La colección Capa, probablemente la más completa de cuantas existen dedicadas a la escultura en España, se presenta en el Palacio de la Merced y en aledaños al propio recinto de la institución provincial cordobesa, para, posteriormente, viajar a Huelva y quedar establecida en el Castillo de Santa Bárbara de Alicante durante cinco años. Un recorrido en el que están presentes alrededor de quinientas obras que reprersentan las más variadas tendencias y los artistas más significativos de la escultura del siglo XX. La exposición comienza con un recorrido por los autores que protagonizan el cambio de siglo, los hermanos Venancio y Agapito Vallmitjana, el cordobés Mateo Inurria, los sevillanos Lorenzo Collaut Valora- autor del monumento al marqués de Domecq en Jerez y el de Bécquer del sevillano Parque de María Luisa- y Joaquín Bilbao y, sobre todo, Mariano Benlllure; continúa con la vanguardia española en París, con obras de Manolo Hugué y Honorio García Condoye; el realismo de Victorio Macho, de José Capuz y Juan Bautista Adsuara, dos de sus maestros; el gran clasicismo de Enrique Pérez Comendador, con quien compartió amistad, trabajo e ilusiones artísticas. El paso adelante en la expresión de la realidad de Emiliano Barral, José Planes Peñalver, Cristino Mallo o Joaquín Vaquero Turólos; la primera gran vanguardia española de Alberto Sánchez y Ángel Ferrant; la personalidad surrealista de Salvadqr Dalí, los postulados clasicistas de Juan de Ávalos, Julio y Francisco López Hernández; terminando con los nuevos rumbos escultóricos de Jorge Oteiza, Pablo Serrano, Venancio Blanco, Elena Laverón, Amadeo Gabino, Martín Chirino y Gerardo Rueda. Bernardo PALOMO 35 Valoración de Joyas Madrid, 31 Marzo 1 Abril Esa luz, cuyo origen siempre se sitúa a la derecha del espectador consigue que la lectura pictórica adquiera una coloración simbólica, el día se apaga y se entra en el misterio de la oscuridad simbólica, el día se apaga y se va a entrar en el misterio de la oscuridad. El espíritu contemporáneo de Santana toma cuerpo en la centralidad de su visión, quien mira es el verdadero protagonista de su pintura, por eso vemos Chicago desde los adentros, la miramos con ojos que se detienen más en el detalle que en la grandiosidad. La voluntad artística de la pintura de Santana se concreta en un oficio que cada vez más se perfecciona en sí mismo. Oficio que no impide que las representaciones que propone sean cada vez más y más elocuentes y expresen lo que se encuentra detrás de las apariencias. -A. CASTAÑO Broche de brillantes Victoriano vendido en Londres en Febrero par L 13.225 (Pts. 3.300.00) Nuestro especialista en joyería estara a su disposición para valorar gratuitamente sus joyas, que podrían incluirse en las subastas internacionales de Londres. Para más información y o concertar una cita, pónganse en contacto con Alvargonzález S. A. Srta. Carmen, tel 319 59 12 Pasco de Recoletos 27, 28004 Madrid