Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes 27 de marzo de 1998 BARCELONA ÚSCAR TUSqUETS Sala Vingon Paseo de Gracia, 96 Hasta el 18 de abril llas, lámparas, alfombras, arquitecturas o alguno de sus escritos pueden preguntarse: ¿qué y cómo pinta Óscar Tusquets? La respuesta es muy simple. Tusquets siempre se sintió pintor por inclinación, diseñador por vocación y arquitecto por formación, y la creación artística cruza toda su obra. Nada de lo que ejecuta es ajeno a su pensar y su sentir. Por ello, y en la mayoría de los casos, ha actuado al margen de las corrientes imperantes y las tendencias hegemónicas. Desde que abandonó la Escuela de Artes y Oficios para estudiar arquitectura, siempre ha pintado con notable dominio técnico e indiscutible inclinación por el realismo. Sería un lugar demasiado común mencionar aquí a los realistas de Madrid o a Antonio López, a quien él admira, pero referirnos a este realismo minucioso, cuidado, sutil, que se recrea en la pintura y en los recursos propios JUAN BUFILL Centro de Arte Santa Mónica Rambla de Santa Mónica Hasta el 30 de abril Ó SCAR Tusquets (Barcelona, 1941) es un gran estratega además de un gran profesional del diseño, la arquitectura y la escritura. Para presentar su último libro, Todo es comparable (Editorial Anagrama, Barcelona, 1998) que sigue al que publicó en 1994, Más que discutible ha montado una operación promocional tan inteligente como coherente con sus propias ideas. Con su habitual desparpajo e inclinación a la heterodoxia, Tusquets en su nuevo libro aborda los más diversos temas de ae- S ABER mirar, descubrir, escribir el espacio con la caligrafía invisible de la luz. Son los pasos que sigue el topógrafo de mirada oblicua, ése que escribe en la lengua de Bashó, recluido en la cámara oscura, para después plasmar la naturaleza en unas fotografías serenas. El ojo de Juan Bufill (Barcelona, 1955) recorre las piedras bajo el agua mientras navega por un río ocasional, el de su vida. Sus instantáneas están llenas de experiencias que se convierten en geometrías proyectadas por la luz solar. Cosmogonías y fractaies que el aventurero, poeta y cineasta detectó durante ocho años con su máquina. Desde entonces, las series de bailes hipnóticos que Juan Bufill rubricó en la superficie de las aguas se acercan a paisajes que buscan su universalidad. Los cuatro elementos se abrazan en estas fotografías de textualidad fluida, como el agba; inasibles, como el aire, generosas, como la tierra; apasionadas, como el fuego. Si hay agua en la luna, seguro que en ella viven estos paisajes tranquilos como un manantial de apariciones. -Ángela MOLINA VILA DELGLOS Galería Eude Consell de Cent, 278 Hasta el 31 de marzo De 115.000 a 250.000 pesetas V Autorretrato de 1980 tuaiidad relacionados con el arte, la arquitectura y la cultura, y dedica un capítulo especial a lo que él llama El fetichismo de la obra original defendiendo, a la manera de Walter Benjamín, la validez y legitimidad de las copias y todo tipo de múltiples. Porjiendo en práctica sus postulados, él mismo ofrece a los visitantes la posibilidad de adquirir por 1.000 pesetas la fotocopia en color de cualquiera de los 36 óleos y 4 acuarelas que conforman la exposición y que no están a la venta. Unos originales que han sido pintados a lo largo de los últimos treinta años, que constituyen una especie de mini o pre antológica de la exposición que todos esperamos de este renacentista del siglo XX. Aquéllos que conocen sus muebles, vaji 34 del óleo sobre tela, es aquello que corresponde al hablar del Tusquets pintor, para quien la pintura es una fuente de placer, un ejercicio para la intimidad y una aproximación visual, intelectual y sensible a su entorno. Figuras humanas, naturalezas muertas, objetos de la vida cotidiana, arquitecturas interiores, paisajes urbanos, flores, plantas, etcétera, están tratados con tanto placer como con exigente perfeccionismo. Tusquets puede parecer académico, pero la suya no es una pintura de los manierismos de manual, sino todo lo contrario, una manera de unir experiencia, emoción y misterio, usando la más proverbial de las técnicas artísticas, la pintura al óleo. Daniel GIRALT- MIRACLE ILA Delclos (Barcelona, 1962) sigue fiel a la pintura, dentro de una tradición familiar que se inició con su bisabuelo. Si hasta el momento su obra reflejaba la búsqueda de una personalidad, que expresaba a través de unos tanteos que oscilaban entre una abstracción rica en texturas y una figuración libre, en su última etapa vemos que, sin perder este objetivo, trabaja en dos líneas claramente delimitadas: una geométrico- constructiva, con remotas referencias al paisaje y al cuerpo humano, que realiza con colores planos, en los que predominan los ocres y los negros, y otra que, a pesar de partir de esta geometría, otorga una mayor atención a lo antropomorfo, dentro de un juego de siluetas que tanto buscan el encaje como la texturación volumetrizadora de lo masculino y lo femenino. El resultado son unas obras, especialmente las que llevan los números 13 y 14, que ponen en evidencia la consecución de un punto ideal, donde los registros del óleo y las preocupaciones compositivas consiguen una feliz conjunción y una expresión pictórica personal que anticipa el porvenir de su obra. -D G. -M.