Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 de marzo de 1998 A B C de las artes IRONÍA Y NOSTALGIA EN JUAN BIRALT Galería Metta Marqués de la Ensenada, 2. Madrid Hasta el 20 de abril De 250.000 a 2.000.000 de ptas. r- tv; H Fruta española (165 x 120) de 1997 ACE casi cuarenta años que Juan Girait celebró su primera exposición individual bajo el signo del informalismo. Desde entonces, su carrera ha seguido un curso tortuoso: visible en la década de 1970, sumergida o ignorada en los años ochenta, en los últimos años- en 1996 ganó el prestigioso premio de pintura L Oreal- se ha empezado a hacer justicia a su valor. Las pinturas actuales de Girait tienen dos caras: una para la mirada cercana, otra para la mirada lejana. La visión próxima nos descubre la persistencia de la inspiración figurativa. En cada cuadro, con pocas excepciones, el pintor incorpora, mediante el collage, una imagen mínima: puede ser un dibujo de patrones de confección, un esquema para petit point un diagrama de cartilla pedagógica, la fotografía de un pin- up de una monja, de un plato de cocina. Lo que tienen en común todas estas estampas es un aire familiar y pasado de moda, envejecido, irremediablemente cursi y cutre a la vez. La Inscripción de trazo ingenuo que acompaña a estas imágenes Injertadas confirma el sentido irónico. No quiero decir una Ironía corrosiva, sino atenuada por cierta ternura o nostalgia. Por otra parte, esa única imagen mínima que es el corazón del cuadro se encuentra perdida en la superficie diez veces mayor del lienzo: eso la enmarca y la distancia de nosotros. La visión lejana pierde de vista el detalle iconográfico y ve la pintura como composición abstracta de rectángulos en relaciones equilibradas. Los colores quebrados y amortiguados evocan las paredes de ciertos locales, con la pintura mate y muy gastada. Otras veces, cuando el color es luminosos, sugiere un fragmento de cielo, una nube, el perfil de unas montañas: un paisaje a través de una ventana. Así los colores refuerzan unas veces la opacidad del plano, y otras en cambio sugieren un espacio Ilusorio más allá. Quizá para evitar que estas tensiones desgarren el plano pictórico, usa Girait algunos gruesos trazos curvaos, a veces de aire ornamental, que unifican la superficie. Me parece que un largo proceso de disciplina formal y depuración expresiva ha ido alejando a Girait de los aspectos más obvios de la tradición figurativa Irónica y del Pop, para aproximarle a otros precedentes, como el de Kurt Sus pinturas no emiten risas ni chillidos, sino sólo algún rumor muy discreto y leve, más bien melancólico. Guillermo SOLANA BRAZAM, LEJOS OEL MUNDANAL RUlOO Galería 4.17 Príncipe de Vergara, 17 Hasta el 18 de abril Madrid r AísnrFTJANA 150 L A pintura de Juan Manuel Brazam (Alhama. Granada, 1942) tuvo una primera etapa marcada por el informalismo con la textura y el color como protagonistas. Después, su mensaje fue integrando una vertiente neofigurativa, descargada dé materia en la que predominaban grises y azules, un dibujo afianzado, para conseguir una síntesis formal de connotaciones surrealistas. Durante las dos últimas décadas, Brazam ha afianzado su verbo expresionista, bronco y rotundo en los finales de los setenta, para evolucionar posteriormente hacia los sutiles territorios de la poesía, del sentimiento neorromántico, porque el artista siempre ha tratado de transmitirnos los fulgores del fuego y la opacidad de la ceniza, en una permanente aspiración hacia la luz, quizá dejándose influir por su tierra de nacimiento. GRANDES SUBASTAS Martes 31 de Mareo Miércoles 1 de Abril Jueves 2 de Abril Pinturas Muebles y Objetos Joyas y Relojes A LAS 7 DE LA TARDE brinios a mediodía- Telf. 458 52 30- FAX 457 30 70 La actual exposición de Brazam en Madrid es una consecuencia de un camino dilatado trazado con rigor y no exento de dificultades, porque Brazam vive en su torre granadina alejado de los tumultos y de las miméticas influencias que surcan el arte contemporáneo, como si quisiese hacer suyas las palabras que decía su paisano Federico García Lorca escuchando a Neruda Pablo, no me leas más que me influencias En esta muestra hay media docena de pinturas de gran formato, pespunteadas de iridiscencias en los fondos y con dos manchas formales simétricas que se oponen y complementan a la vez. La película que rodea al soporte aparece como una representación de los sueños, como la percepción visual de una lluvia finísima transparente que nos predispone hacia la belleza casi caligráfica, esplendorosa y sucinta que atrapa los ojos en la inexpresable necesidad de fusionarnos con estas partículas gozosas de arte que apelan a la más recóndita de nuestras sensibilidades, o será porque traen la carga evanescente y vital de la primavera. Carlos GARCÍA- OSUNA 31