Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 de marzo de 1998 A B C literario Ensayo Los dioses ocultos Edición de Andrés Ortiz- Osés Anthropos. Barcelona, 1997 221 páginas, 2.600 pesetas El 98 de los americanos José Manuel Allendesalazar Ministerio de Asuntos Exteriores. Madrid, 1997. 318 páginas, 2.500 pesetas S E publica un nuevo número de los Cuadernos de Éranos. En el mismo se reúnen textos de Neumann, Eliade, Durand, Kawai y Zuckerkandl, además de un escrito de presentación de Jung y la introducción de Ortiz- Osés. Los dioses ocultos son los arquetipos o configuradores de sentido ocultados tras los fenómenos mundanos como númenes latentes según el hermeneuta aragonés. Un primer numen será el poder creativo del hombre, pues tanto el núcleo de la religión como el del arte y el de las costumbres proviene originariamente de esa oscura y unitaria manifestación de lo creador en el alma humana afirma Neumann en su escrito (1956) donde critica la visión freudiana del proceso creador y se centra en la caracterización de la imagen simbólica primaria que da fe de la realidad unitaria que el artista experimenta, con placer y dolor, e intenta comunicar. Eliade se ocupa de la sombra del artista arquetípico (Dios) en su texto (1961) donde estudia el mitologema del buceo cosmogónico que cuenta la creación del mundo a partir de la arena del fondo del océano primordial en una curiosa relación entre Dios y el Diablo. Un Dios que después tiende a ocultarse, como ocurre en la mitología japonesa con Hiruko y relata Kawai (1985) Durand investiga (1980) la noción de límite, aplicándola a la morfología religiosa europea, unas conjunciones de opuestos que funcionan como límites: judaismo (ángel del m ¡sterio) logos griego (ángel del discurso) celtas (ángel de la creación) eslavos (ángel del abandono) íberos (ángel de la lucha) germanos (ángel del alma) Conjunciones que encuentran su centro de articulación en el cristianismo romano (ángel de la ciudad) Aunque nuestra sociedad europea moderna ha abolido todos los límites de lo religioso y ha borrado todos los límites de la cristiandad iñistórica y cultural Borramiento que se realiza en el espacio musical como señala Zuckerkandl (1961) y que permite al poeta, al unir palabra y melodía, realizar la tarea que Sócrates se daba a las puertas de la muerte. Enrique GALÁN SANTAMARÍA E N un año como el actual, en el que la conmemoración de los sucesos de 1898 está generando tantas publicaciones y discusiones, no podía faltar una mirada desde el lado estadounidense. El libro que nos ocupa no supone una novedad editorial (fue escrito en 1973 en su primera versión) pero conserva todo su vigor original. Dividido en 16 capítulos más un epílogo, tres apéndices documentales y un acompañamiento gráfico (mapas de las batallas más que afectaban y alteraban situaciones y realidades exteriores a su país. El autor narra cómo algunos se opusieron a la acción en el exterior y los más la aceptaron y aplaudieron, pero todos sin excepción comprendieron en aquel momento que lo que se estaba poniendo sobre la mesa de las discusiones no era la soberanía de unos cuantos kilómetros cuadrados (Cuba, Puerto Rico, Filipinas) sino una línea de conducta futura en el plano internacional. Los EE. UU. se dieron cuenta de que el colonialismo tal y como lo habían desarrollado las potencias europeas en sus diferentes modalidades y fases entre los siglos XVI y XIX no era ni una solución eterna, ni la forma más eficaz de relación entre un país dominante y otro dominado. De este modo, 1898 se presenta, no como la conversión de los EE. UU. en una potencia colonialista, sino como el final de unas formas de acción ultramarinas ya caducas y su lanzamiento a potencia mundial. Además de exponer la historia de las relaciones diplomáticas estadounidenses y en particular de las mantenidas con España (incorpora la teoría de los juegos para su análisis) el libro destaca que los sucesos de 1898 fueron la espoleta del nacimiento del periodismo entendido como medio formador de opinión y que en sus lineamientos básicos se ha mantenido hasta el presente en todo el mundo. Para concluir, cabe señalar que se trata de un libro de obligada lectura, tanto para los historiadores especialistas en relaciones internacionales, como para los interesados en la comprensión de los destinos de las últimas colonias españolas en ultramar, así como para quienes se dedican al estudio de la historia de los Estados Unidos. Un texto con una triple lectura. Cada una por separado es correcta, las tres unidas componen un combinado sumamente atrayente. Pedro PÉREZ HERRERO Jredro l aín H ntralgo La historia clínica EDITORIAL TBIACASTELA DISTRIBUIDO POR a F. MARTÍNEZ DE MURGUÍA. Td. (91) S 226 Í 34 rondadón Ardiivos de Neurobiolf a. Publicaciones El trastorno esquizofrénico de la acción humana. COLODRÓN La detxieárái en el anciano. CALCEDO BARBA (ed) La esquizofrenia incipiente. CONRAD Psicopatología clínica. SCHNEIDER DISTRIBUCIÓN: R F. MARTÍNEZ DE MURGUÍA Tel. (91) 5226634 importantes) hace un recuento de los acontecimientos de 1898 desde la perspectiva de los Estados Unidos. El texto comienza con una breve síntesis de las relaciones de los Estados Unidos y los territorios españoles en las Antillas durante el XIX, poniendo de relieve que si se hubiera impulsado la independencia de Cuba a comienzos de dicho siglo, se tendría que haber concedido libertad a los esclavos, lo. cual habría puesto en peligro el modelo de plantación del sur de los Estados Unidos y, por tanto, adelantado las tensiones que más tarde darían lugar a la guerra civil. Con la victoria del norte (1863) desapareció el obstáculo esclavista a la independencia cubana. Por ello, el autor subraya que la intervención de 1898 se definió en 1863. En las páginas siguientes se narra cómo se formaron las generaciones de políticos estadounidenses comprendidas entre mediados del XIX (guerra de secesión) y finales de la centuria, y se explica cómo, después de alcanzar los territorios de California en su marcha hacia la conquista del oeste, se plantearon la necesidad de traspasar las fronteras de la Unión, al demostrarse que sus territorios se habían quedado estrechos para las necesidades de su crecimiento económico. José Manuel Allendesalazar subraya que fue en el año de 1898 cuando los Estados Unidos abrieron la puerta de su casa, se asomaron fuera y le dijeron al mundo que desde entonces había que contar con ellos en el juego de la política internacional. Era la primera vez que los estadounidenses acordaban conscientemente tomar decisiones políticas Oooperaíión líiteíttñeáqnal t ñíali 5 oamáífca Agencia Es añola de Cooperación Internacionai XXVIil PREMIO TEATRAL TIRSO DE MOLINA La Agencia Española de Cooperación Internacional convoca la XXVlll edición del prennio teatral Tirso de Molina correspondiente a 1998, al que podrán presentarse autores españoles o nacionales de países iberoamericanos. Dicho premio está dotado con dos millones y medio de pesetas. El plazo de entrega de originales (que deberán presentarse por quintuplicado, en el Registro General de la AECI) concluirá el día 21 de mayo del presente año. El Jurado emitirá su fallo en la primera quincena de octubre de 1998. Las bases de la convocatoria están disponibles en el Departamento de Información de la Agencia Española de Cooperación Intemacional (Avda. de los Reyes Católicos, 4. 28040 Madrid) 21