Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 de marzo de 1998 ABC literario Saúl Bellow se sirve de IGUEN siendo vásu protagonista- narrador lidas, ante esta para reiterar una vez última obra del Saúl Bellow más su diagnóstico sopremio Nobel de 1976 bre la sociedad urbana Saui Bellow, las mismas actual y, en concreto, preguntas que nos liacíTraduc. de J. L. López Muñoz. Alfaguara. Madrid, 1997. 138 páginas, 1.500 pesetas sobre la comunidad juamos en 1991 con modía norteamericana. Como confiesa el propio tivo de la publicación de su anterior novela Harry, veo que disfruto al analizar a este corta, La conexión Bellarosa Dada la brevegrupo de personas, sus motivos, su compordad y, sobre todo, el esquematismo de ambos tamiento (página 58) Y el diagnóstico no potextos, ¿será que la maestría redunda en pardría ser más descorazonador, pese al tono de quedad narrativa, o, por el contrario, que la lilevedad intrascendente que Saúl Bellow imbertad ganada a pulso por el escritor consaprime a novelas tan sucintas y epilógales grado le autoriza a resolver sus asuntos con como la que ahora comentamos. Sus persomayor ligereza de la que éstos podrían exigir? najes están todos faltos de motivaciones eleEn todo caso, es difícil que La verdadera no vadas, son productos corrientes y mollentes produzca una considerable decepción entre ios de nuestra democracia de masas, sin ninadmiradores de las grandes novelas de su autor guna aportación destacada que hacer a la que, desde Dangling IVlan tiasta Humboldt s historia de la especie (página 59) carentes Gift pasando por otra de las más caracterísde ideas propias e indignos de los logros ticas de su pluma, Herzog están centradas científicos y sociales de que se benefician. por un liéroe problemático, un intelectual judió en busca de su identidad, inmerso en la voráEsa radical y generalizada falta de excelengine de una metrópolis capitalista y moderna, cia le sirve, no obstante, a Saúl Bellow para ya sea Gliicago o Nueva York. desarrollar una meditación específicamente referida a su estirpe, señalada desde siempre Se ha dicho que el gran asunto que Saúl por la aureola de la excepcionalidad intelecBellow cultiva es siempre el mismo, y que tual. Adletsky y Harry, que se consideran a sí debe mucho a la fragmentación del yo postumismos unos judíos muy raros (página 54) lada por Sigmund Freud, cuya Psicopatolosalvo en su capacidad de amasar fortunas, gía de la vida cotidiana es objeto de comenactúan en esta novela tarlo precisamente en la como los elementos persprimera página de La pectivísticos que permiten verdadera El agostaal escritor tratar con demiento de los valores culsenfado e ironía la trágica turales de Occidente inadaptación de su propio frente a las falsas necesipueblo. Porque, pese a dades materiales y espirilas protestas del propio tuales de las personas Bellow contra su adscripdesdibujadas por la gran ción a la llamada literaciudad es traducido freutura del renacimiento judianamente por Saúl Bedío contradichas por su admiración de disllow como la hipertrofia del ello -las fuerzas cípulo hacia el primer Premio Nobel del yidish, que componen la energía Inconsciente, al Isaac Bashevis Singer, no cabe ninguna duda margen del yo y el super yo -frente al de que figurará en la Historia de la literatura al nosotros de la sociabilidad más positiva. frente de la poderosa tradición de la novelísEl narrador y protagonista de La verdatica judío- americana que desde Abraham Cadera Harry Trellman, se corresponde punto han, Michael Gold y Henry Roth nos lleva por punto con aquel retrato. Por un par de hasta Lionel Trilling, Bernard Malamud, Bruce páginas iniciales conocemos vagamente cierJay Friedman y Philip Roth. tos rasgos deflnitorios de su personalidad: su educación en un orfanato a causa de la preCon todo, La verdadera es una novela caria salud de su madre y la magra fortuna de corta de problemática definición. A diferencia su padre, sus veleidades políticas juveniles en de su maestro Singer, Bellow adelgaza al mála línea de un cierto marxismo de correos ximo los elementos costumbristas, pues su entendido como la exigencia de que el Gocomunidad judía de personajes se nos prebierno controle todos los servicios o negocios senta en un contexto muy poco matizado, y no sólo el postal, su dedicación fortuita al casi diríamos convencional. Aunque centrada lejano Oriente, con el que se Identifica hasta en un triángulo amoroso- o incluso dos, el extremo de parecer chino, o sus negocios como ya mencionamos- no es una novela de en Birmania y Guatemala que le han permiamor, en donde, por otra parte, el compotido regresar a Chicago, en calidad de seminente erótico se reduce a leves referencias jubiiado, porque tenía asuntos sentimentales que afectan a Harry, Amy y Jay. La pasión juinconclusos (página 10) venil del protagonista hacia la que había sido su compañera de estudios secundarios, reSe trata, fundamentalmente, de recuperar a verdecida en el otoño de sus vidas, apenas si su amor juvenil, Amy, que ha estado casada tiene desarrollo a lo largo del discurso en pricon un curioso y exuberante personaje ya famera persona que la voz del propio Harry llecido, el abogado Jay Wustrin. Mediante la sustenta. Por todo ello, acaso lo único que estratagema celestinesca urdida por el multiaquí deja poso en nuestra memoria de lectomillonario Sigmund Adletsky, la pareja se reres sea el doble pesimismo de Bellow hacia la conciliará precisamente el día invernal en que condición humana en general, y la de su Harry acompaña a Amy para proceder a la gente en part: icular. A la generalizada ruindad exhumación y traslado del cadáver de Jay. de espíritu parece añadirse ahora, en ia conMás allá de esta anécdota, entre peregrina sideración del premio Nobel, la vulgaridad e intrascendente, a la que se añade otro bizamás absoluta y total. rro triángulo amoroso, formado por el millonario Bodo Heisinger y su mujer, que había encargado a Tommy Bales que lo asesinara. Darío VILLANUEVA 11 S La verdadera Lo único que aquí deja poso en nuestra memoria de lectores es el doble pesimismo de Bellow hacia la condición humana. A la generalizada ruindad de espíritu parece añadirse ahora la vulgaridad más absoluta y total El novio del mundo La nueva novela Felipe Benítez Reyes TUSflUETS