Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de la ciencia 27 de febrero de 1998 LA UNDÉCIMA PLABA 1 i Á 1 LA primera utilización masiva de oxéenles biológicos tuvo lugar en el año 190 a. C, en la batalla de Eurymedon 1923; el trabajo se centró en ántrax toxina botulínica, peste y psitacosis. Poco después, Canadá participó con USA y Gran Bretaña en un proyecto sobre ántrax denominado bomba N. Por su parte, a Unión Soviética liabía construido instalaciones en el año 1929 cerca del Mar del Norte. A Segunda Guerra Mundial abrió las puertas al desarrollo de las armas químicas y biológicas (CBW) En términos generales, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la política CBW ha atravesado tres fases; la primera, hasta finales de los 60, en que se desarrolló un intenso programa CBW; luego, el periodo desde finales de la década de los sesenta hasta finales de los 70 se caracterizó por ¡os esfuerzos encaminados al desarme CBW y el de diñar de la influencia militar en este terreno. Desde finales de ios 70 hasta hoy, los países involucrados en conflictos regionales y en el terrorismo, han reavivado el tema. Un hecho singular lo representa el llamado incidente de Sverdiovsk El ántrax es una enfermedad aguda que afecta primariamente a hervíboros silvestres y domesticasos; está causada por un bacilo esporulado, el Bacullus anthracis El ántrax humano se debe a una infección cutánea y, en raras ocasiones, a la ingesta o la inhalación del patógeno. El ántrax es, también, un posible agente dentro del armamento biológico. A comienzos del año 1980, diversos medios de comunicación occidentales recogieron la noticia de un brote epidémico en Sverdiovks- en la actualidad, Ekatehmburg- una ciudad de 1,2 millones de habitantes situada a 1.400 kilómetros al este de Moscú. A finales de aquel ano, diversos artículos en las revistas soviéticas de medicina, de veterinaria y de derecho, se hicieron eco de un brote de ántrax entre el ganado del sur de la ciudad en la primavera del año 1979; también señalaron que un pequeño número de habitantes había desarrollado un cuadro de ántrax intestinal por la ingesta de carne contaminada, así 1 I! -I t 1 i. 1 r j J vi I 3 i.ii 1 1 ll Í RWÍ Jl 1 r a L Desde el punto de vista defensivo se trabaja en vacunas y en el aislamiento de antígenos tóxicos como ántrax cutáneo por contacto con los animales enfermos. El brote epidémico ocasionó un intenso debate y especulación internacional sobre si tal brote fue un episodio natural o si fue un episodio accidental, y, si fue éste el caso, se debió a actividades prohibidas por la Convención de Armamento Biológico de 1972. En 1986 se retomó el tema y, dos años después, dos médicos soviéticos visitaron EE. UU. de acuerdo con sus manifestaciones, el contacto y la carne de animales contaminados de un foco epizoótico al sur de la ciudad, detectado en marzo de 1979, provocó 96 casos de ántrax humano entre el 4 de abril y el 18 de mayo de ese año. A comienzos de los 90, aparecieron en la prensa rusa varios artículos sobre aquel brote epidémico en los que se cuestionaba la explicación de un contagio alimentario. Por su parte, grupos terroristas han mostrado interés por el virus Ebola y la peste bubónica. Desde el lado defensivo, los proyectos contemplan el desarrollo de vacunas, la caracterización y el aislamiento de antígenos tóxicos, el diagnóstico ultrasensible (el sistema integrado de detección biológica, BIDS, puede estudiar en el aire, en menos de 30 minutos, ántrax, botulismo, peste y enterotoxina estafilocócica) y el desarrollo de nuevos antibióticos. En julio de 1989, ochocientos científicos firmaron una declaración oponiéndose a la utilización de la ciencia para el desarrollo de armas químicas y biológicas. Una actividad, para ser moralmente aceptable, debe coincidir con la estructura de valores de la sociedad y debe ser consistente con las leyes y con las normas de comportamiento ético y social de sus participantes. La moral de la investigación militar es, en principio, ambigua. La Declaración de Buenos Aires (abril 1988) insta a los científicos a que examinen las consecuencias de su trabajo y se aseguren que es verdaderamente en el mejor interés de la saciedad y de la paz Pedro GARCÍA BARRENO E julio de 1989, ochocientos científicos firmaron una declaración oponiéndose a la utilización de la ciencia para el desarrollo de armas químicas y biológicas HJN N mayo de 1992, el portavoz del Kremlin comunicó que la KGB admite que nuestros programas de investigación militar fueron la causa El éxito de la aplicación industrial de la biotecnología interesó a los asesores militares. Las tecnologías genéticas permiten desarrollar nuevas armas biológicas: agentes BW insensibles a vacunas, agentes BW que enmascaran el diagnóstico, supertoxinas y agentes BW resistentes a fármacos, agentes BW étnicamente selectivos, armas bioquímicas (hormonas) e incremento en la capacidad de producción de toxinas por agentes BW. Sin embargo, las armas biológicas más a mano son agentes patógenos naturales; algunos países han elaborado estrategias ofensivas sobre la base de la bacteria del ántrax, la toxina botulínica y el microorganismo causante de la peste bubónica. 56