Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes 27 de febrero de 1998 JOSÉ MARÍA MEZqUiTA, SOLITARIO Y TENSO Galería Almirante Almirante, 5. Madrid Hasta el 7 de marzo De 60.000 a 1.200.000 pesetas cuadros en aparienlas grandes acuarelas cia quietos, abocetasobre talleres e interioi dos, con la calidad res de garajes, trataA W de la tela adquidos como paisajes, en í; r s MltíS S riendo un protago r. línea con los realizados 1 í- nismo grande, para en los últimos meses darse cuenta de en el interior de una que, lejos de ser tien- da- almacén de te -i r s- í: ná E S 2 apuntes, muestran el las de la capital zamo- 1 trabajo pleno, la perrana. IJ z- -fZ r secución de la imaLa exposición se gen. Cuadros que se inauguró antes de mantienen en la ARCO y dos de sus óbita del realismo mejores óleos fueron porque todavía deexpuestos en una de penden del motivo, esas paredes que sor- -i ORi pero cuadros planteprenden al visitante de ados desde una actila Feria, en el stand de tud muy pareja a la la galería Maeght. Vale de pintores minimala pena volver para ver listas y abstractos: los que los han susticuadros pintados tuido, como vale la restando, eliminando pena preguntar por- lo accesorio, señaunos dibujos no exlando los espacios puestos, guardados crp 3, intermedios entre en el almacén, alguno objetos. Un poco al pequeño y de tema fe Garaje y talleres (76 x 56,5) de 1997 modo como dibujaba rroviario, ante los que Morandi aunque sin cerrar la imase entiende que la devoción manigina n ¡quiere marginar el excelente gen, dejándola en ese punto interdominio que tiene del oficio, visible fiesta no es producto de su pertemedio, de desarrollo en el espacio, en sus siempre sorprendentes nencia a una escuela o lenguaje, característico de los cuadros de áracuarelas, en los dibujos y, como sino porque las obras transmiten boles de Mondrian. para muchos desvelará esta mues- una tensión interior, una integridad Mezquita está en esa estirpe, tra, en sus precisos grabados, y un ajustarse que es difícil enconpero de un modo consciente ha marcados siempre por la relación trar con similar limpieza. vuelto a Zamora, al territorio pro- entre la definición del motivo y la pio, a la soledad del taller, y ni mar- extensión blanca del papel. O en Miguel FERNÁNDEZ- CID N O es José María Mezquita Gullón (Zamora, 1946) un pintor que se prodigue y, sin embargo, es ésta su segunda individual de la temporada en Madrid. La anterior, celebrada en la galería Leandro Navarro, reunía obra de épocas diferentes; ésta se vuelca en la última y da especial importancia a la obra gráfica, al otorgarle análogo protagonismo a los óleos, las acuarelas o las esculturas. José María Mezquita Gullón tiene justa fama de artista solitario; tenso e intenso. En el texto que abre el catálogo actual, Juan Manuel Bonet, uno de sus grandes defensores, recuerda un escrito muy antiguo en el que el pintor decía pretender incorporar el arte moderno al realismo Entonces lo intentó con cierto tono drástico; hoy lo practica tal vez sin recordar aquellas palabras o sin intentar cumplirlas. Se aprecia perfectamente en las telas que deja casi vacías, con lo que parece el apunte de un fresno o una encina, el inicio de un cuadro. Vale la pena detenerse ante estos é- í H LAS PRESENCIAS INQUIETANTES OE XAVIER VEILHAN D ADO a conocer internacionalmente en el último cambio de década, Xavier Veilhan (Lyon, 1963) ha realizado siluetas de monumentos y esculturas ecuestres de guardias republicanos, a tamaño natural. El tratamiento que da a sus imágenes se aleja de las prácticas de quienes, como Robert Gober, hacen hincapié en detalles que transmiten fidelidad con lo real y un firme sentido simbólico. El espectador encuentra las obras fuera de su contexto, reforzando el sentido anónimo al que el olvido lleva a los monumentos históricos. Esas esculturas (estatuarla, prefiere llamarla su autor) son el punto de partida de las obras posteriores, como las que expone actualmente iWk en Madrid. El medio utilizado es la fotografía, resuelta en escalas próximas al natural, lo que acerca a los personajes. Una manipulación digital de las imágenes convierte los paisajes en Indefinidos barridos de color, mientras se aplanan las formas, se resaltan al grado máximo los blancos y se robotizan las facciones. Se juega con la sensación 28 Galería Javier López Manuel González Longoria, 7. Madrid Hasta finales de marzo De 465.000 a 852.000 pesetas Sin título (Astrónomos) de 1997 de pequeños vacíos, marcando ritmos medidos. El resultado es un conjunto de personajes, Los guardianes cuyos vestidos tienen una limpieza especialmente atractiva, entre suprematista, utópica y siglo XXI. Veilhan fuerza el blanco más intenso de los escudos o la ropa, junto a densos azules, y juega con la apariencia de las figuras, cuya disposisión está próxima a la de los grupos escultóricos. Figuras que se dejan ver, que se saben observadas, pero que están más próximas a quien las observa: figuras sin peso, sin rigidez, como si se tratase realmente de películas de piel. De apariciones más que de objetos, que es lo que persiguen otros artistas dotando de grosor y dimensión excedida a sus fotografías. En las de Veilhan prima la escala humana, incluso cierto clasicismo al delimitar sus puntos de interés, al optar por valores siempre matizados, más próximos a lo escultórico que a lo pictórico. Una contención de la que se sirve para reforzar el toque inquietante- nunca excedido ni dramático- de las imágenes. -M. F. -C.