Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 de febrero de 1998 A B C literario Novela Todo se desmorona Chinua Achebe Traduc. de José Manuel Álvarez Fiórez Edic. dei Bronce. 216 páginas, 2.250 pesetas El otro lado del mundo Berta Serra Manzanares Finalista del XVpremio Herralde. Anagrama. Barcelona, 1997. 314 páginas, 2.30 C pesetas E L mes de marzo visitará España Oviedo) ei premio Nobel VVoie Soyinl a, el más internacicnai de ios autores nigerianos, pero de idéntica calidad artística es su compatriota Cliinua Achebe, aiiora traducido por primera vez ai español. Se trata de Todo se desmorona su primera novela escrita en 1958 V no superada ni por No Longer at Ease (1960) c A Man cf tine people (1966) Achebe también escribe relatos, entre ¡os que cabe destacar Girls at War 1971) El libro narra a historia de Okonkwc, un guerrero de s tribu ibo aue goza de excelente reputación entre sus vecinos gracias a su fuerza y desT eza come luchador. Su padre ya muerto, Unci a, fue un vago perezoso que apenas podía mantener a su familia sableando a sus vecinos. La esposa más joven de Okonkwo le dio un hijo, Nvvoye, totalmente distinto a Okonkwo. Le que en ei padre es fuerza en el hijo es sensibilidad, lo que es resolución y ambición para su progenitor, duda y desesperanza para ei hijo. A ellos se unirá ei joven Ikemefuma, tributo que debe pagar una tribu rival para evitar una guerra. La vida sonríe a Okonkwo pero todo comienza a desmoronarse con la vergonzosa ejecución de Ikemefuma a quien ei propio Okonkwo, que ¡o había cuidado como a un hijo, remata porque tenía miedo de que le consideraran débil Más tarde Okonkvyo mata accidentalmente a otro muchacho, por io que debe abandonar ei cian durante siete años. Durante ios siete años de destierro, segunda parte del libro, Okonkwc vive en ia aldea de sus parientes maternos. Es entonces cuando aparecen los misioneros que traen una nueva religión y poco a poco irán consiguiendo adeptos, entre ellos Nwoye. Pero además de ia nueva religión ¡os blancos, aunque scic hay dos, llevaron un nuevo gobierno. Finalizado su exilio, ya en la le cera parte, Okonkwo regresa a su aldea. Ya nada es ni será com. c antes. El no alcanzará la posición que soñó desde joven y sus viejas costumbres v valores han sido supiai tados por B ERTA Serra ¡Manzanares (Rubí, Barcelona, 1958) aparece como una voz ya madura en sus crimeras publicaciones- nada orecoces- en dos géneros. En 1993 su obra Frente al mar ce Citerea recibió ei accésit del premio Aaonais de Poesía. Cuatro años más tarde, con su primera noveia, Ei otro lado dei m. undo na resultado finalista dei XV premiio Herralde, ganado por el peruano Jaime Bayly. No es un mai principio para una trayectoria literaria que no se ha precipitado en sus comienzos. Así se explica el acierto de esta primera novela, ccn escasos fallos y una sólida madurez que emana de la autenticidad ral de un texto oue da voz y visión a ios oprimidos, sin caer casi nunca en simplificaciones, arbitrariedades y maniqueísmos, y que en pocas ocasiones se resiente por atender a tantas parcelas de una historia inabarcable. Esta historia se vertebra en torno a los miembros de una de campesinos murcianos formaaa por Isabe: y Pedro y sus seis hijos. La m: adre se quedó sola en 1910, cuando toda su gente emiigró a Brasil, Veinte años después, isabeí, obligada a trabajar en ei servicie doméstico desde niña, también tuve que emigrar con su marico y sus hijos a Francia, expulsadcfi de la casa donde vivían en Lcrca. Asimismo, tendrán que abandonar Francia por no llevar el tiempo suficiente para poder quedarse. Su regreso a una España republicana en víspe, as de la guerra civil acarrea a toda la famüia una sucesión de desgracias que no parecen tener límite. Todo se cuenta sin especiales dramatismos, sin recurrir al melodrama, con la sencillez y autenticidad de la vida diaria. Isabel aguanta y lucha, sus hijos van a ia guerra, sus hijas entran a servir, Pedro se desfonda y envejece, con su sordera como signo externo de su desfallecimiento. Demasiada miseria y sufrimiento para acabar siendo todo inúti! como se obsen a en el patético final del hijo mayor en su frustrado regreso a casa después de ser ¡Iberado de su prisión en Cádiz. La historia central se completa ccn múltiples historias secundarias relacionadas con ios miembros de a amilia. No siempre se ha cro- 3 s de! hombre blanco. A Okc WC SOiO! aguarda un final, necesariamiente trágico. Todo se des. morona ha sido íradicionalmeníe entendida come paradigmia de novela coioniaí. Ei choque de culturas es el tema más impactante de la novela: El blanco es muy listo. Liego silenciosa y pacíficamente con su religión. Nos reímos de su estupidez y le dejamos quedarse. Ahora ha convencido a nuestros hermanos y nuestro clan ya no puede actuar unido. ÍHa cortadc las cosas que nos mantenían unidos y nos hemos desmioronado ilegando incluso a eclipsar otros aspectos narrativos de primera m; agnitud. La fuerza de Okonk- wo como personaje es digna de todo un Fauikner, ia agilidad narrativa dei mismísimo iHemingway, ia fatalidad de su destino dei mejor Dreíser: y ios problemas generacionales son similares a los pianteados en algunas obras de Stsinbeck. Pero el lector occidental quedará fascinado por eí exótico retrato de costum. bres que encontramos en la primera parte de ia novela y se verá obiigado a reflexionar sobre ia crueldad que supuso la colonización africana. José Antonio GURPEGUi de io vivido, de una cadente labor creadora y de la pausada eflexion sobre io uno y ic otro. Ei otro lado d 6 ¡mundo es una noveia am, biciosa que abarca un amplio periodo de ¡a histeria española comprendido entre 191 C y ia posguerra. Su contenido se centra en un sector social oue fue víctima de la historia de aquellos años; ios campesinos humildes que arrastraron su miseria con infinita capacidad de sufnmiento y enorme dignidad. El título alude a aquellos seres que, zarandeados por la dureza de su lucha oor la vida, expulsados varias veces de tierras y casas que nunca son suyas, acaoBn siempre arrojados al otro lado de donde se encuentran ios agentes materiales que propician una vida más llevadera. Sin ellos saberio, sin haberío comido ni bebido- entiéndase esto también en su sentido literal- y, por supuesto, sin culpa alguna, estos campesinos explotados en su trabajo de criados y obreros representan ei otro lado de una historia que a unos ha deparado una vida más o menos deseable y a ellos los ha envuelto en el sufrimiento, la injusticia, ¡a miseria y ei infortunio. Podemios tener la impresión de que historias así ya ¡as hemos leído muchas veces, pues la noveia de Serra Manzanares se Inscribe en una larga serie de obras que desde hace bastantes años se ocuparon de estos asuntos. Pero eso no excluye la validez dei nuevo testimionio. Sus méritos principales están en la autenticidad y la sencillez, en la construcción co- cecioc encacia en ¡a seieccion. jes todas las aréccctas complementarias so pertinentes, erc s; se na acertado en la sistemática interreiacicn de tantas historias de una historia en una trampa cuyos episodios funda- mentales se var desale ¡ande en sucesivas aproximaciones que acabar por esclarecerle en su gioballdac, cesde clerenies ángulos. Esto se consigue cc medie ce la fragmen- Los méritos principales del libre están en la autenticidad y la sencillez, en la constimcción coral de un texto que da voz a los oprimidos, sin caer casi en maniqueísmos tación temporal aei discurso en manos de un narrador omnisciente que adopta! a visión de los personajes principales, lo cual facilita la narración de cada episodio en varios momentos y en ei orden que más interesa para su mejor realce expresivo y su integración en la trama. Con ello se potencian significativos contrastes entre predominantes situaciones realistas y alguna leyenda y fantasía, entre escenas de crueldad y ternura, de aliento casi épico en la lucha cotidiana y derrota de toda posibie imaginación dei futuro. Ángel BASANTA 15