Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 deíebrerodel 998 A B C literario O de Baroja: se trata de una TRA vez don Pfo descontextualizada y Baraja en los escaabusiva antología realizada parates, cada vez Pío Baroja por el editor- que le puso el más vivo por lo que parece, título- y Giménez Caballero, y casi con carácter de noque lo prologó declarando vedad- relativa- con esta Caro Raggio Editor. Madrid, 1998. 236 páginas, 1.900 pesetas a don Pío precursor del primera edición española fascismo español lo cual ya era el colmo, aun (dos anteriores aparecieron en Chile en 1939 y que Baroja no protestó más que en privado. Ni 1940) de un título escasamente conocido que se él ni sus herederos han permitido nunca su reedaba ya por perdido, que por su rareza en el dición, con toda la razón, claro está. mercado del libro viejo se había convertido en un pequeño mito y que conviene manejar con cuiA esta edición de Ayer y Hoy se le ha añadado, pues se trata de uno de sus títulos más dido debajo el subtítulo de Memorias pues lo controvertidos, al que cualquier mitificación, son parcialmente aunque sólo en sus páginas aunque sea por motivos extraliterarios como es iniciales, donde describe su detención el mismo el caso, podría perjudicar más que otra cosa. La día en que estalló la guerra en Santesteban por primera noticia que tuve de él fue leyendo un liparte de los carlistas, que quisieron fusilarie y le bro que publicó un año antes de su muerte, detuvieron durante una noche, siendo liberado Aquí París (1955) al empezar el capítulo XXX, por la Guardia Civil y algunos responsables del donde dice: Se ha publicado en Santiago de Ejército regular- al día siguiente, asistido por su Chile, en Ediciones Ercilla un libro mío en el sobrino mayor, Julio Caro Baroja (dato que don que, bajo el título de Ayer y Hoy se reúnen diPío ocultó para no perjudicarle) huyó a Franciaversos trabajos o ensayos de carácter político, junto con algunas descripciones de escaramubrotados de mi pluma en estos últimos tiempos zas bélicas alrededor de Irún. El resto del libro y recogidos en periódicos sudamericanos. Es no son propiamente memorias, aunque haya alpor lo tanto más de hoy que de ayer El libro no gunos retratos de refugiados españoles y refue bien recibido, pues Baroja, había huido en ferencia a las maniobras diplomáticas para exlos primeros días de la guerra civil española de pulsarie del Colegio de España en París, donde su domicilio familiar en Vera del Bidasoa, espanse hallaba alojado. Pero todo esto último lo contado y se puede decir que expulsado por los dos taría mucho mejor en el citado Aquí París y bandos en conflicto, y sus amargas reflexiones con una mayor distancia. Por lo demás, la mayor escritas a bote pronto en estas páginas, no gusparte de este libro lo constituyen artículos y peción de Círculo de Lectores Galaxia Gutenberg. taron- quizá seguirán sin gustar a muchos- ni a queños ensayos sobre la guerra, el horror y el Don Pío tampoco ocultó para nada sus opinioderecha ni a izquierda. El propio escritor debió miedo que le inspiraban ambos contendientes nes en los libros que fue publicando después de entenderlo así también, pues no lo recogió en- aunque más los republicanos- completamente 1936, como en las excelentes novelas largas ninguno de los treinta nuevos títulos que publiantidemocráticos, con el añadido de otros en los Susana y Laura -escritas en París, donde se caría hasta su muerte, ni en las reediciones, ni que se habla de razas, historias, el imposible refugió- o en las cortas posteriores La obsesión en los ocho grandes volúmenes de Obras progreso de las ciencias y las ari: es, el problema del misterio y Las veladas del chalet gris (que Completas que pudo controlar- no completarde la herencia, en fin el consabido arsenal de las no creo puedan ser calificadas de memorias y ni siquiera había aparecido en la más completa opiniones, creencias y desiguales ideas barojiacomo se dice en Guía de Pío Baroja ni en sus que sus herederos iniciaron en 1972, que todanas de siempre, sobre todo al final. propias memorias de Desde la última vuelta del vía no ha terminado del todo. camino o en ese final citado de Aquí París liViejo, solo, emigrado, con escaso dinero, bros que están a disposición de todo el mundo. poca salud y criticado por casi todos, don Pío De todas formas, siempre ha habido a lo largo Deliberadamente he excluido el tan tristemente Baroja arregló enseguida (1937) la situación, rede los años bastantes referencias a este título, famoso Comunistas, judíos y demás ralea que signándose a cumplimentar al régimen de empezando por las del propio don Pío, que se publicó en Valladolid en 1938, porque no es Franco, volvió a marcharse y regresó en 1940 a nunca lo ocultó, ni tampoco sus herederos, pues Vera del Bidasoa, aunque pese a todo el franhasta está repertoriado en la completa y excequismo sólo lo toleró, tampoco le recibió demalente Guía de Pío Baroja que en 1987 recopiló siado bien. El resto de su vida, acompañado por y editó su sobrino Pío Caro Baroja. De ahí que su familia, sus fieles y la pequeña legión de lecfuera abusivo el comentario que Andrés Trapietores que siempre le siguió, fue un resistente inllo, el más barojiano de todos sus recientes terior hasta el final. Nunca fue ni fascista ni franadeptos, le dedicó en 1994 en Las armas y las quista, sus pleitesías al nuevo régimen fueron las letras donde decía textualmente que nadie mínimas exigibles, y su literatura, por encima de lo cita... ni en ninguna de las biografías imporsus desiguales ideas, fue una fuente de libertad tantes del escritor vasco viene consignado. Bainterior para sus lectores. Su secreto- lo dijo roja no lo incluyó en sus obras completas, ni su Azorín, su amigo, primer y mejor crítico- es el sobrino, cuando ha reeditado recientemente los Ortega y Gasset y la cultura estilo, donde hay que buscar al Baroja de verlibros de su tío, se ha acordado de esas págidad, no en sus desiguales ideas ni en sus opinas, supongo que por temor a que las ideas de del franquismo niones, tan opinables como todas. Su esencial don Pío escandalicen y repercuta eso en la sinceridad está por encima de toda sospecha, venta y en el prestigio del novelista Esta interpero sinceridad no es lo mismo que veracidad. pretación es abusiva por varias razones: priEs con su criticismo radical, su pesimismo unimero, porque ni don Pío ni sus herederos comversal y su inimitable grado cero del estilo con pletaron las tan cacareadas obras completas (en lo que nos hace libres, pues nos seduce con su curso también en Círculo de Lectores Galaxia magistral sentido del relato. Es un narrador, no Gutenberg) después, porque no estaba tan un pensador, ser barojiano es contar como él, oculto; y finalmente no creo que los herederos, no pensar a su lado. Este libro sólo asustará a tan arriscados e independientes como su tío, se quienes no le hayan leído, no le hace ni más preocupen por molestar a ningún pensamiento grande ni peor, por mucho que prefiera un tirano único de uno u otro lado. Y la prueba aquí está, a cien mil. Lo mejor es ninguno, pero a la fuerza con este Ayer y Hoy calentito en librerías. ¿Qué puede hacer ahorcan, no lo dijo él, sino todo su país- sus resAdemás, Baroja exacerbó al final- con el estaun intelectual en un país tos- entonces. A ver si nos rescatamos de una llido de la guerra civil- su conservadurismo de vez, y de paso a él entero y vivo como nunca, a siempre, acentuó su antirrepublicanismo, su anregido por la intolerancia? una obra en su conjunto magistral, e incluso a tisemitismo y su aversión a la democracia, algo este documento que la sigue completando. que ya se había iniciado explícitamente tras la I guerra mundial, como bien ha descrito JoséCarios Mainer en su espléndido prólogo a la ediRafael CONTÉ Ayer y Hoy en el erial Moran 11