Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 de febrero de 1998 A B C de la ciencia Santa Cruz. Carlos Elias N qué consiste exactamente esta investigación? -En primer lugar, diseñamos programas informáticos que recreen de una manera fiable las condiciones de comportamiento de las leyes de la Geología. Es decir, con lo que sabemos hasta ahora de esta ciencia podemos predecir cómo actuaría la Naturaleza en caso de que se alteraran unos parámetros concretos. Una vez diseñado este modelo informático estándar le incorporamos las variables adecuadas para que la predicción sea efectiva. ¿A qué tipo de variables se refiere? -Normalmente introducimos desde datos que definen el entorno geológico con varias capas de profundidad, hasta parámetros que registren el número de habitantes, la disposición de las viviendas, de las autopistas, o de las industrias peligrosas. Luego, simulamos en el ordenador posibles riesgos geológicos para esa ciudad y obtenemos qué medidas concretas de protección civil habría que tomar para, por ejemplo, salvar de una forma más eficiente a la población o a los recursos. ¿Cada ciudad exige un modelo informático distinto? -Pues sí y no. Las ciudades podrán agruparse en diferentes categorías atendiendo a su entorno geológico. Y en este aspecto sí existen muchas ciudades en el mundo con características parecidas: algunas están sobre una falla, otras en islas volcánicas y otras, por ejemplo, en las desembocaduras de grandes ríos. Sin embargo, luego, cada ciudad tiene una distribución única de población, de industrias peligrosas o de vías de acceso que permitan el desalojo en caso de tragedia. En este sentido, cada ciudad sí exige, si no un modelo distinto, sí uno adaptado. ¿E LOS GOBIERNOS NO INVIERTEN EN PREVENIR CATÁSTROFES NAIIIRALES Grant Heiken es el presidente de la Asociación internacional de Volcanología y Química del Interior de la Tierra. Este geólogo norteamericano dirige, además, un equipo pionero integrado por expertos de múltiples campos y varias Universidades estadounidenses con un claro objetivo: crear modelos por ordenador que recreen los entornos geológicos y humanos en ciudades importantes del planeta, como una forma de paliar los efectos de posibles catástrofes naturales originadas por causas geológicas de los subdesarrollados, no tienen una mentalidad de planificación a largo plazo. Esto es, con una perspectiva de veinte o treinta años. Enfoque multidisciplinar ¿Cuál es el futuro de la geología y qué papel juega en esta planificación? -El futuro pasa necesariamente por la integración de otros especialistas y el trabajo en equipos multidisciplinares donde haya ingenieros, informáticos, físicos, químicos, médicos, arquitectos, biólogos y geólogos. En mi equipo de trabajo de modelización de ciudades tenemos especialistas en diez campos distintos, y nuestras reuniones son verdaderamente fascinantes porque unos aprendemos de otros. En el futuro hay que llegar al convencimiento de que todo está integrado como sucedía, por ejemplo, en la antigua Grecia o en Egipto. Y es que los Decisiones reflexivas ¿Con este tipo de modelos pueden prevenirse las catástrofes de origen geológico? -No. ¡Qué más quisiéramos! Lo que conseguimos es una simulación que posibilita, en el caso de que se desencadene la catástrofe, tomar decisiones reflexivas porque se han ensayado con anterioridad en el ordenador. Hay que tener en cuenta que muchas veces causan más muertes las decisiones precipitadas que se toman- porque no se sabe cómo se desarrollarán los acontecimientos- que por el fenómeno geológico en sí. Sin em- bargo, sí existe un tipo de catástrofes que podría prevenirse: con estos modelos nosotros podemos conocer en qué zonas no debería construirse jamás y en cuáles, por ejemplo, tendría que propiciarse. Esto evitaría también muchos problemas posteriores. -Con todas estas ventajas, ¿no debería invertirse más dinero en las ciencias de la Tierra y menos, por ejemplo, en las del Espacio? -No, de ningún modo. Mire, todo el dinero invertido en ciencia está bien invertido, porque todas están muy relacionadas, y cada día lo harán más. Nosotros hemos desarro- llado en gran medida la geología gracias a los satélites espaciales o a los estudios sobre otros planetas. Para mí, el problema está en el dinero que no se gasta en planificar y proteger a las ciudades. Y es que el mismo presupuesto que ahora se utiliza para ayudar a la gente después de un desastre, podría haberse invertido antes, y en menor cuantía en la prevención de esos riesgos. ¿Por qué cree que no se llevan a cabo este tipo de planificaciones que usted sugiere? -Porque los gobiernos actuales, de los países desarrollados como arquitectos o los urbanistas actuales no pueden realizar una planificación de las ciudades sin tener en cuenta a los geólogos, los hidrólogos, los médicos o los físicos, porque las consecuencias sí que podrían ser catastróficas. 57