Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de la música 20 de febrero de 1998 U GENTE NO SABE DE CANTO Y, HAGAS LO QDE HAGAS, SOSIAS A LFREDO Kraus nos recibió en su casa y con él mantuvimos una larga conversación en la que pudimos comprobar que el artista canario, a los setenta años, se encuentra más allá del bien y del mal. Con la mayor de las parsimonias, con demoledora capacidad de refle) dón, Kraus- que de canto y ópera io sabe ya todo- fue fajante en cada una de sus contestaciones- Empecemos hablando de) Teatro Real- ¿Está satisfecho con las propuestas que ha recibido por parte de sus responsables? -No, pues no han sido sino un cúmulo de impreciaones, de errores, dudas y cambios. Alfredo Kraus vuelve a ia actualidad musical de nuestro país. El mítico tenor canario cantará mañana, día 21 de febrero, entre los muros del Teatro Real de Madrid. Luchando contra el dolor y reponiéndose del terrible golpe recibido a causa de la desaparición de su esposa, Kraus se reencuentra con su público tras obtener un éxito arrasador en Londres. Con motivo de su regreso a Madrid, ABC Cultural dialogó con el artista sobre nuestro panorama musical bien, hubo una poabilidad de hacer Rigoletto De todos modos, Lucia fue la ópera en la que más se insistió. También se me pidieron unos Cuentos de Hoffmann para inaugurar la siguiente temporada, ofrecimierrto que, an explicaciones de ningún género, cayó por las buenas. Al teatro le convino otra cosa y ni siquiera tuvo en cuenta el precompromiso que, asumido por el Real, fue pactado con el maestro Lissner. Después de esto, por fin, llegamos al acuerdo del Werther para cerrar la temporada. Aunque de aquí a allá puedie llover mucho... -Con la reapertura del Teatro Real, la Zarzuela ha regresado a su repertorio matriz. ¿Qué función cree que debe cumplir en la vida musical española del fin de milenio este teatro que usted mismo inauguró en el 56 con aquella mítica Doña Francisquita -Una función muy importante. Digamos que la continuidad del teatro lírico español está, prácticamente, en manos del Teafro de la Zarzuela. ¿Por qué? Porque es el teatro más representativo del género y porque tiene más medios que todos los demás. Aunque debiéramos llevar ia zarzuela más allá de nuestras fronteras. La ópera, que es italiana, alemaná, francesa. se canta en todos los países, y la zarzuela, que es española, también tiene derecho. Las experiencias que hemos tenido en este sentido han sido enormemente positivas. ¿Qué falta? Iniciativa apoyo. ¿Y qué lugar ocupa en su repertorio la zarzuela? -Nunca he tenido zarzuela en mi repertorio. El único título que he cantado en teatro ha sido Doña Francisquita Marina es una ópera. Ambas obras siguen en mi repertorio. Si no las canto es porque han dejado de propcxiénneías. Ck n sinceridad ¿Qué opinión le merece la programación de la temporada inaugura! -Yo no he ido a ningún espectáculo. Ni pienso ir. Cada vez me gusta menos ver y oír teatro. Nunca me gustó. Seguramente, en esta actitud, haya cierta deformación profesional. Yo no disfruto ante las equivocaciones, los errores... No valoro fo que está bien, porque siempre debiera estarlo. En cambio, no puedo soportar lo que está mal. No tengo ni idea de la programación del Teatro Real, y es que, además, no me interesa. Que vaya bien o que vaya mal me trae completamente sin cuidado. La sinceridad ante todo. -Tenemos entendido que entre los ofrecimientos que el Re había preparado para usted se encontraba un Duque de Mantua... -Lo que se me ofreció, en primer lugar, fue un WerUier en versión de concierto. Luego me piidieron un Eiísir... que también fue eliminado de ios planes y creo que, tam- Superar el dolor -La triste desaparición de su esposa le sumió en una terrible depresión. ¿Le están ayudando las clases de canto que imparte en la Escuela Reina Sofía a superar el dolor? -Es cierto. Han sido, precisamente, esas clases las que más me han ayudado a salir del pozo de la depresión. Me siento identificado con la enseñanza, me gusta desde 48 LA continuidad del teatro lírico español está en manos del Teatro de la Zarzuela, porque es el teatro más representativo del género y parque tiene más medios que todos los demás. Aunque debiéramos llevar la zarzuela más aUá de nuestras fronteras siempre, y me está ayudando a salir de las sombras. Además, me impuse seguir cantando, aunque no tengo ningún interés en hacerlo. Ésa es la razón por la cual no he anulado ninguno de mis compromisos. Espero que gracias a ambas cosas pueda mejorar progresivamente el estado físico y emocional en ei que me hallaba. Mi primer concierto a partir de entonces fue catastrófico, el segundo fue un poco mejor y este último, celebrado en Londres, ha marchado muy bien. ¿Y su labor docente? ¿Está dando también buenos resultados? -Son los resultados en ia escuela de canto ios que más satisfacciones me están proporcionando en estos momentos. ¿Qué me dice de Aquiles Machado, discípulo suyo? -Aparte de que es una persona encantadora, Aquiles tiene una voz maravillosa. Es un joven muy estudioso y aplicado, tiene mucha facilidad para todo; canta igual de bien el lied que la ópera o el barroco, ios idiomas se le dan estupendamente... Es un superdotado pero, aún así, nadie puede garantizar la carrera que se merece. Se la tiene que fabricar él mismo. Posee, de sobra, los conocimientos necesarios para emprenderla con éxito. Pero hay que tener cabeza para saber administrar esa carrera, para saber administrar la propia voz... Aparte de Aquiles, tenemos entre manos a grandes promesas. -Esto quiere decir que la escuela de Kraus se mantendrá viva... -Trato de enseñar lo que sé, la técnica que tengo. Es un deber moral. Si estás convencido de que lo que haces es justo, bueno o correcto, debes transmitirlo. Lo hago en bien de esa continuidad, no en bien mío. Cuando desaparezca, me tendrá sin cuidado lo que pase en el