Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes 20 de febrero de 1998 PILAR DE ARÍ 8 TEG 0I Galería Peironcely. Madríd Don Ramón de la Cruz, 17 Hasta el 15 de marzo De 65.000 a 525.000 pesetas cultural como son la Reina Doña Sofía y Plácido Domingo. Los Interiores italianos de la actual exposición de Arístegui son encantadores, y su sentido del humor queda patente en las pinturas de tema operístico, donde la gestualidad de los intérpretes es exagerada por el pincel de la artista que mira con gozo las puestas en escena y con agudeza la parafernalia que rodea a los estrenos de las premiare en los grandes coliseos del mundo. No ha conseguido Pilar de Arístegui, sin embargo, una razonable iconografía de la Virgen, hierática en todas las advocaciones a las que tampoco ayudan los formatos de los soportes que utiliza la pintora en esta exposición. -Carlos GARCÍA- OSUNA 6 ARAIZÁBAL Galería Xeito General Pardiñas, 108. Madrid Hasta el 27 de febrero De 30.000 a 350.000 pesetas P ILAR, de Arístegui titula su muestra de la galería Peironcely como Cuatro propuestas para una exposición en la que coexisten nueve óleos con escenas de ópera protagonizadas por trabajos de Mozart, Manuel de Falla, Verdi, Rossini, Rameau y Bizet, cinco pinturas protagonizadas por Nuestra Señora en diferentes advocaciones, con ocho acuarelas, de las que la mitad de ellas son bodegones italianos, y las otras cuatro, interiores italianos, estando inspiradas todas estas obras en recuerdos personales de la pintora. La última comparecencia madrileña de Arístegui se produjo en diciembre de 1995 en la galería Kreisler de Madrid, con la curiosa iconografía de las plantas medicinales europeas, además de retratos de los Hacedores de Europa como Cervantes, Aristóteles, Lorenzo de Médicis, Carlos I y Enrique el Navegante, entre otros. La característica del modo expresivo de Pilar de Arístegui son su decantación por los cromatismos cálidos y una dicción ingenuista que la ayuda en la elaboración temática de lo cotidiano, incorporando a la tela, en abigarrar da composición, multitudes entre i las que se vislumbran, como ocurre en el cuadro titulado Goya personalidades de la vida social y Las indias galantes (51 x 59) de Arístegui C 1 ABE hermanar la pintura de Garaizábal con la de Xavier Valls, con la de Grau Santos y con la de Ramn Gaya. Son similares tanto sus lenguajes como sus procedimientos, y también sus propósitos y resultados plásticos. Son pintores que obsen an, con amor confeso, los paisajes y los elementos naturales que les son más próximos; que cuando agrupan ciertos objetos no se limitan a representarlos para convertirlos en bodegones; que si eligen determinada maceta, determinada flor, determinado fruto, no lo hacen con la ambición de convertilos en paradigmas, sino para sentirlos con más nitidez e incluso- aunque esto puede ser un exceso de subjetivismo por mi parte- para liberarlos confusamente de la opaca cadena de la materia que les corresponde. Son pintores con un inveterado amor por la pincelada, por cada pincelada, y, deudores del originario impresionismo, se imponen pocas veces ir más allá. Hoy, en un tiempo en el cual todo convive con todo, casi sin jerarquías, esto resulta tan lícito como todo lo contrario. Es una de las realidades del arte, contando, eso sí, con la calidad. Garaizábal me interesa, y me interesa más cuando se centra en cumplir objetivos humildes, como en Hortensias y Vaso con gardenia por ejemplo; no son sus paisajes grandes ni otros empeños los mejores, según mi criterio. Javier Rubio escribió de este artista que le parecía que nos contaba su pintura a rnedia voz. Un buen parecer. -C. PALLARES JOAN SASTRE, CON LOS CINCO SENTIOOS D o s lenguajes restringidos, el braille y el dactilológico, son el soporte de las ideas, de los propósitos humanos y artísticos, y de las obras que Joan Sastre (Selva, Mallorca, 1961) expone ahora en Madrid. Las materias mediante las cuales ha concretado ideas, intenciones y resultados son la fotografía, la acuarela y la chapa de estaño; los procedimientos son la transferencia al papel de Imágenes obtenidas con Polaroid, la puesta en escena- la composición- de los ya dichos lenguajes mediante las manos enguantadas con distintos colores de dos hombres y una mujer, y el repujado de Galería Aele Claudio Coello, 28. Madrid Hasta el 20 de marzo De 150.000 a 800.000 pesetas yM; m Integral (188 x 170) 28 los puntos del braille en el estaño. Todo esto para transmitirnos sensaciones estéticas, por un lado; para alertar nuestra atención, por otro; para interesarnos en mundos que solemos desconocer y para transformar, enriqueciéndolas, nuestras propias ideas y nuestros sentimientos. Según mi criterio, la exposición es espléndida. El tratamiento, la concepción y la forma dan fe de la capacidad creadora de Joan Sastre, que ha convertido en arte lo que podía haber sido tan sólo una lección pretenciosa o aburrida. Esas manos danzantes, actuantes, como si fueran personajes del turco teatro de sombras llenan de intensidad y de pasión admirativa a una contempladora como yo y así lo declaro. Por su parte, el braille sobre estaño, percibido apenas con la vista y tan claro y atractivo para el tacto, traducido a su vez en todos los casos al otro lenguaje y, a su vez, escrito en los cartelitos para que nos enteremos los que sí vemos, oímos y podemos hablar, es de tanta eficacia estética como afectiva e intelectual. Joan Sastre ha concebido y ha llevado a cabo una colección impecable, inteligente, sensible y muy hermosa. Carmen PALLARES