Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 de febrero de 1998 A B C literario En catalán Entre algues, do m la má J. V. Foix Present. Ferrán Bach. Edic. J. Vallcorba Quaderns Crema. 69 págs. 900 pías. Díarí 1986 Manuel de Pedrolo Edidons 62. Barcelona, 1998. 389 páginas, 2.950 pesetas L A publicación de 23 poemas inéditos de J. V. Foix constituye un auténtico acontecimiento. Se trata, como precisa F. Bach en su concisa y adecuada presentación, de poemas de circunstancias. Sabido es que Foix obsequiaba a sus íntimos con piezas que constituían su particular felicitación navideña, lioy ya incorporadas al corpus de su obra. El ser circunstanciales no disminuyen lógicamente su valor literario. Las piezas que aquí se reúnen (el título procede, por decisión de Vallcorba, del último verso del primer poema) derivan de otro hecho ligado también a la amistad y a la temporalidad. Cada 18 de septiembre, entre 1950 y 1976, el poeta dedicó una composición a Joana Givanel de Véntalló como regalo de cumpleaños. Ambos se encontraban, en aquella fecha, en Port de la Selva (núcleo fundamental de su obra y de su expresión poética) El poeta había acudido allí por vez primera en 1924, atraído por los elogios que de la población y de su paisaje le hacían sus amigos J. M. de Sagarra, A. Plana y Pía. En los veranos iniciales- según nos relata Bach- se albergó en la fonda del pueblo hasta que en 1947 se compró una casa de pescadores que fue adaptando, al tiempo que adquiría también una barca que había de permitir fáciles desplazamientos por la bellísima y aún inmaculada costa. M Diariamente el grupo de amigos, entre los que se encontraba Joana, costeaban y anclaban la embarcación en algún paraje y allí tomaban el sol, buscaban mejillones entre las rocas o nadaban. A la hora de comer, regresaban al pueblo. Por la tarde bailaban sardanas y también en parejas en plena calle. Por la noche se hacía otro tanto en el Hotel Monterrey. Joaquim Ventalle se había casado con Joana Givanel en 1937, camino del exilio, en Perpiñán. Foix le conocía de los ambientes periodísticos e intelectuales: de La Publicitat y del Ateneo; también más tarde colaboró en las páginas literarias de La Vanguardia El padre de Givanel, el más reconocido cervantista catalán de preguerra, era archivero de la Biblioteca de Cataluña. Estos poemas muestran la diversidad formal del poeta, que va desde el poema- dibujo o caligrama de 1951 a textos circunstanciales que, en su devenir, constituyen un cuidadoso diario poético de precisa temporalidad: un día por año. Interesa especialmente su carácter vanguardista, combinado con los descubrimientos del léxico popular, de los paisajes marineros, de las piedras- objetos poéticos- propias del surrealismo y del cubismo, que decoraban su casa y su piso barcelonés de Sarria. Pero los poemas de Foix no tienen fisura alguna, son artificios perfectos, donde demuestra la facilidad por recorrer el camino de la poesía que busca la sencillez de las formas populares: Si en una tarda mig morta Tot barrant finestra i porta Algú em diu; -Enacara plou! Poc irem a Cala Torta Qué et diré, no em ve de nou Pero tampoco escapa, si conviene, a la tradición e incluso a las circunstancias del escenario: Pero tu salves el Temps I jo la dolor que afina: Ajustats a la cabina No h ¡valdrá el foner deis vents No hay poemas menores para la grandeza de un poeta mayor como fue J. V. Foix. J. M. ANUEL de Pedrolo (1918- 1990) sigue constituyendo, desde la perspectiva de la narrativa catalana, un fenómeno singular. No sólo fue el más prolífico de los novelistas de su época, sino que batió récords de venta de, al menos, uno de sus libros, cultivó el género policiaco- lo que no dejaba de ser una rareza en aquellos años- se manifestó como autor erótico, luchó a brazo partido con la censura, ensayó las técnicas más renovadoras (no siempre con igual fortuna) y se significó como provocador e intransigente. Desde 1986 redactó un dietario que mantuvo hasta su muerte. Se habían ya publicado los Darrers diaris inédits. Blocs 1988- 1990 también en Edicions 62, que en 1992 andaban por la tercera edición, y ahora, bajo el cuidado de Francesc Vallverdú, acaba de ver la luz el correspondiente a 1986. Quedará para mejor ocasión el del año posterior, todavía inédito. Pedrolo manifiesta en ellos no sólo su vida cotidiana, incluida la familiar, la relacionada con la literatura o la política, también reflexiona sobre sus lecturas variadísimas. Permiten descubrir a un lector buen conocedor de la literatura francesa del XIX y el XX, al tiempo que interesado en cuestiones aparentemente tan alejadas de su producción como el jansenismo. Buen conocedor del inglés, aparecen menos referencias a las literaturas en aquella lengua. Sin embargo, el agridulce sabor de estos diarios lo constituye un partí pris intransigente que tinta cualquiera de sus opiniones. No constituirá para el lector novedad alguna su radical y militante independentismo catalán, aunque tal vez puedan sorprenderle algunas de sus apreciaciones. En contadas ocasiones pasa de lo político a lo íntimo. Pero podemos advertir que bajo el caparazón de dureza y agresividad se esconde un ser aterrado por la muerte. Y aún va más allá cuando describe los fuertes dolores que en una ocasión siente en el pecho o cuando alude a su deseo de morir. No faltan tampoco reflexiones de carácter más general, al borde del existencialismo, que pueden apreciarse también en buena parte de sus novelas. Reprobará- y esta es una zona interesante de los diarios- la designación olímpica para Barcelona y participará en acciones de protesta. En sus notas se distancia de la mayor parte de la intelectualidad catalana: desde Baltasar Porcel, a quien acusa de arrimarse al poder y de Libros más vendidos í 1. -Albert Om: El nom del porc (La Campana) 2. -Varios autores: Residencies i casas de pagés (Generalitat) S. Manuel de Pedrolo: Diari 1986 (Edicions 62) 4. Raimen Panikkar: Invitació a la saviesa (Proa) 5. -Miquel Marti i Pol: Lllbre de les soiituds (Edicions 62) Librerías consultadas Crisol, FNAC, Robafaves y Bosh (Barcelona) Empuries, Pía Dalmau y Geli (Gerona) El Cid (Tarragona) Dilagro (Lérida) escribir en español (cualquier catalán que lo haga merece su más absoluto desdén) hasta Brossa (porque se atreve a manifestar que no le interesa el género novelístico) o Alna Molí (quien inició el proceso de normalización lingüística en Cataluña) o el conseller de Cultura Joaquim Ferrer, porque entiende que combaten el deseo de independencia. Saladrigas es acusado de españolista (por su colaboración en La Vanguardia y hasta una figura tan indiscutible como la de Jordi Sarsanedas, director entonces de la revista Serra d Or ya que en ella se silencian sus libros. No deja, pues, títere con cabeza, salvo contadas excepciones. Sin embargo, es éste un año de éxitos para el novelista, ya que de su libro Mecanoscrit del segon origen Edicions 62 le anuncia la 27 edición, de 18.000 ejemplares, tras haber obsequiado la Caixa a sus clientes con los 500.000 de otra edición, según confiesa en la nota del 17 de septiembre. Pasó a convertirse en lectura obligada en la enseñanza del catalán en escuelas e institutos. Son constantes las solicitudes de entrevistas o de llamadas telefónicas de alumnos. Por otra parte, Pedrolo asiste con cierta regularidad a las proyecciones de la Cinemateca, o al cine comercial, y transmite sus opiniones, que demuestran su interés especial por el cine. Reproduce también esbozos de narraciones, fragmentos de diálogos de obras que nunca desarrollaría, se atreve con los aforismos y con la poesía. Las páginas sobre la sexualidad femenina son abundantes (pero terrible en su descripción- fruto de lecturas no precisadas- de la ablación del clítoris o de determinadas costumbres ancestrales de algún país asiático, que anticipan denuncias actuales) Sentimental es el recuerdo de su hermano, muerto durante la guerra civil, cuando descubre entre viejos papeles algunos de sus dibujos en la casa familiar, cerca de Cen era. El dietario de Pedrolo no deja de evocar sus múltiples intereses al tiempo que su visceralidad. nos impide disfrutar completamente de sus hallazgos. Joaquín MARCO 23