Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 de febrero de 1998 A B C literario ABC Cultural publica las últimas páginas de su diario inédito DD MEMORIA VIVA Wilflingen, 24 de marzo de 1991 leído miles de libros, sin emHEmiles de páginas; y, alescrito bargo, sigo haciendo faltas escribir, como ahora mismo Standard con t. Esto habla en favor de la ortografía. Entre un problema matemático y uno gramatical existe la misma diferencia que entre la música mecánica y la viva, o que entre un viaje en coche o una excursión a pie. cer Reich: el Archivo Federal me ha entregado las instrucciones que, el 17 de noviembre de 1933, dio a la prensa: Se pide a los periódicos que no publiquen nada sobre la carta de Ernst Jünger a la Academia Alemana de Poesía Eí Archivo Federal agregó: La búsqueda de otras indicaciones, referidas a su persona, requeriría muchos días. El Archivo Federal no dispone del personal suficiente para realizar esta tarea de manera oficial Fin de la cita. Parece que estas indicaciones, que el ministerio de propaganda dirigía a la prensa, ocupan, ellas solas, unos ochenta tomos, y, como además existen montañas de legajos, aparte de los voluminosos diarios de Goebbels, es de suponer que algo más saldrá a la luz. En el próximo tomo de mi diario aportaré al tema algunos fragmentos. Volvamos a la oposición. Un autor en mi situación no tiene necesidad de colaborar con ella; un autor en mi situación ataca. Hoy en día me pregunto: ¿para qué hacemos girar la máquina del tiempo, de la que, en cualquier caso, sólo brotan cosas poco agradables, y sólo se consigue poner en peligro a uno mismo y a los demás? Si entonces me hubiese mantenido ai margen y hubiese dejado a la gente a su propia suerte, tal vez mi hijo estaría aún con vida. Pero esto es un tema aparte y espero que lo siga siendo... En mi libro El camino del bosque doy algunos consejos de cómo comportarse en la guerra civil y no añado nada nuevo en lo relativo al pronóstico sobre los acontecimientos venideros que aparecen en Latijera Wilfungen, 9 de julio de 1991 lucha por el dioL Aseseyincluso, apoder entre a la titanes es anterior historia, la humanidad, y se pierde en la nebulosa de los tiempos, unos no pueden existir sin los otros. La creación del hombre, vista con disgusto por los dioses, inaugura uno de los episodios de esa batalla, que los sobrevivirá. Aun hoy se puede saber quién está de parte de los dioses y quién, de los titanes. Sin embargo, no hay un o esto o lo otro puro, sino también el cambio prometeico en la vida del individuo. Al padre todopoderoso esto no le afecta. Es más: como el Zeus homérico, se divierte con la función teatral, aun cuando, como en el siglo próximo, el campo de batalla caiga de nuevo en manos de los titanes. El exterminio de la serpiente zoológica obra en beneficio de la monstruosa serpiente líquida que rodea la tierra. Habitamos un interregno: una cueva, llamada tiempo, con un destello de luz. Antes era mejor; después será mejor; por lo menos, sin dolor; podemos predecirlo con toda seguridad. Así que, ¿para qué este rodeo? esta es la pregunta vital del poeta, del filósofo, del teólogo, de la lombriz en la tierra. Wilflingen, 28 de octubre de 1992 OEBBELS tuvo que ver I conmigo durante todo el Ter- Intenso, discutido, Scibio y libre, atravesó dos siglos y estuvo en los umbrales del tercero. Con todo, la aventura vital de Ernst Jünger resume como pocas el vértigo y la plenitud de nuestro tiempo. Ha muerto como vivió, escribiendo, con pluma ágil, inquieta curiosidad y viva memoria. Nada mejor para evocarle que recorrer algunas páginas del último tomo de sus diarios, aparecido en Alemania hace unos meses y que en España publicará Tusquets. La guerra, la creación o su estancia en El Escorial en 1995 son algunos de los temas traitados en estas páginas, vertidas al castellano por Ela Fernández- Palacios. En ellas proclama, además, su convencimiento de que habitamos un interregno: una cueva, llamada tiempo, con un destello de luz. Antes era mejor; después será mejor; por lo menos, sin dolor Asimismo, José Luis Molinuevo recuerda la lucidez y vitalidad del autor de El trabajador Wilflingen, 27 de febrero de 1993 U NA sociedad que se tambalea política y moralmente, dispone de relojes, telescopios y microscopios de una precisión insuperable. Incluso sin atender a la moral que, a menudo, se considera sólo como una fastidiosa calza no se ha llegado a estabilizar el juicio por encima del beneficio puro. La bomba atómica (también ella una hija del padre de todas las cosas) por lo 15