Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 de febrero de 1998 A B C de las artes BAKCELflHA DESCOBRE- SE EM MADRID LA MUJER SUJETO Centro Cultural Tecla Sala Avda. Josep Tarradellas, 44 L Hospitalet Hasta el 29 de marzo gentes: virgen, santa, diosa, campesina, cortesana, vampiresa... Y es contra estos modelos cada día más obsoletas, y a favor de una visión libre, natural y espontánea de la condición femenina que las artistas presentes en esta exposición han trabajado hasta desarrollar unas obras, sin duda impactantes, que conforman una propuesta cruda y tierna, donde aflora la sensibilidad, aunque algunas de las imágenes sean profundamente hirientes. Una visión que es probable que ios hombres nunca hubieran podido ofrecer con esta profundidad. A través de estas veintinueve obras, que incluyen fotografías, pinturas, esculturas y vídeos y en las que descubrimos muchas experiencias narradas en primera persona, podemos hacer un repaso a los grandes temas que preocupan o interesan a la mujer contemporánea. Su identidad biológica y social, las realidades y las fantasías sexuales, las uniones y las separaciones, la banalización mediática de su cuerpo, la maternidad, etcétera, son explicadas a veces de una forma literal, descriptiva, casi cruel, y en otras ocasiones utilizando metáforas o lecturas simbólicas, abiertas a todo tipo de interpretación. Entre la ironía socarrona y el drama descarnado se sitúa todo el registro de propuestas. De entre ellas, vale la pena destacar la muñeca Tina de Bene Bergado, una barbie para los tiempos futuristas; el mordaz montaje fotográfico de Ana Busto, la versión Crónica de la Realidad del tema sado visto por el Equipo Límite el poético y neoduchampiano Rostro Útero de Txaro Fontalba, la impresionante cadera vaginal de Begoña l lontalbán, la defensa de la integridad corporal y anímica de Natividad Navalón, la suave y fuerte carta bordada de Elena del Rivero, la muñeca pop que cabalga de 1996 sobre un falo real de Estíbaliz Sádaba, el sofisticado juego de proyecciones de Eulalia Vaildosera o la magrittiana propuesta de María Zárraga que cubre de largas cabelleras una simple silla. Una apuesta al margen del mercado y la moda, sin complejos, dominada por el deseo de poner el arte al servicio de las ideas y de la sensibilidad, más allá de lo políticamente correcto y que, independientemente de nuestra condición de hombres o mujeres, puede ayudarnos a entender cuál es nuestra circunstancia histórica. Daniel GIRALT- MIRACLE 37 0 N ei título Cómo nos vemos. Imágenes y arquetipos femeninos Victoria Combalia ha preparado una exposición centrada en las cavilaciones que veinte artistas de entre veinticinco y cuarenta años hacen sobre ia condición femenina. No se trata en ningún momento de una exposición feminista, ni tiene ningún propósito reivindicativo. Simplemente es una reflexión, radicalmente contemporánea y realizada desde la óptica femenina, sobre ia situación de la mujer en el mundo actual. Las mujeres siempre han estado presentes en la gran historia del arte, pero su participación se ha limitado prácticamente a ser ob- lili Amad u. dc. S. ouza- Cat, dubO. n- undafión Juan Marcli 16 Fincro a! Mar o it ii! jiislH. Als; c 5 da, iíla, IFspacio! MusfO Nacitmal ICenlro de Arte Reina Sofia A t- ebrero a 1 Marzo LEn. trada. Az. ul l. k- lciia Almeida Xasa de Aniériea 2 l- ebrero a Ib Mar o Qhxxy. iúsiBa. iCaiial (le Isabel II Coiminidad de Madrid h 4 Febrero a 22 Marzo lAmui tecina ckl. Sisilu Küxn Puduíial, iSaia de t xposieiónes del Ministerio de Icatenti i 17 l- ebrero a 5 Abril Uixia í- ku. DjbuiDS Cireulo de Bellas Artes 14 Abril a 6 Mayo MjiBtEude, D, ama Is, att Piírlu (t! és Sala Cuarta Pared iq a 15 I- cbrero M, ucslra, d Cin. e ñ) rUigit. ¿s Co. n. lerap. u, r, áii. co lE- ilinoteea española Cine Doré h a 8 Marzo i Casa de Aiticriea 9 a 20 Marzo lEL. Ci. iflrttta, de Cu tdas. ea. EoctiiHai. len. dSifliií XX i Casa de América i 12 y n Marzo üii la i jl, ib racioii iilela limdaíiii) CaloiisU- tlulbciikian) iii aladí. (las Artes tío l- s Tnunl llisritaui Portllliués (la Arle Ciiienialourática e Audi il. Miliajada (le Porliuia! eti l- spat M. Zárraga: Silla querida (100 x 40 x 35) jeto pasivo y temático de una visión masculina. Pero, ¿por qué hasta ahora en la historia del arte las mujeres no nos han dado su propia lectura de la vida? Porque hasta este siglo no han tenido acceso fácil a la cultura y no han podido participar en los movimientos de renovación estética y conceptual. Fueron las vanguardias de principios de siglo las que abrieron las puertas a la mujer, permiténdoles expresar tanto su mundo objetivo como el subjetivo. Sin embargo, anteriormente, los hombres ya habían creado unos grandes arquetipos sobre ia mujer que aún hoy siguen vi- M JálSÍDA 5 ATLÁISítiCAS l OrUKMl tí.