Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes 6 de febrero de 1998 DAVID LECHUGA, TÓTEM SIN TADÚ k fciswí L Ariequín con la prensa (183 x 61 x 63) de 1997 u tructuralista. Los volúmenes de Lechuga, que semejan formas totémicas, están plantados en la tierra, aferrados a lo telúrico para vertebrar aún más su potencia hierática. La escultura egipcia está presente en todas estas piezas, fundamentalmente en las testas que han sido despojadas de solemniOS primeros recuerdos que tengo de dad pero que mantienen lo críptico de sus las esculturas de David Lectiuga (Ma- angulosas facciones. Arlequín con prensa drid, 1950) proceden de los años se- plasma a un infatigable lector que busca en tenta, cuando el joven artista está inmerso esas rudimentarias páginas de manera apeen el surrealismo de raíz fantástica. Poste- nas tratadas por la mano del escultor, la ineriormente, conocí su evolución hacia la inter- narrable verdad del nocturno alfabeto de la nada, una propuesta ejemplar de una obra pretación del mundo de los insectos. Las catorce esculturas de su exposición que, sin renunciar a la ironía, es un trabajo actual, más centradas que nunca en la reva- casi perfecto. lorización de lo antropomórfico, se incardi La ladrona construida por planos, es nan en la historia del arte, básicamente redi- una de las figuras más contenida de la mensionada, con influencias de Picasso, del muestra y quizá la más próxima al realismo cubismo, del primitivismo africano y hasta que me recuerda algunas obras de Julio y del surrealismo y del expresionismo, mati- Francisco López Hernández. Su resolución zado por una veta ibérica en la que lo humo- es una mezcla de lo poderoso y lo misterístico le entronca con Valle- Inclán y sus es- rioso, una síntesis de fragilidad y complejiperpentos, mientras otro ilusionante antece- dad, y con la anterior, la mejor de las obras dente podríamos encontrarlo en Gómez de exhibidas. la Serna. Si entramos en el juego de Lechuga, hay Estas piezas talladas en pino, roble, cas- que hacer un hueco en este comentario a taño y olmo, alternan la madera en bruto con Damas sorprendidas (escorzo muy sugela que ha sido modificada mediante la inter- rente) Mariscadora santanderina La vención del artista, que cultiva la fragmenta- guerrera La helénica Francesita fina y ción y la pulimentación formal, además de Dama con whisky parlante a las que no hacer del ensamblaje la verdadera dimen- son ajenas las alusiones venusianas y un sión expresiva que le sitúa en un plan es- epatante discurso. -C. G. -O. Galería Bal Alberto Cornejo Ríos Rosas, 54. Madrid Hasta el 28 de marzo De 350.000 a 1.200.000 ptas. YAMAGDCHI Galería Detursa Jorge Juan, 9. Madrid Hasta el 28 de febrero De 50.000 a 525.000 pesetas Yamaguchi va creando las bases que finalmete acogerán las finas líneas esgrafiadas que hacen aparecer los contornos y esquemas dibujísticos, las estructuras, las imágenes, los contenidos. Hago hincapié en el procedimiento plástico porque sin él estas obras transmitían mucho menos de lo que transmiten y porque en manos de Yamaguchi y en su instinto afinado es un camino hacia la belleza; una belleza que reside a la par en la intención y en los resultados, siempre con un propósito de colaboración con una memoria básica de crecimiento, con recuerdos personales de gestos sencillos en los cuales el interlocutor es la naturaleza. Así surgen obras de tan notable calidad, según mi criterio, como Vasija de lluvia Nidos invisibles y Lugar donde habitan las sombras Recuerdos de perplejidades, del desasosiego de todo aprendizaje, del gozo del entendimiento y de la libertad que proporciona siempre lo bien observado. Carmen PALLARES YOLANDA DEL RIEGO H Y AMAGUCHl es un pintor japonés, nacido en 1956, que vive en Madrid desde hace catorce años. Aquí ha participado nada menos que en diez talleres de arte de Bruce M Clean, Barry Flanagan, José Guerrero, Soledad Sevilla, José Hernández y Concha Jerez. Resulta curioso que a Yamaguchi le hayan interesado art; istas tan dispares y que a ellos les haya interesado Yamaguchi. Este pintor tiene modos occidentales y contenidos orientales, en dosis tan bien fundidas y equilibradas que ambos resultan, a la postre, puramente humanos y universales. En las obras de esta exposición, con un procedimiento acentuadamente matérico que capa tras capa va engrosando el soporte mediante acríiicos, yesos, óleos, látex y Blanco de España, 34 ABLA desde lo más interior de su experiencia, con la misma autoridad de sus imágenes, porque en sus imágenes está presente la firmeza del grabado que sirve de estructura a los sucesos que su imaginación y su memoria del tiempo y de la luz, van depositando sobre la superficie de sus exquisitos papeles- indio, chin, sekushu, kochiHabla también con ánimo viajero, descubridor tanto de las imágenes de un bosque quemado, como de un atardecer o del Galería Rafael García Pl. de la Independencia, 10. Madrid Hasta el 27 de marzo De 40.000 a 550.000 pesetas En las obras de Yolanda del Riego, lo dibujado se interioriza en el papel, gracias a su carácter liquido, y deja de ser soporte de las imágenes para volverse él mismo imagen abstracta viento, imágenes que transcriben su conocimiento de lo terrenal que la es necesario y urgente comunicar. Nos referimos a Yolanda del Riego, española nacida en la República Dominicana en 1943. Utiliza el papel artesanal como soporte porque le interesa la variabilidad de sus superficies y su densidad, lo que le permite avivar su imaginación técnica, como ayudándole a realizar con eficacia cuantas manipulaciones ejerce sobre las hojas. Lo más seductor de su obra es ver cómo todos estos pasos técnicos aparentemente exteriores se fusionan literalmente en el proceso, de tal manera que lo dibujado se interioriza en el papel, gracias a su carácter líquido, y deja de ser soporte de las imágenes para volverse él mismo imagen abstracta- A. CASTAÑO