Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 de febrero de 1998 A B C literario Novela Ensayo La tormenta de hieio Rick Moody Traduc. de Mariano Antolín Rato. Debate 271 páginas, 1.900 pesetas I EMANA de Acción de Gracias en New Canaan, Connecticut. Durante el siglo XIX el pueblo era famoso por la calidad de los zapatos que producían sus fábricas, pero ahora, en el otoño de 1973, la industria es inexistente y su menguada población la componen acomodadas familias a quienes la inminente destitución de Nixon no parece preocuparles. El sueño americano se ha hecho realidad. Incluso el nombre del pueblo parece recuperar los ideales de aquellos primeros puritanos que intentaron fundar su Nueva Canaán en el lugar que Dios había reservado para ellos. Pero, como en Las praderas del cielo de John Steinbeck, la aparente tranquilidad de las vidas de sus moradores es una patraña que oculta una realidad de insatisfacciones y reproches; de unas relaciones humanas frías, como helada es la noche en que se desencadena la tormenta de hielo. Este es el marco escogido por Rick Moody (autor de Garden State y Purple America en su novela La tormenta de hielo llevada al cine por Ang Lee y que ahora se proyecta en nuestras pantallas. La trama se articula en torno a la familia Hood. Benjamín, el padre, es un especialista en medios de comunicación y el mundo del espectáculo. Tiene una mujer, Elena; dos hijos, Paul y Wendy, y una amante, su vecina Janey Williams. Elena es ama de casa, lleva dos años sin hacer el amor y conforme se desarrolla la acción descubrirá el adulterio de su marido. Paul, de diecisiete años, estudia en un afamado colegio y regresa para pasar el día de Acción de Gracias con la familia; Paul ha desarrollado toda una particular filosofía a partir del cómic Los cuatro fantásticos y sus preocupaciones son las chicas y las drogas, por este orden. Wendy intenta, a sus quince años, conocer el mundo a través del sexo, llegando a convertirse en una pequeña ninfómana y lesbiana. La espoleta de esta carga de profundidad se activará en la fiesta ofrecida por unos vecinos donde el matrimonio Hood participará en el perverso juego de las llaves cuyo fin último es el intercambio de parejas. El tributo que la comunidad deberá pagar será la accidental muerte de Mike Williams, hijo de Janey, el más inocente de cuantos personajes aparecen en la novela. Con tales ingredientes narrativos el drama está servido, y si bien el desenlace con la muerte de Mike es trágico, el registro utilizado por Moody es el de la sátira e ironía. La única obsesión de todos los personajes es el sexo, precisamente porque ninguno de ellos mantiene relaciones sexuales satisfactorias (el autor estima que en 1973 en los Estados Unidos se desperdiciaron 51.480.000 litros de semen en masturbaciones) Benjamín terminará borracho tumbado en el retrete, abandonado por su mujer y su amante; Paul tan sólo logra manosear a su amiga, atontada por las drogas; Wendy se acuesta con el hermano menor de Mike, que ni tan siquiera ha llegado a la pubertad, y Elena, a quien le ha tocado en suerte el esposo de Janey Williams, tampoco disfruta del intercambio de parejas, pues copularon del modo en que siempre lo habían hecho Fue rápido e indoloro y se terminó en seguida. En menos tiempo de lo que llevó que se descongelara el parabrisas José Antonio GURPEGUI El exilio indomable Alvaro Vargas Llosa Espasa Calpe. Madrid, 1998. 424 páginas, 2.400 pesetas C UBA desata pasiones. Los historiadores han reconstruido el pasado de la considerada perla de las Antillas entre ios siglos XVi y XVIil y se han enfrentado en duras diatribas sobre las causas y las consecuencias de la pérdida de la última colonia española en tierras americanas. Los politólogos, sociólogos, economistas y expertos en transiciones han discutido sobre los costes y beneficios del sistema político castrista y han intercambiado invectivas acerca de si la actual situación económica de la isla es el resultado del régimen político o, por el contrario, es la consecuencia del bloqueo económico. cana, ya que su importancia reside precisamente en rebasar el recuento de unos hechos para apuntar la necesidad de replantear las relaciones mantenidas tradicionalmente entre Estados Unidos y América Latina. A lo largo de sus páginas se describe cómo, a partir de una experiencia traumática derivada del exilio, un grupo de hombres y mujeres comenzaron a pensar a finales de la década de 1970 que era inútil la vía armada contra Castro, y que, como no cabía esperar que Estados Unidos apoyara directamente y con la intensidad deseada la reconquista de la isla, era necesario coordinar sus intereses para demostrar al mundo sus potencialidades. Fue así como comprendieron que tenían que ganarse un lugar entre la clase media del país adoptivo y procurarse una existencia digna, para posteriormente exhibir que eran capaces de generar una riqueza de casi el doble de todo lo que producen los cubanos de la isla. En consecuencia, se presenta al exilio cubano como el espejo de lo que podría ser América Latina: una sociedad próspera, orgullosa, sin complejos, capaz de vivir en democracia sin nada que envidiar a Estados Unidos. Desde luego, no cabe duda de que el exilio cubano se ha ganado con justicia el calificativo de indomable. Tampoco existe ninguna duda acerca de que el cambio político en Cuba debe contar con todos. Sin embargo, lo que parece demasiado arriesgado es plantear, como se concluye en el texto, que la transición política de la isla sólo pueda venir de los esfuerzos de los cubanos de fuera. No hay que olvidar que su misma fuerza puede convertirse en un búmerang que dificulte la reunificación. La revancha y una simple vuelta de tortilla entre ganadores y perdedores nunca han sido un buen principio para la La reaparición de los restos del Che en 1997, la conmemoración de 1898 y la reciente visita del Papa a la isla han excitado aún más a los cubanólogos La edad avanzada de Fidel ha abierto la veda para que unos y otros Imaginen posibles escenarios futuros. No hay que olvidar que Cuba tiene el valor añadido de representar uno de los últimos territorios del globo terráqueo donde persiste la experiencia comunista. El libro de Alvaro Vargas Llosa se publica en un momento oportuno y muestra la cara oculta de una historia que, si bien se conocía a retazos, no se había mostrado en su integridad: las acciones de los cubanos en el exilio y la historia de la Fundación Cubano Americana. La premisa de la que se parte en el texto es que la historia de Cuba de los últimos cuarenta años no puede ser entendida sólo desde la perspectiva de la isla, sino que hay que incluir las actividades de los miles de cubanos que residen en el exilio. Se reclama, así, que Cuba debe ser la suma de dos historias (la de dentro y la de fuera) y, por lo tanto, que nunca podrá plantearse la transforma. ción de su actual sistema político sin contar con los intereses de unos y otros. El exilio indomable es un libro polémico y valiente, pues no esconde que existe un enfrentamiento entre ideologías y que hay intereses millonarios en juego. La obra no debe considerarse una hagiografía de Jorge Mas Canosa y de la Fundación Cubano Ameri- Polémico y valiente, El exilio indomable se publica en un momento oportuno y muestra la cara oculta de una historia que si bien se conocía a retazos, no se había mostrado en su integridad construcción de una sociedad democrática. Los que se quedaron y los expulsados no sólo deberán reencontrarse, sino consensuar el modelo de sociedad, el régimen político y la estructura económica de la isla para que no vuelva a haber excluidos. De lo contrario, el experimento se hundiría bajo las cálidas aguas del Caribe, a pesar de que algunos aseguren su infalibilidad. La mejor celebración del 98 sería el hallazgo de una salida que enterrara odios y abriera las puertas de un futuro en el que no hubiera cabida para los complejos de culpa o de superioridad. Pedro PÉREZ HERRERO 15