Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 de junio de 1997 A B C de las artes liNIMALISTAS DE FRANCESC RUESTES Galería Senda Consell de Cent, 292 Hasta el 21 de junio De 150.000 a 2.350.000 ptas. L margen de cualquier tipo de engranajes, vinculados a grupos o galerías, Fran- cesc Ruestes (Barcelona, 1959) sigue una ruta propia, tanto en la forma de crear como en la de actuar. Como en su exposición precedente en Barcelona (1992) y en el catálogo que recientemente le ha publicado el Centre d Arts Plástiques de Saint- Fons (julioagosto 1997) descubrimos en esta muestra las fuentes de su poética, que entrecruzan lo literario, lo poético, lo filosófico y lo plástico. Ante su trabajo tenemos la sensación de que todo ha sido meditado, ejecutado sin prisas, aunando la perfección técnica y unos impecables acabados, con la más ajustada morfología. Son obras que, como él afirma, surgen con el devenir mismo de la vida y están directamente vinculadas a experiencias personales, a flashes visuales, a impresiones que tra- A nsía- BfciLL y desarrolla hasta dotarlos de forma que se ajusta a su imaginarlo. Por sus títulos, por sus referentes, por su composición, por su atmósfera, cada obra nos aproxima a un viaje interior, a un encuentro entre experiencia y memoria. Bajo la apariencia Sugerencia de una realidad El final de todo Tipografía del sentimiento o El hermético secreto del fluir de las cosas no sólo son títulos, son frases, son ideas, que de una manera u otra se reflejan en sus obras, tanto si Introversión (58 x 29) de 1997. Madera y hierro se Inclinan por el simbolismo explícito como por el onírico. Formado en la Facultat de Bellas Artes de la Univercidad de Barcelona y próximo a la órbita de Salvador Dalí, Josep Granyer, Joan Brossa, Joan Pong, etcétera, el mundo de Ruestes tiene algo de ambivalente, ya que en su obra cohabitan lo surreal con lo mlnimal, y en sus lenguajes, -a pintura con la escultura y el collage con el dibujo, articulando un mundo que bascula entre lo orgánico Mitosis de 1992, y Espai d un somni de 1996) y lo racional Columna vertebral de 1992, y El final de todo de 1996) pero que siempre mantiene una buena dicción y un punto de encuentro equilibrado entre la tensión y la armonía que concede especial protagonismo a los ángulos, a las confluencias, a los bucles y a las formas cerradas. No obstante, en su título y en su factura, la obra El hermético secreto del fluir de las cosas (hierro, cobre y pintura, de 1996 120 X 279 cm. es probablemente la que mejor refleja la personalidad de Ruestes. Compuesta por esculturas verticales, de corte radicalmente minimalista (a la izquierda) y unas superficies de hierro cuidadosamente tratadas (a la derecha) esta pieza que contiene pintura, escultura, arquitectura y poesía visual resulta contundente por su formato y articulación y misteriosa por su título, por su tratamiento y por su estética. Daniel GiRALT- MIRACLE JORDI CANO, NARRADOR DE EXPERI! Galería Trama Petrítxol, 8 Hasta el 11 de Junio De 120.000 a 1.200.000 pesetas dianamente recibimos oo- mo espectadores, Cano entresaca unas conclusiones propias, tanto en el orden de la narración, como en la construcción de sus iconografías. En algunos casos el viaje ha existido, ha requerido un despiazamienío, un cambio de ¡ugar y es producto de una meditación sobre algo tangible; en otros, se trata- de una penetración en la propia intimidad, que no va más allá de I mundo de oropio ar Grande Salie (150 x 150) de 1997 tista. La docena de cuadros que nos cuentan las interrelacionan constantemente. cidencias de estos viajes al inteLas siluetas de animales, los rior y al exterior, están llenos de trasfondos arquitectónicos, el vida, de un gran ritmo composiacusado recorte entre la forma y tivo, de un dinamismo interno en el fondo, el contraste de unos el que lo físico y lo psíquico se in- colores cálidos y unas gamas intensas nos sitúan en un mundo distinto, en el que pensamiento, visión, memoria y ejecución pictórica pertenecen a una misma experiencia, a una sensual vivencia de lo pictórico. En el fondo, Jordl Cano es un constructor de imágenes que constantemente subvierte la realidad, buscando otra dimensión de lo real, ya sea la que se refleja en el espejo, la que invierte las figuras, la que sobrepone los ob. Jf jetos o la que entremezcla Impresiones retinlanas. No son imágenes surrealistas, ni ejercicios del subconsciente, sino una reflexión visual y mental que él nos narra a su manera. Un viaje iniciatico que finalmente acaba atrayendo al espectador. D. G. -I A. 35 J ORDi Cano (Vio, 1954) prosigue su exploración plástica, sin renunciar un ápice a sus viajes al mundo Interior. La imagen para él ha significado un penetrar en lo Invisible, en un constante ejercicio de epresentaclón, donde lo mental tiene tanta Importancia como lo visual. Los óleos sobre tela de distintos tamaños (desde 70 x 70 cm. hasta 150 x 180 cm. que ahora nos oresenta bajo el título general El quart viatge iniciátic El cuarto viaje iniciático se agrupan en cuatro apartados Petit viatge de B a B Interior exterior A l ombra de l arquitecte y Lupo i la senyora Mann Del cúmulo de Ideas, de imágenes, de sentimientos y señales que coti-