Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C literario Poesía Mi piano azul y otros poemas Else Lasker- Schüler Traduc. de Sonia Almau. Prólogo de Gottfried Benn. Igitur, 1997. 100 páginas, 1.500 pesetas ADMIRADA por Benn y duramente criticada per Kafka, el cisne negro -como Peter Hilie la llamó- es una de las más potentes voces de la lírica alemana de este siglo. El expresionismo- que ie sirve de germen- delimita también el fondo de su marco: la condición de su volumen y los rumbos de todo su desarrollo posterior. El carácter acústico que Ericln Fried supo ver en ella determina los tonos de casi toda su dicción: de la epistolar, de la narrativa y de la poética. La escritura de Else Lasl er- Schüler es más alocutiva que elocutiva y convierte al lector en cómplice de una confidencia, en espía de una revelación y, a veces, en destinatario. Karl Kraus elogió el perfecto sistema de sus rimas, y Walter Muscfig lo que llama su escritura secreta ese bosque de signos y de símbolos unidos en un lenguaje caracterizado por la audacia de su composición. El retrato de Stanislau Stückgoid la representa como acaso fue: dentro y fuera del cuadro y de la vida al mismo tiempo y en la tierra de nadie que hay siempre entre los dos, en esa como huida hacia lo fabuloso que emprenden quienes sienten la falta de acorde que rige nuestro mundo: Porque no puedo arreglarme con el mundo -escribía en mayo de 1914 a Karl Kraus. Y algo de eso- del progresivo deshilachamlento de su espíritu -describe en sus memorias Gerschom Scholem. El estudio de Rafael Gutiérrez Girardot, Moriré callando... explica la intensidad de esta breve escritura cuyo intertexto más frecuente es Goethe- al que parodia, pero sin citarlo- y cuyo macrotexto más profundo es Dios: Nosotros, miniaturas de Dios, creamos miniaturas del mundo Gomo dice el profesor de Bonn, Else Lasker- Schüler se consideró a sí misma como un jeroglífico y sus signos fueron una leyenda La traducción de Sonia Almau propone Largo intento Jesús Fonseca Quirón Ediciones. Valladolid, 1997 280 páginas A más literal y, sólo cuando la interpretación queda oscura, proponen una solución más flexible, que es explicativa o descriptiva a su vez, El hecho de que el texto alemán aparezca impreso en la parte inferior de la página permite el cotejo palabra por palabra y facilita el disfrute de la doble lectura que toda verdadera traducción es. En este caso la condición de doble no sólo se da sino que, además, se visualiza. Lo que conviene- y mucho- al acto de leer: sobre todo, cuando la escritura conlleva una voluntad de pausa gráfica, de deseo de dístico y de juego con el guión expreso. La interpunclón E aquí es semántica, y eso Sonia Almau lo sabe entender e interpretar muy bien. Abundan los hallazgos allí donde en el mismo original ya se encontraban: esto es, en lo que Heselhaus vio como estrofas de dos versos, en los que el ritmo sustituye al metro dentro del poema. Así en La muerte en piel de hiena anda con si La poesía de Lasker- Schüler gilo por la franja del cielo en claridad de luna o en Mi corazón es un es una puLerta abierta hacia la angustia de lo trascendental tiempo triste que átono flotea Pero se acierta también en ¡os más largos, Además, esta traducción si bien más en determinados puntos que en la totalidad. Sin embargo, propone una imagen muy esto no es culpa del traductor sino fiexacta de la grafía y las delidad a la condición de esta escritura, en la que lo instantáneo del brillo formas de sus versos impide ver el resto de su secreta luminaria. Sólo en Obertura el poema es superior a la singularidad de sus versos; tal vez por la experiencia que desuna imagen bastante exacta de la grafía y cribe: la posibilidad del desamor. En ios forma de sus versos, de su disposición sodemás se asiste al mundo del más desobre la página y de la serie de temas y figulado deshojarse en el que las imágenes, ras en los que, en la poesía de Else Laskercasi siempre nocturnas, son algo que se Schüler, se expresa y objetiva el continuo gana y que se pierde, que se recibe y que doble de su yo: de ese yo del que, en una se va. interesante carta a Martin Buber, ella misma habla. De él y de su constante miedo inteLa poesía de Else Lasker- Schüler es basrior explícito en Caos de su Dolor del tante más que el místico erotismo en que se Mundo y del salvaje sol de medianoche mueve: es una puerta abierta hacia la ancuya esbeltez fluye como joyas oscuras gustia de lo trascendental. Las versiones de Sonia Almau respetan el ritmo y la sintaxis, optan por la traslación Jaime SILES 8 STE es e! cuarto poemaho de Jesús Fonseca (Canfranc- Estaclón, 1952) y en él se reafirman las premisas mediativas ya expuestas anteriormente: Vivir es un largo intento por tener siempre al lado ía esperanza y el amor En Poema inmerecido corrobora: Ahora sé que sólo contigo podré marchar seguro por el camino de la vida Gen este irresistible afán el nuevo libro, con estudio preliminar de Alfonso Ortega y prólogo de Terenoi Moix, ofrece un original ars vivendl bajo el espacio ilimitado de la felicidad visible. Desde la poética de la claridad y caridad saliniana, el conocimiento lírico invita a ahondar en el camino Interior y la reflexión, formas de la sinceridad del discurso: Sólo la plenitud del amor es para siempre Salinas titulaba Largo lamento a la culminación de un proceso amoroso que se iniciaba en La voz a ti debida El autor- aragonés Invierte la temática: aquí no hay distancias afectivas, sino pasión de eternidad ante lo cotidiano, los mínimos detalles de una ternura que da pleno sentido a la existencia: Dicen también que nada es por acaso y es la nostalgia algo irreparable, y sin embargo cantamos cada día una canción alegre Los fragmentos de la escritura cordial han traspasado el. estado del sentimiento para situarse en lo Absoluto: Sólo Dios desnuda su verdad ante quien Él escoge Moix explica, aslmisrrio, la trascendencia en el mensaje literario: De cuantas verdades, dudas componen este intento de navegar como humanamente se puede por océanos de incertidumbre vital, acaba apareciendo un goce que se nos antoja mimesis de esferas superiores Ese plano elevado a la religación implica, no obstante, ser gozosamente obediente al destino del vivir De ahí que la actual poética conlleve un compromiso efectivo con la desnudez de la palabra y la razón inédita del ser. Reivindicando la inteligencia del corazón para acertar en la elección del camino personal, el poeta asume la identificación entre mundo real y mundo poético y conjuga la emoción con los sueños más allá de la presencia amenazadora de la muerte. El palsaje sirve también aquí de felicidad presentida correlato de la contemplación. La luz, el cielo y el viento son fuerzas que ignora el tiempo, pero ayudan a ver más claro el horizonte de la vida. Matiza Salinas: La realidad es hoy multiiateral. No es ya la cara de las cosas, es lo mismo la cara que el revés. La realidad de un objeto se ve hoy en su superficie, pero además se escudriña en su composición química. Y no es ya lo real, lo evidente, lo claro, lo resuelto, todo lo contrario. La realidad de hoy está henchida de misterio y de dramatismo. La realidad de hoy es angustiosamente problemática A pesar de estas palabras, el rastro de deseo, dolor y pasión -la realidad vivida humanamente- alcanza el paraíso soñado, al íntimo recogimiento de la fantasía y de la imaginación: Nada apetece tanto vivir en el afán nunca cumplido de amar, entregado al dulce esfuerzo de observar la vida sin hacer ruido y sin herir Todo esto define el largo intento poético de Jesús Fonseca. José María BARRERA