Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C üterario Mario Muchnik, pletaba su espléndida triuno de nuestros logía autobiográfica, La editores más inlengua absuelta La anElias Canetti quietos, aventureros y emtorcha al oído y El juego prendedores, no le gusta de ojos que termina en Traduc. de Juan José del Solar. Anaya M. Muchnik, 1997. 776 páginas, 4.500 pesetas la expresión obras com 1937, con la muerte de la pletas pues aduce que ello supondría la exisceslvas- siguen sin venderse demasiado las madre del escritor, una figura determinante en tencia de obras que fueran incompletas lo su vida. Mientras tanto, y merced a sus relacioobras de Claude Simón, Kenzaburo Oé y vereque no dejaría de ser una grosería cara al lecnes con el escritor, y en colaboración con su mos lo que pasa con Szymborska- sigue contor, O quizá piensa que el conjunto de las obras mismo traductor privilegiado Juan José del Socediendo un prestigio indudable a los premiade un autor, que por su calidad merecen ser lar- elegido por el propio Canetti para la tarea dos, de lo que cada cual se aprovecha como reunidas en una edición colectiva, constituyen de dirigir esta edición de su obra completa, repuede. Canetti se alejó del mundanal ruido, no una obra unitaria o hasta única en el mejor de visando sus traducciones anteriores y efechizo declaraciones ni apariciones televisuales. los sentidos. Sea lo que sea, lo único seguro tuando de nuevo las ajenas- Mario Muchnik ha es que la existencia de estas ediciones tiene su publicado El testigo escuchón -menos mal importancia, pues permite contratos distintos que le ha cambiado el título- junto con El supara publicar legalmente las mismas obras: no plicio de las moscas y Hamsptead más afoes lo mismo un contrato para una edición norrismos y diarios de otras épocas de su vida, mal de una obra que otro para edición de bolLa obra entera, escasa, rigurosa y feroz de sillo, otro para colecciones de clubs, de quiosCanetti, el último y terrible heredero de la gran cos, para ediciones de regalos de empresas o cultura vienesa y mitteleuropea de nuestro siinstituciones, para publicitarias, para obras seglo, el más trágico de la historia, es una de las lectas, completas y así sucesivamente, más importantes de nuestro tiempo. No hay en A Obra Completa, I Esta diversidad legal le ha servido a Mario Muchnik, que fue en su día el descubridor y quien primero lanzó la obra de Canetti entre nosotros con garantías- antes de que le fuera concedido el premio Nobel- recuperarla para esta nueva edición, que a partir de ahora coexistirá con las existentes de obras sueltas en la editorial que antes dirigía y de la que fuera después desposeído por un accionariado que no ha juzgado conveniente cambiar a la empresa el nombre del editor que la había fundado y dirigido, lo que muestra el valor comercial del citado nombre propio. Pero allí quedaron legalmente las ediciones de Canetti, que siguen vivas bajo su antiguo sello editorial. Esta Obra Completa constará de cinco gruesos volúmenes de los que ahora aparece el primero, que incluye la obra de ficción de Canetti, su única y monumental novela, Auto de Fe y esos Cincuenta caracteres reunidos bajo el título de El testigo de oído que pueden ser considerados como retratos imaginarios o simbólicos o hasta como brevísimos apuntes para una especie de bestiario quizá más conceptual que narrativo. Los dos primeros libros de Canetti que de ¡a mano de Mario Muchnik en su anterior editorial aparecieron entre nosotros, en 1976 y 1977, fueron El otro proceso de Kafka y su obra central, el largo ensayo Masa y poder que ocupó la vida del escritor durante largas décadas y que supuso su resurrección en el seno de las letras germánicas de nuestro siglo a partir de su primera publicación en alemán en 1960, Canetti, judío sefardí nacido en 1905, tras una infancia y juventud cosmopolitas que le llevaron de su Bulgaria natal a Gran Bretaña, Suiza, Alemania y finalmente a- Austria, donde se dio a conocer antes de la guerra con una novela singular y excepcional, Auto de Fe se refugió en Londres durante la guerra, y sólo logró el reconocimiento universal a partir de la aparición del ensayo citado y de la reedición de esta misma novela en 1963. A partir de entonces, publicaría una serle de volúmenes de aforismos, diarios y crítica literaria, tres obras teatrales, e iniciaba su autobiografía de infancia y juventud, mientras en el mundo germánico se le iban concediendo todos los premios posibles- el Büchner, el Nelly Sachs, el Gottfrled Keller, et Kafka- su obra se traducía a todos los idiomas cultos y al final el premio Nobel coronaba en 1981 una de las obras más intensas, originales y terribles de la. literatura de nuestro siglo. Y aunque el premio Nobel ya no sea a estas alturas lo que fue, pues sus ventas no son ex- La obra entera, escasa, rigurosa y feroz de Canetti es unn de las más importantes de nuestro tiempo. No hay en ella ninguna caída, todo es escueto, nuclear, como si fuera una riquísima y universal veta literaria de un mineral inagotable ni se aprovechó en modo alguno de su celebridad, sino que se retiró a Suiza, donde siguió trabajando en silencio hasta fallecer no hace ahora tres años, mientras sus libros, sin aparecer en las listas de los más vendidos, siguen vivos en el mercado. Otros libros que asimismo aparecieron en español antes del premio fueron Cincuenta caracteres La conciencia de las palabras -una colección de artículos y conferencias, de la que forma parte el citado El otro proceso de Kafka -en México (Fondo de Cultura Económica) Las voces de Marraquesh en Valencia (Pre- Textos) y La provincia del hombre en Taurus, mientras en Mario Muchnik aparecían un volumen de Teatro los aforismos de El corazón secreto del reloj y se com- ella ninguna caída, nada sobra, todo es escueto, centrado, nuclear, como si fuera una ri- quíslma y universal veta literaria de un mineral inagotable, denso, esencial para siempre. Su atroz pesimismo viene cargado de una serenidad que linda con la delicadeza, de un sarcasmo e ironía que apelan siempre a la energía, a la alegría y la esperanza dentro de su negrura universal, es un derroche de vitalidad, precisión y sustantlvidad, como si estuviera dotada de una columna vertebral indestructible. Pasen y vean esta extensa y terrible alegoría feroz de nuestro tiempo que es Auto de Fe -título de las traducciones inglesa, francesa y española, el original es Dle Blendung Encandliamlento, Ofuscación -cuyo protagonista, el eminente sinólogo Peter Kien antorcha, tea, leña seca que sólo vive para su Inmensa y exquisita biblioteca, sufre una bajada a los infiernos pavorosa hasta sucumbir en una hoguera tan monstruosa como universal. Es el primer testimonio de un mundo desintegrado, que formaba parte de una serie de ocho novelas proyectadas bajo el lema de una comedia humana de la locura como Canetti contaba en un artí- culo Incluido en La conciencia de las palabras que figura como apéndice en la edición espa- ñola anterior. Las huellas son visibles: Don Quijote, Stendhal, Dostoievskl, Kafka y el primer y terrible crítico vienes Kari Kraus. Sus grandes temas están aquí en germen, desde la relación fracasada entre la vida y la cultura, el papel de la mujer, la reflexión sobre la masa y el poder, la absolución de la lengua, el judaismo, la desintegración del mundo y la civilización europea o la función del escritor como guardián de las metamorfosis -ésa es la única esperanza- en una pesadilla satírica, expresionista, terrible y lamentable hasta llegar al holocausto final, preludio de todo lo que vendría después. Leer este libro es atravesar una experiencia tan terrible como Inagotable, pues Canetti no sólo fue un profeta en su tiempo, sino que lo sigue siendo todavía. Rafael CONTÉ PREMIO DE LA CRITICA 1997 ANTONIO SOLER Las bailarinas muertas ANAGRAMA La biilarínas