Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C literario E L hecho de que perada? parece decirse en este año hayan Juan Pablo ¡I, Ésa es su aparecido deceherida de muerte. Cada C. Bemstein- M. Pollti: Su Santidad. Planeta. 609 págs. 3.900 ptas. J. Arias: Un Dios nas de libros sobre Juan una de estas biografías para el Papa. Grijalbo. 259 págs. 1.900 ptas. P. Gómez Barrero: Juan Pablo, amigo. analiza una faz del Papa. Pablo II reclama una explicación. ¿Será la dimen- Plaza Janes. 231 págs. 1.900 ptas. C. Amigo Vallejo: El Mensaje del Papa. Temas de Unas miran sobre todo al -loy. 207 págs. 1.850 ptas. Juan Pablo II: Don y Misterio. BAC. 124 págs. 1.500 ptas. mensajero, otras al mensión heroica del joven polaco huérfano que pasa saje; unas a su influencia desde la fábrica, la Universidad y el seminario en la política europea (su hipotética colaborahasta llegar a ser la máxima autoridad de la ción con la CÍA, Solidaridad grupos de opoIglesia Católica? ¿Será, según opina uno de sición frente al bloque soviético) otras a su vida estos autores, que el mundo se ha hecho cotidiana con la correspondiente dimensión huconsciente de que es el último de los gigantes mana y familiar. Bernstein sondea, tras interroen el escenario mundial, de que no hay otros gar a trescientas figuras clave, en su intervengrandes heraldos de una visión o principio amción en la caída del comunismo; Arias se pierde plio, sea cual sea su causa o ideología? ¿Será en los meandros de la vida eclesiástica; Pauna de esas personas que dice a la humanidad loma Gómez Borrero narra con la benevolencia justamente lo que ésta necesita, por lo que se acostumbrada viajes y escenas; el arzobispo salvaría, y que sin embargo es lo que no quiere de Sevilla, Amigo, olvida al mensajero y ofrece oír? ¿O será, más sencillamente, que su ocaso una bella síntesis del mensaje. Juan Pablo II se acerca y se cumple el aforismo evangélico; aún no tiene la biografía que merece; primero, Donde está el cadáver, allí se reúnen los buiporque su vida no está conclusa y no tenemos tres Pero ni estamos en fin de siglo ni el Papa distancia histórica para valorar sus acciones, considera el suyo inminente. Para desencanto pero además por las dificultades objetivas, de los obsesos por sueños milenaristas o apodada la enigmática complejidad de su destino calípticos, el año 2000 ha pasado ya- quien personal, la posición partidista de los autores y estableció la actual cronología, Dionisio el Exila multiplicidad de dimensiones de su misión guo, se equivocó en cuatro años- sin que haya como Papa. Su historia es compleja y no vale pasado absolutamente nada. Por otro lado, los apelar a sus hipotéticos complejos en torno a siglos tienen cronología pero tienen sobre todo muerte- mujer- sexo, como repite Arias en una líguión dramático y entraña espiritual, de forma nea de cierto progresismo. Los autores todos que no siempre coinciden aquélla y estos. El simiran desde su posición vital: los polacos incliglo XIX comenzó con la Revolución Francesa y nan al elogio incondicional; los occidentales, a los teólogos franceses, alemanes, italianos, toacabó en 1914 con la Primera Guerra Mundial. la distancia critica. dos los de Europa occidental, carecen de El siglo XX acabó en 1989 y desde entonces nuestras experiencias. Parece que con pocas Es sobre todo la complejidad y diversidad estamos a la búsqueda de un siglo distinto, excepciones, el mundo se acabe con ellos misobjetiva de su misión como Papa la que hace cuya meta y tareas aún buscamos en la niebla. mos. Pueden entender a ios EE. UU, pero para difícil interpretar sus acciones. Ha tenido que Sobre ese fondo de perplejidad, Juan Pablo II ellos el bloque del Este sencillamente no existe, realizar un posconcilio, tiempo donde hay que quiere introducir a la Iglesia en el siglo nuevo, no les interesa. Pero aquel Este del que él sumar los grandes ideales abstractos y el peso con claridad, firmeza y esperanza, marcando vino, entretanto ha cambiado; y quiere ser de- las instituciones y situaciones concretas. Él las grandes causas de la humanidad (la vida, la Oeste en todo. Ha dejado su furia ideológica ha tenido que integrar unidad y pluralismo; aujusticia, ia solidaridad, e! hombre como valor y su entusiasmo creyente. Polonia, liberada del toridad romana y participación de las iglesias absoluto. Dios como lo primero necesario) las comunismo no en último lugar por la majestad locales; fidelidad a una doctrina definitivamente grandes fidelidades y tareas de la Iglesia (el de su figura y por la libertad de su palabra, ha adquirida a la vez que abertura a innovaciones Evangelio vivo y vivido, ia palabra apostólica vuelto por caminos democráticos a ¡deas y actide método, de participación democrática y de transmitida, la unión de todos los que creen en tudes, políticas e ilusiones, comunistas unas y inserción social diversificada; ecumenismo reliCristo, los pobres de la tierra, ia justicia entre consumistas otras. ¿Para esto la libertad recugioso y cultural. La cultura, la ética y la religión los continentes) Se repite que él quiere conestán ante cuestiones objetivamente muy difícicluir su Pontificado haciendo en sentido inverso les, no vividas hasta ahora, que afectan a la raíz el camino de San Pedro y de San Pablo, desde y sentido mismo de la existencia. Hay que conRoma a Jerusalén. Revivir allí el destino de ciliar las exigencias del objeto y del sujeto, de la Cristo y visitar ios lugares de Abraham, de Moinaturaleza y de la historia, de la verdad y de la sés y de los profetas, Frente a los mitos, que libertad, del individuo y de la comunidad, de la rebajan al hombre sumergiéndolo en la naturatradición y de la creatividad. Hay que ser radicalleza, quiere proclamar al hombre- historia, al y no se puede ser fundamentaiista. El heroísmo hombre- persona, al hombre- vocación divina, es necesario para todo y no es suficiente para ascendiendo hasta ¡a cumbre del Sinaí, para nada, cuando se trata de instituciones, estrucconfesar al Dios, creador y Señor de la historia, turas y programas duraderos. Heroísmo y radien el que judíos, cristianos y musulmanes se calidad que no se pueden confundir con arcaencuentran. Entretanto todos hacen balance, ísmo de ningún género. jY no faltan grupos en preguntándose por la aportación del Papa, que la Iglesia que son técnicamente modernísimos y ha alterado la historia del Pontificado por muespiritualmente reaccionarios! chas razones: es el primer no italiano de la moJuan Pablo II tiene su grandeza y sus límites: dernidad, el primer eslavo, el primer viajero impara conocerie de verdad hay que leerie a él penitente, el primer profesor de filosofía y el primismo en este texto brevísimo, en que con sinmer actor teatral en la silla de San Pedro. ceridad y transparencia nos interpreta su desDemasiada novedad para que no crujan mutino. jQué ingenuidad admirable (ésa de la que chas cosas en Italia, en Occidente, en la Iglehablaba Pascal) y qué grandeza! jTan polaco, sia. Porque si el Evangelio no es suyo, ni la cristalizado en el decenio 1940- 1950, y tan Iglesia es suya, ni es soberano de nada en ella, universal! Quien habla en primera persona y se comio no lo es ningún creyente, sin embargo confiesa, se hace vulnerable pero a la vez libre todo tiene que ser expresado e interpretado, frente a todos los que acusan o se exculpan, lo decidido y nombrado. Y ahí es donde nos duesaben todo o están de vuelta de todo, Este lilen a unos y entusiasman a otros las peciudbro, Don y Misterio nos ofrece unas pocas dades del Papa polaco. Les pasa a muchos palabras verdaderas, de esas que dignifican a con él lo que a él le pasaba con el resto de Euquien las escribe y a quien las lee. ropa en los días del Concilio, cuando le confesaba a otro polaco: Tengo la impresión de que Olegario GONZÁLEZ DE CARDEDAL Juan Pablo II, ante el fin de siglo ÍZA EDITORIAL