Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C literario Novela N o es la primera Genaro Zaldúa durante la vez que la editoinfancia de ambos. El hurial Tusquets demor de Fuegos... apaFernando Aramburu muestra fino instinto para rece a menudo entreveseleccionar a un autor rado de rictus amargos. Tusquets. Barcelona, 1996. 611 páginas, 3.000 pesetas novel. Dada la índole pePara poner en pie e hilrezosa de muchos lectores, Inabía cierto riesgo vanar esta suma de peripecias, contadas con des y acciones demuestra que nos encontraen defender una novela tan extensa como pormenor, como corresponde al deleite de narrar mos ante un excelente creador de tipos nove Fuegos con limón original de Fernando que aflora en cada página, Aramburu ha rehuido lescos, que sabe seleccionar los rasgos esenAramburu (San Sebastián, 1959) cuya reducualquier complicación formal: Hilario narra en ciales para ir luego enriqueciéndolos página a cida obra anterior, casi exclusivamente de caprimera persona; es su perspectiva la que se Impágina. La visión general tiende a la caricatura y rácter poemático, no parecía anunciar la prepone, y sólo de algunos al humor un tanto espersencia de un narrador de fuste. Lo es, sin em hechos llegamos a poseer péntico, especialmente bargo, y conviene decir desde el principio que otra diferente, gracias a perceptible en el tratanos tiallamos ante una novela considerable, las páginas del diario de miento de ese singularíimaginativa, espléndidamente escrita y conIzaskun. El modelo más simo personaje apodado tada, que es preciso destacar como una reveevidente del relato se halla el Pulcro- representalación inesperada y que se sitúa entre las mejoen la novela picaresca ción de la literatura anres narraciones de estos últimos años. Con- en el Buscón sobre dante, de la pasión litemuchos recuerdos personales y con sus expetodo- y en otras narracioraria hecha vida- y en riencias, ya sedimentadas por el tiempo, como nes afines, del tipo de la pasajes como la orgiásparticipante y animador de grupos artísticos de Vida de Alonso de Contica fiesta de cumpleavanguardia en su ciudad natal, Fernando Aramtreras. Pero también hay ños de Izaskun. (capítuburu ha construido un relato que es al mismo ecos de los relatos juvenilos 52- 54) o en la destiempo crónica implacable, ajuste de cuentas y les de piratas en el largo cripción de la buhardilla recreación sentimental- nada sensiblera- de pasaje en que se narra la de Josu (capítulo 28) unos años juveniles que tienen como marco la alocada excursión de los entre otros. Este filtro ciudad de San Sebastián, estremecida a veces miembros de La Placa a humorístico no excluye por el fondo sonoro de las manifestaciones y la Isla de Santa Clara, y alcomportamientos de exlas sirenas de coches policiales. gunas bromas y peripetremada crueldad, que cias del grupo parecen un no cabría achacar tan El núcleo de la historia lo constituye la forremedo adulto- ma non sólo al deseo de los jómación de un grupo de jóvenes aficionados a troppo -de las travesuras venes surrealistas de la literatura que deciden lanzar un manifiesto de Guillermo y sus comactuar como tales: las surrealista que dé fe de su existencia y de sus pañeros, los conocidos bofetadas de Genaro a aspiraciones- el Manifiesto urbi et orbi, protopersonajes de Richmal Crompton. La andadura y su antiguo profesor para vengar añejos castizoario y de la leche condensada -y publicar el ritmo de la prosa delatan, más que ningún otro gos; las continuas palizas que el Pulcro recibe- cómo no- una revista, de la que llegan a apaingrediente de la novela, sus modelos clásicos: de su padre; el comportamiento del Pulcro con recer dos modestos, números, logrados tras Aún no había pasado del preámbulo de mi consu abuela moribunda; el apaleamiento del bovencer innumerables dificultades. Esta vertiente fesión, cuando se le antojó a la fortuna proverracho- cuya identidad se descubre luego- por de la historia arrastra abundantes motivos literaerme de entendimiento; y fue que con la voz más parte de Genaro e Hilario (capítulo 63) el trato rios, desde algunas citas encubiertas- véanse, dulce y mansa que salió jamás de mi boca, maque se da al pseudoescritor de Madrid en por ejemplo, las de César Vallejo y Blas de nifesté... (pág. 228) realidad avispado sablista. Y antes de todo ello, Otero en la página 171- hasta la reproducción como una obertura premonitoria, es preciso reparódica de textos relacionados con la literaA pesar de todo ello, la riqueza de la novela cordar el cruel comportamiento de Hilario con tura: bases de un pintoresco concurso de poeno reside sólo en la narración de las pintorescas sía, fragmento de una obra teatral escrita por idas y venidas de los miembros de La Placa y uno de los miembros del grupo, entrevistas peen sus ocurrencias, que en algunas ocasiones riodísticas, juicios y opiniones de libérrima parecen propias de. atolondrados adolescentes Premios Ateneo de Sevilla 1996 orientación acerca de obras y autores, etcéy en otras de facinerosos redomados, sino tamtera. No faltan las escenas cuyo contenido bién en la nitidez con que se dibuja el fondo soesencial es la literatura, como el recital de la cial en que se inscriben aquellos hechos: la si Mariano poetisa (capítulo 62) o el cervantino escrutinio tuación política, la violencia soterrada, la sensapíirLÍaTiMiL de libros del capítulo 40. Hasta el propio autor, ción de alejamiento entre las aspiraciones de bajo la humorística deformación Fernando unos cuantos y el sentir de la mayoría, las relaAramburucópulos aparece mencionado como ciones familiares, la hosquedad creciente de poeta de la revista Kantil en varios pasajes ciudades y lugares ensombrecidos por carteles (págs. 252, 394, 409) Fuegos con limón y pintadas de signo diverso, la desconfianza ge- denominación de una bebida preparada a neral ante las instituciones y ios políticos profebase de ajenjo y té- es una obra traspasada de sionales... Tal vez sin proponérselo, Aramburu literatura. Pero también algo más: el retrato Iróha colocado a sus criaturas como elementos de nico y tierno de un sector de la juventud vasca un gran fresco lleno de zonas sombrías que reen los años posteriores a la transición política. trata unos años determinados. Como toda Porque la personalidad de los componentes del buena novela, Fuegos con limón está cargada grupo La Placa está trazada y sostenida con de historicidad. Así, hasta los episodios más pulso firme, y los perfiles de Hilario Goicoechea Hainu I chuscos acaban descubriendo vetas ocultas de- el narrador- de Genaro Zaldúa o de Josu Ruiz sentidos posibles. El escritor de Alcalá que se son desde muy pronto inconfundibles; y más llama Raúl Aibadalejo y de octavo o noveno todavía el del Pulcro Matallana, dotado a partes apellido Saavedra (pág. 447) y dice pienso de iguales de ingenio y pen ersidad, y de la erráque o confunde infringir con infligir ¿no tica Izaskun Ayestarán, que parece un meteoconstituye la representación de una pseudoliterito caído en el grupo desde las capas más ratura degradada, muy lejana ya de su tradición? acomodadas de la sociedad donostiarra y que Fuegos con limón en cambio, se asienta muy es capaz de confundir a Goya con Veiázquez firmemente en ella. He aquí una novela brillante, (pág. 399) y a Cornuda con Guillen (pág. 410) que llena de esperanza el cierre del año. El tino con que Aramburu ha hecho comporalgaida tarse a sus personajes, la coherencia de actituRicardo SENABRE Fuegos con limón Premio Ateneo de Sevilla 1996 Premio Ateneo Joven de Sevilla 1996