Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C delamú música DISCOS í? 1 r í i Los sueños de Manuel de Falla (Prólogo de Atlántida Psyché Fuego Fatuo Noches en ¡os Jardines de España Orq. Sinf. y Coro de la RTVE. 65091. RTVE. NTRE las gratas sorpresas fonográficas que nos están trayendo el Año Falla no es ésta la menor. Aunque el acoplamiento de este disco no sea del todo coherente y el archivo de RNE cuente con rarezas más interesantes- se podría haber hecho un disco completo de inéditos de Falla, de sumo interés a nivel mundial- hay que saldar la primera edición fonográfica de fuego fatuo el proyecto frustrado de ópera cómica sobre temas de Chopin con texto de Martínez Sierra. Aunque la obra, incompleta, era inviable como ópera, Enrique Franco concibió la idea de reconvertirla en ballet, encomendando a Ros Marbá la reorganización de la partitura como suite orquestal, cosa que el director catalán llevó a acabo con maestría. Es posible que ahora, gracias al disco, este hermoso ballet comience a circular y termine por ocupar el puesto de las inferiores Silfides La segunda sorpresa es la edición de Las noches en los Jardines de España con la inolvidable Rosa Sabater como solista bajo la dirección de García Asensio. Aunque habría sido preferible la publicación del registro realizado en mayo de 1977 en el Teatro Real, sin público, con toma de sonido muy superior y en la que la actuación de la solista es más brillante, el testimonio no deja de tener interés porque la Sabater fue una de las más grandes intérpretes de nuestro pianismo. Se completa el disco con notables versiones del prólogo de Atlántida -con Ros Marbá en el podio- y de la espléndida miniatura Psyché ¿por qué no aparecen los textos? muy bien interpretada por María José Montiel y Ángel Gil Ordóñez. -Á. MARÍAS Astor Razolla: Concierto para bandoneón y orquesta Tres movimientos tanguísticos porteños Cinco tangos Orquesta de Cambra Teatre Uiure. CD. Harmonía mundi HMO 901595. Strauss; Una vida de héroe Concierto para oboe. Richard Woodhams (oboe) Orquesta de Rladeifia. Director; Wolfgang Sawallisch. CD. 56149 2. EMi. Beethoven: Ijas Criaturas de Prometeo Orquesta del Slgio XVill. Director: Frans Brüggen. DDD, Philips 446 702- 2. de RAS dedicar tres discos mola Beethoven, escrito por ennográficos autores Orquesta de Filadelfia y Tde hoy- Luisade Pablo, españo- NUEVO disco Strauss conSa- E STE ballet alegóricobailarín nacargo de! coreógrafo y les Joan wallisch. Es ei gran director muAlbert y Josep Soler- el equipo niqués uno de los pocos que Pons- Teatre Lliure- Harmonia verdaderamente nos recuerdan a Mundi cruza ei charco y se enlos grandes maestros europeos cuentra con Astor Piazzolla, es de antaño. Como ellos, Saw adecir, con el tango. Pero el enllisch no está obsesionado con la cuentro no se produce en Buebrillantez, la espectacularidad y la nos Aires, sino a mitad de caterrible dificultad técnica, y es mino, en algún cruce de paquecapaz de recrear la endiablada botes, porque Piazzolla también miúsica de Strauss con emotivifue un viajero. Salió de los garitos dad, con humanidad, con verday, llevándose el tango con él, se dero heroísmo. Para ello es neempeñó en acercarse a la música cesario partir de un total dominio culta, no tanto por ennoblecer el técnico de la partitura, por parte tango, que a su manera es noble de la batuta y de ¡a orquesta y, de por sí, cuanto por ensancharlo claro está, Sawaiiisch cuenta con y por orearlo. un instrumento de luego, porque la Orquesta de Filadelfia es una En los Tres movimientos tande las más grandes que en el guísticos de 1968, es, tal vez, mundo han sido. En manos de en los que más lejos llegó Piazsu actual titular no sólo posee el zolla. Hay solidez armónica, miasombro virtuosismo casi exclunuciosidad en el color orquestal sivo de los grandes conjuntos y suficiente voluntad de buscar americanos, sino que además soluciones personales como suena con la concepción tímpara moderar el vasallaje a la rítbrica, y el hondo humanismo que mica del tango. Hay incluso encaracteriza a las más grandes orsayos contrapuntísticos de muquestas europeas. A una Vida cho mérito. El Concierto para de héroe especialmente clarivibandoneón de 1979, no llega dente, carente por completo de tan lejos. Sea por la servidumbre farragosidad, se suma una esrítmica del tango, sea por el deplendorosa versión del concierto seo de trabajar el ostinato y la para. oboe, en el que Richard repetitividad. Los Cinco tanWoodhams, solista de la Orgos por fin, son cinco chispas questa de Filadelfia, realiza un de inspiración. A la calidad de la trabajo de primer orden. Orquesta del Teatre Uiure, y a la honda maestría de Josep Pons, Este Strauss de Sawaiiisch ya bien conocidas, se unen en tiene ese sello inconfundible de este disco el excelente bandogracia, encanto y sencillez- sí, neón de Pablo Mainetti y el evihasta la música de Strauss con dente cariño con que los músisu delirante barroquismo, puede cos catalanes han abordado esta ser sencilla para el oyente- que aventura porteña. -Á. G. los músicos de Munich entienden como nadie. Un Strauss de los que quedan para siempre. Á. M. De referencia Bueno Aceptable Discreto Ivlediocre politano Viganó y estrenado en Viena en 1801, ha conocido en los últimos años un reverdecer discográfico. Parecía que no podría superarse el techo marcado en 1993 por Harnoncurt y la Orquesta de Cámara de Europa, que dejaba atrás, en virtud de la perfección instrumental y del acertado tratamiento neoclásico, los antiguos re- gistros de Müller- Brühl, Zinman y la Orquesta de Cámara Orpheus (con el de Menuhin como lejana referencia) Pero, he aquí que aparece y ahora esta nueva interpretación para informarnos de lo contrario. Brüggen, que se mueve como pez en el agua en este repertorio beethoveniano clásico con raíces en el XVIII (más que en el que se aproxima al romanticismo temprano) hace el milagro, con una admirable formación de 33 profesores, de restituirnos a los orígenes de esta música a base de gracia, justa acentuación, viveza del tempi y variedad de timbres. El holandés se muestra inspiradísimo, lleno de resortes y de un impulso irresistible hasta lograr una recreación de una- i plasticidad y de una elocuencia únicas que permiten que esta evocación mitológica se nos ofrezca en todo su estimulante fulgor en los instrumentos de época (afinados medio tono bajo) Los 16 cuadros son recreados con fantasía y propiedad y se nos lleva de la mano a través de los sorprendentes efectos previstos por el sordo de Bonn: fogosa Tempestad, vibrante Polonesa, solo de chelo del número 5, Pastoral del número 10... hasta ese desbordante rondó final cuyo tema base es el que más tarde sería utilizado por el compositor en el final íde su Sinfonía Heroica Un disco espléndido pues. -A. REVERTER 53