Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC literario Novela Milenio José Rodríguez Chaves Huerga Fierro. Madrid, 1995.42 páginas, 1.300 pesetas T L frente de esta novela, el escritor extremeño (de Villagarcía de la Torre, Badajoz) José Rodríguez Chaves recoge una cita de Balzac, según la cual existen t os historias: la oficial, hecha a base de mentiras cuyas acciones se explican por nobles Sentimientos y la historia real, secreta, en la Pue el fin justifica los medios Las palabras de oalzac no están aquí traídas por los pelos, ino que representan con fidelidad el propósito del autor al escribir Milenio una historia f spirada en acontecimientos recientes de la ida española cuyos resortes ocultos se trata e descubrir, aunque utilizando el guiño de la icción. Todo esto es legítimo, pero entraña Sesgos. El primero y más evidente consiste en aferrarse tanto a los hechos reales que sirven e soporte a la historia narrada que su ficcio alización acabe por ser insuficiente. Esta falta e distancia impide que el lector establezca Por su cuenta la correlación entre novela y rea dad subyacente- ya que todo se le ofrece on absoluta transparencia- y se limite a ver P la obra un texto en clave, una suma de adiJ inanzas que debe descifrar. Su papel como sctor se reduce a ideritificar las personas y los Sucesos reales que se ocultan tras los personajes y las acciones de la novela. Algo de esto Ocurre aquí. El lector asiste desde las primeras eas del capítulo segundo al relato compendiado de la conquista de la presidencia del pobierno por Adrián Gómez, líder del partido Puierda Democrática, tras unas elecciones n que Unión del Centro, partido mayoritario t a aquel momento, sufre un grave descala 0. Adrián y su amigo Abril- cerebro y organi dor de la campaña electoral- deciden repar se los papeles de su actuación pública: Adrián debía ofrecer una imagen de político li ral y Abril asumir el talante obrerista y radical A del partido (págs. 32- 33) Con este arranque ya puede suponerse que al lector se le ahorra todo esfuerzo imaginativo, y que tipos como el cardenal- arzobispo de Madrid, Juan de Ardeazábal o el reputado columnista Fermín Morgado son trasuntos diáfanos de personas fácilmente reconocibles. Se llega incluso a la ingenuidad de precisar- sin necesidad alguna- que la residencia oficial del presidente del Gobierno se encuentra en el palacio de La Melgora (pág. 15) Recursos como éstos trivializan el relato y desactivan cualquier atisbo crítico que pudiera encerrar. El otro peligro de un planteamiento de esta naturaleza es que, al intentar la búsqueda de la historia real se caiga en la simplificación, a la postre tan inverosímil o más que la llamada historia oficial En Milenio la envidia o la pasión que arrastra al adulterio- todo ello presentado de un modo superficial y mecánico- no parecen razones lo bastante poderosas para explicar unos años de intensas conmociones sociales. Los dos últimos capítulos, con la inesperada inserción de las noticias de Rusia y con el remate de las reflexiones de Adrián, no llevan a ninguna parte y lanzan la novela a Ig deriva. Y el lenguaje no ayuda a superar estos escollos ni a hacer creíbles las situaciones. El acartonamiento de muchos pasajes dialogados reduce al mínimo su eficacia. Lorena alude a la elección que han llevado a cabo los ciudadanos: No se podrían haber buscado más fementido conductor e insta a continuación a su marido: Ya que no lo hagas por mí, hazlo por tus hijos, esos seres carne de tu carne (pág. 52) El joven Marcelo habla así a su madre: Esa evidente contraposición había originado dentro de mí un trauma oculto, había producido una fractura en lo más íntimo de mi ser Un trauma de hondo calado, como era el mío, no iba a desaparecer de la noche a la mañana, y menos por la sola virtud de mi paulatina madurez Yo bogaba en un mar de dudas interno, luchaba con crueles contradicciones... (págs. 75- 76) Y concluye: Todo esto me resolvía a no echar más acíbar en el vaso de tu existencia (pág. 77) Análoga perplejidad producen, ya fuera del coloquio, construcciones desaconsejables, como de modo y manera que... (págs. 88, 127) dijo a seguido (pág. 47) por culpa de Piluca o por la de ambos a dos (págs. 117- 118) sin embargo de todo (pág. 118) y otras. Milenio tenía un planteamiento ambicioso, que hubiera requerido mayor aliento, una construcción más homogénea y un lenguaje a la altura de las circunstancias. La novela camina en todo momento a remolque de una realidad más compleja, más dinámica y mucho más sorprendente que reduce la función de estas páginas a un escalón subalterno. Mala cosa es que los hechos sean más ricos que la ficción. Ricardo SENABRE NOVEDADES LETRAS HISPÁNICAS TEATRO MUERTO RA. V 1 ÓN GÓMEZ DE LA SERNA CÁTEDRA LETRAS UNIVERSALES EL RUIDO Y LA FURIA WILLIA. M FALLKNER FEMINISMOS HACIA UNA TEORÍA FEMINISTA DEL ESTADO CATHARINE A. MACKINNON Ed. A. Muñoz- Alon. so y J. Rubio Jiménez LA MUERTE DE ARTEMIO CRUZ CARLCS Fi ENTES Ed. María Eugenia Díaz METAMORFOSIS OVIDIO CLASICA BEETHOVEN. REPERTORIO COMPLETO A. VIEDEO PoGGi Y E D G A R VALLORA Ed. Jcxsé Carlo. s González Boixo LA SEÑORITA DE TREVÉLE 2. ¡QUE VIENE MI MARIDO! CARLOS ARNICI IKS Ed. Consuelo Álvarez y Rosa M Iglesias TEOREMA ATLAS Ed. Andrés Amorós SIGNO E IMAGEN HISTORIA DEL CINE ESPAÑOL R. Gl UERN, J. E. MONTERDE, J. PÉREZ P E R I CHA, E. RIA. MBAL Y C. TORREIRO PHILOSOFÍA SECRETA j i A N PÉRI: Z I) K M (5 A MiCHEL SERRES Ed. Carlos Claven a INTRODUCCIÓN A LA ÉTICA ESPERANZA GI IS, N t f cnt; i en librcn iis. c: (Hiicrt Lili i: ÍCG M oriiircí C. i- nti; il: liuiii Ifinacio I. uca de lena. l í lelf: (91) 39.1 K 600 28 2 MADRID Fa. s: (91) 3209129 7426631 13