Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC literario Ensayo E N 1995 se cumplen fue el semiótico y fenomeexactamente cien nólogo norteamericano años del nacimienCharies Sanders Pierce; en to, y veinte de la muerte de José Romera, Mario García- Page y Francisco Gutiérrez Carbayo (compiladores) 1992, la escritura autobioMijaíl Mijáilovich Bajtín, filógráfica; en 1993, el linEditorial Visor. Madrid, 1995. 459 páginas, 2.400 pesetas logo ruso cuya figura, arringüista Algirdas Greimas y conada por el régimen soviético, ha obtenido toievski, de 1963, apareció en México cinco en 1994, Bajtín. En todos los casos, las actas tardíamente más allá de las fronteras de su lustros después. correspondientes sólo se hicieron esperar un país un eco que, en vez de amortiguarse con Desde 1982, como ya quedó dicho. Huerta año, y el resultado ha sido el de otras tantas su desaparición, parece cobrar cada vez ma- Calvo pugnaba por la introducción de Bajtín en aportaciones de inestimable valor para el coyor fuerza en estos años finiseculares, marca- España, y otra de sus grandes valedoras entre nocimiento del tema y la apertura, desde él, de dos por una considerable desorientación inte- nosotros ha sido Iris Zavala, que desde aquellos nuevos caminos para la investigación. lectual. Tanto es así que, remedando el faAsí sucede cabalmente con este Bajtín y la limoso título de George Steiner After Babel teratura que en muchas de sus páginas habla el crítico literario y desenfadado autor de noa los bajtinianos ya convencidos, pero que no velas sobre el mundo académico David Lodge por ello deja de proporcionar una excelente intropublicaba en 1990 sus ensayos sobre ficción ducción a sus facetas fundamentales. Así ocurre y crítica bajo el rubro After Bakhtín De este con la magnífica síntesis sobre la poética sociomodo le otorgaba la categoría de un hito que, lógica bajtiniana debida a Francisco Vicente Gócronológicamente, no viene a corresponder al mez, la clarísima exposición sobre sus ideas momento en que este teórico alcanzaba su acerca de la lengua literaria ofrecida por Franmadurez, sino al del final de su vida y el cocisco Abad Nebot, o la comunicación de Susan mienzo del reconocimiento generalizado que Petrilli sobre la filosofía del lenguaje. José Rosu obra está obteniendo. En este éxito posmera Castillo, a su vez, además de introducimos tumo influye, a lo que creo, la perplejidad posen el volumen lo cierra con una elaborada biblioestructuralista de la que hablábamos, pero grafía de y sobre Bajtín. también dos virtudes que bien se ponderan Lógicamente, los asuntos centrales que aboren este volumen colectivo titulado Bajtín y la dan las cuarenta y cinco ponencias y comunicaliteratura ahora aparecido. ciones incluidas en estas actas son los que singularizan a Bajtín en el panorama de la teoría Se trata, en primer lugar, y así lo destaca aquí contemporánea. En primer lugar, la naturaleza uno de los verdaderos introductores de su penesencialmente dialógica del lenguaje, y la tradisamiento en España, Javier Huerta Calvo, de ción camavalesca- y por ello iconoclasta y transsu carácter integrador y hasta ecléctico (pág. gresora- en la cultura no sólo popular sino tam 82) más allá de los exclusivismos de escuela, bién de élite. Como corolario del dialogismo, bien patente en el propósito, en gran medida surge el gran tema de la intertextualidad, y el paalcanzado por Bajtín, de una síntesis entre el pel preponderante que Bajtín le confiere a la rraformalismo, el manósmo y el historicismo, que vela moderna corix) género nacido para reelaboestá en el fundamento de su poética sociolórar artísticamente el plurilingüismo social. gica precursora a cuarenta años vista del desarrollo pragmático de los estudios semióticos Aparte de las contribuciones de síntesis ya y lingüísticos. Añádase, como Huerta Calvo remencionadas, y otros trabajos que ponen en cuerda, que la obra de Bajtín y en general de contacto el pensamiento de Bajtín con Freud su círculo (Voloshínov y Medvédev, fundameno Husseri, como lo hacen en sus comunicatalmente) está firmemente asentada en una ciones Amalia Rodríguez Monroy y Antonio tradición humanística heterodoxa y en un inDomínguez Rey, respectivamente, son de tento por renovar los viejos esquemas de la destacar las numerosas aplicaciones de sus Filología tradicional (pág. 82) María Teresa Giteorías a la obra de escritores de diferentes bert- Maceda, por su parte, destaca en una coépocas y lenguas. Así por ejemplo, el conmunicación sobre- precisamente- David cepto de cronotopo entendido por Bajtín Lodge en pos de Mijaíl Bajtín una segunda vircomo la categoría crítico- literaria que refleja la tud: cómo el pensamiento de este último consconexión esencial de las relaciones temporatituye, más que una filosofía sistemática, un les y espaciales asimiladas artísticamente en abanico de teorías susceptibles de diversas la literatura, se proyecta aquí sobre el Javier aplicaciones en múltiples ámbitos (pág. 287) Marino de Torrente, El cielo protector de Bowles y La lluvia amarilla de Llamazares. La amplitud de perspectivas abiertas por el legado intelectual de Bajtín justifica la existencia mismos años aplicaba sus teorias a Cervantes, Otras perspectivas bajtinianas sirven para de toda una revista a él dedicada, que publica Rubén Darío, Unamuno y Valle, para terminar es- ilustrar en este volumen no sólo a Tolstoi, cuen Ottawa Clive Thomson, y, asimismo, los en- cribiendo en 1991 un libro imprescindible: l yas obras completas prologó el crítico ruso, cuentros internacionales sobre su obra, que en posmodemidad y Mijaíl Bajtín. Una poética dialó- sino también a Apuleyo, el canciller Ayala, su quinta edición (1991) tuvieron lugar en Man- gica (España- Calpe) Ambos, Huerta y Zavala, Bemaldo de Bonaval, Agrippa D Aubigné, Calchester, y en la sexta (1993) viajaron a la Ciu- contribuyeron precisamente con sendas ponen- derón, Henry Filding, Henry James, Gertrudis dad de México. En cuanto a España, el conoci- cias al seminario internacional organizado por el Gómez de Avellaneda, Blas de Otero, Anáís miento de Bajtín se produjo con un decenio de Instituto de Semiótica literaria y teatral de la Nin, Joan Fuster, Ángela Cárter, Mario Vargas retraso en relación al resto de los países de UNED en julio de 1994, cuyas actas constituyen Llosa, Ramón Carnicer, Luis Landero o las canciones de Javier Krahe. Incluso Iris M. Zaf uestro entorno. Garios Barral, con su acredi- este volumen Bajtín y la literatura vala, en su excelente ponencia plenaria titu d o buen olfato intelectual y editorial, editó en Me parece de toda justicia subrayar, a este 1974 una de sus obras más ambiciosas, La propósito, el acierto de esta iniciativa acadé- lada Escuchar a Bajtín que secunda con no cultura popular en la Edad Media y en el Rena- mica e intelectual que en 1994 llegaba a su menor brillantez Augusto Ponzio, adelanta ascimiento. El contexto de Frangois Rabelais cuarta convocatoria. Bajo la organización de pectos de un extenso ensayo sobre las cartas ye, publicada en ruso nueve años antes, ha- un competente equipo universitario dirigido por de Colón. El volumen se completa con senbía sido puesta en inglés en 1968 y en francés José Romera Castillo, los volúmenes resultan- das interpretaciones bajtinianas sobre asundos años más tarde. Por mi parte, hice traducir tes de estos seminarios representan otras tos de tanta- actualidad posmodema como la en 1989 su Teoría y estética de la novela tantas monografías polifónicas- por emplear novela autobiográfica, la metaficción o el pecuya versión rusa es de 1975, mientras que la un término puramente bajtiniano- sobre perso- riodismo. francesa, italiana e inglesa son de 1978, 1979 nalidades o asuntos del máximo interés para y 1981, respectivamente. El libro sobre Dos- los estudios lingüísticos y literarios. En 1991 Darío VILLANUEVA Bajtín y la literatura Este volumen habla a los bajtinianos convencidos, pero también proporciona una excelente introducción a sus facetas fundamentales. Los asuntos que aborda son los que singularizan a Bajtín en el panoraníia de la teoría contemporánea 13