Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C literario Ensayo U lectura y el criterio hermeN libro sobre demanéutico de la tradición siadas cosas corre pero no se comprende el riesgo de no Daniel Innerarlty que ese mismo equilibrio y serlo en realidad sobre ninese mismo criterio habían guna, pero puede tener la Eunsa. Pamplona, 1995. 167 páginas, 1.200 pesetas sido mantenidos en las liventaja de iluminar distintos planos y tiempos a la vez. Ese inevitable opondrá poesía e historiografía: como méto- teraturas de Occidente por la tradición de los riesgo y ese privilegio extraño se dan juntos dos distintos de tratar un objeto con no poco géneros y la unitaria cosmovisión de la retóen éste que, con todas las diferencias y pun- en común. Se afirma aquí que la constitución rica. En el capítulo cuarto, Funciones de la tualizaciones necesarias, conviene transitar y del sujeto moderno no sería comprensible sin ficción se saca partido de las Mínima Moraleer. Su base más sólida la constituye su con- el libro y la lectura crítica como si no hubiera lia de Adorno y de su el arte es la magia litrapuesta visión de dos poéticas: la clásica y habido práctica de escritura y lectura en el berada de la mentira de ser verdad se adla del romanticismo; y su parte más débil, su mundo antiguo, y como si la escuela, las an- vierte que, mientras la fórmula mágica se servía antaño de una forma incompleto conocimiento poética para fortalecer su del sistema literario de la efecto práctico, el poema Antigüedad: de la retórica y finge ahora una fórmula del origen y teoría de los mágica para intensivar (sic) géneros. Lo que le lleva a su efecto poético Y un uso poco riguroso de los como la poesía ya no dice términos y a un no blindar nada verdadero, tampoco de modo suficiente los condice nunca nada falso es ceptos. Así el vocablo po mimesis de sentido que se esía -que él emplea en el ha convertido en ficción sentido genérico y goet La irrealidad literaria es un hiano de D i c h t u n g- no libro de creciente brillantez, coincide en la Antigüedad que seduce por la belleza con lo que por tal entendede sus definiciones y que mos hoy, sino que se idendefrauda por la inexactitud tificaba con la épica y con de sus detalles. Dentro de la tragedia, mientras la lírica las primeras destacan las ocupaba un nivel más bajo. relativas al arte que no es La misma inexactitud linuna forma de saber, sino güística le hace confundir un modo de recordar es símil y metáfora e incurrir en lo más parecido a un sauna tautología como lo es cramento, pero no lo es; en hablar de un monumento él no hay ni una ausencia lingüístico memorable En real (como pretenden los Poesía y saber que es el deconstructivistas) ni una título del segundo capítulo, presencia real (como sosanaliza, a pasos demasiado tiene Steiner) sino lo que rápidos, el nacimiento de podríamos llamar una presencia ficticia la conciencia de ficción Lo hace de un modo sinDentro de lo segundo crético más que analítico y hay que situar su débil basin tener en cuenta tres gaje filológico y, sobre fuentes de fácil acceso que todo, su desconocimiento le habrían sido de máxima de lo que la Filología fue ayuda e interés: el libro de para el pensamiento roLuis Gil Los Antiguos y la mántico alemán y que tuvo, inspiración poética en el en Nietzsche, un segundo que se estudia con detalle conato- fallido- de existenel significado y sentido del cia. Frente a lo que la Retérmino entusiasmo el de volución Francesa tenía de Havelock sobre Homero, la Res Publica romana, los que especifica lo ya visto por Winckelmann: esto es, su condición de tologías y el grammaticus no hubieran ex- románticos alemanes optaron por una imagen enciclopedia portátil; y la interpretación que tendido un interés y un gusto por el fragmento de Grecia- y de la filología de Grecia- presidida por los ideales heroicos de la épica y de Rodríguez Adrados hace del destierro de los que desplazó, desde muy pronto, el sentido estético de la totalidad: un episodio, un la tragedia: esto es, por una visión aristocrápoetas por parte de Platón. tica, y no democrática, de la realidad. Como es sabido, éste no se refiere a los líri- canto, una escena proporcionaban un placer No entender esto le dificulta comprender cos sino a los trágicos, que habían sustituido igual, o mayor, descontextualizados que no. Y a los épicos y asumido, por tanto, el papel ello será de especial importancia en la apari- las dos filologías alemanas- la romántica y la asignado a Homero: el de educador. La dis- ción y constitución de un género tan subjetivo positivista- así como los dos conceptos de puta de Platón con ellos es por la paideia y moderno como la elegía latina que, en la Estado y los dos modelos de conducta a los por el poder dirigir la educación. La épica no época de Augusto, era tan indefinido y tan que responden y a los que dan lugar. Otro cuenta mitos y la tragedia los interpreta abierto como la novela de la época de Schle- hueco en su libro es el relativo a la traditio a la aemulatio y a lo que el Helenismo, los trocomo aquí se dice. No: la épica relata la con- gel. Se habla de la idea de viaje, pero se omite vadores provenzales y el Barroco representan formación del ethos y la tragedia analiza y expone los conflictos derivados de aplicar y tanto lo que la expansión occidental supuso en ese cambio de gusto y de mentalidad. Damantener la antigua moral guerrera a y en una en la antropología griega como lo que, para la niel Innerarity ha tenido el empeño de escribir sociedad urbana; la situación épica se con- moderna han escrito Ritter y el matrimonio un libro ameno y hermoso sobre varias cuesvierte en situación trágica cuando la moral del Groh. En cambio, se ve muy bien cómo la tiones inquietantes. Y lo ha hecho, sin rehuir rectilíneo relato épico pone al héroe en el fragmentación del mundo protestante res- la llamada de lo trascendente y sin renunciar a abismo de una exagerada creencia y en la an- ponde a esta falta de una comunidad de inter- la tentación de lo trivial. gustia de una extrema decisión. Platón pretación que en el catolicismo- s e d i c e Jaime SILES opone poesía y filosofía, como Aristóteles viene desempeñada por el equilibrio entre la La irrealidad literaria Innerarity ha tenido el empeño de escribir un libro ameno y hermoso sobre cuestiones inquietantes. Y lo ha hecho, sin rehuir la llamada de lo trascendente y sin renunciar a la tentación de lo trivial 12