Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C literario- -Lingüística S L A última Gramática como caer (se) sude la Real Acadebir (se) bajar (se) bemia Española apaber (se) fumar (se) 5 Emilio Alarcos Llorach reció en 1931, El desacuyo funcionamiento se 3 rrollo de los estudios lin- Espasq Calpe (Colección Nebrija y Bello de la R. A. E. 1994. 406 páginas, 2.400 pesetas atiene a constricciones! güísticos aconsejaba reno Dien aclaradas co- hacer para las futuras ediciones gran parte de debajo d las realizaciones diversas que former (se) una tortilla pero no comerse tortilla los fundamentos conceptuales y metodológi beber (se) dos cervezas oero no beberse? man una espesa e interminable casuística, las cos que habían sustentado aquella obra, lenta cerveza También convendría, en vista de las líneas maestras, los modelos que sustentan la y sucesivamente transformada desde su publivacilaciones actuales, aclarar la acentuación aparente heterogeneidad de los usos. La claricación en 1771. Pero, por diversas circunsde las formas conjugadas de adecuar- o te- í, dad en la concepción de los hechos tiene su tancias, la Academia sólo pudo ofrecer, ya en ner en cuenta el auge creciente del uso teme- correlato en la nitidez de su descripción. 1973, un Esbozo sin valor normativo de la niño de poeta 69) Y junto a caramba í Como era de esperar, Alarcos ha operado futura gramática que modificaba sustancial caray 305) podría añadirse caraco- i mente el planteamiento tradicional e introles que, como corcholis ilustia la ten- ducía criterios propios de la lingüística condencia a dotar a ciertos eufemismos de un temporánea. Truncado el proyecto de sufijo parasitario. El becqueriano yo no sé aquella edición, el académico Emilio Alarqué te diera por un beso hubiera sido un cos Llorach recibió el encargo de llevar a ejemplo perfecto para la alternancia can- cabo otra. En su origen, pues, ésta debía taría cantara de 223, 3 Y Miguel Her- ser la nueva Gramática de la lengua espanández- que no aparece en la lista de au- i ñola de la Academia. No lo es, debido a toridades- ofrecía prueoas contundentes diferencias de criterio entre la corporación y de! uso de relampaguear con sujeto ex- el redactor, y aparece bajo la exclusiva resplícito 329) El llanto lelampaguea re- í ponsabilidad de éste, aunque en una colampaguean las hachas y las hoces Y i lección académica que el volumen inautambién de llover- Ei mana, miel y leche j gura. de los higos, lluevo sobre la luz, dios con calzones Naturalmente, las obras litera- No hay gramática perfecta recuerda rias elevan a su máxima potencia todas tas Alarcos en el prólogo. Por precisas que posibilidades combinatonas y expresivas j sean las regías, son tan ricos y móviles los de una lengua. De este modo, a medida usos idlomáticos que ningún repertorio que vaya creciendo en e! futu o el numero puede aspirar a registrarlos todos, espede textos utilizados p- ira documentar los J cialmente cuando sus propósitos se ciñen usos que esta Gramática recoge, se n- j a describir y a ofrecer normas. Pero en este crementará también por tuerza el inventario caso la tarea ha recaído en un gramático de construcciones catalogadas Una obra experimentado, algunos de cuyos estudios, de esta magnitud no es flor de un día n se acogidos a la tradición funcionalista, son ya agota en una sola edición, y es seguro que clásicos por la deslumbrante novedad de asistiremos sin tardar mucho a la aparición sus planteamientos y por su rigor exposide nuevas versiones ampliadas Para entivo. En consecuencia, y aun aceptando la tonces podrán matizarse algunas afirma- imposibilidad de una gramática perfecta, cienes o pulir ciertos desajustes de escasa hay que convenir en que ésta de Alarcos monta. Así, la inclusión de fuego fatuo o- j se inscribe en la línea de las grandes consde sentido común entre las combinacio- trucciones gramaticales de nuestra historia, nes que no admiten la inversión de sus desde Nebrija y Correas hasta Salva y Becomponentes sin modificar su sentido llo. Adoptando inicialmente, aunque con 105) cuando lo cierto es que la distribu- ¡pequeñas variantes, la división tripartita del ción fatuo fuego sería sencillamente impen- í Esbozo -fonología, morfología y sintaxis- e sable. O la Introducción, como uno de los! aquí más como gramático que como lingüista. incluso renunciando en muchos casos a sus ejemplos que acreditan el uso del relativo sin El carácter normativo que la obra tenía en sus propias acuñaciones terminológicas, Alarcos antecedente, del enunciado Ellos serán tam- comienzos y que no ha perdido se refleja en ha elaborado un preciso inventario de formas y bien quienes determinen las penas 135) i las numerosas obsen aciones acerca de usos enunciados, apoyado con frecuencia- como Por lo que se refiere a las cuestiones termino- incorrectos, atenuadas, sin embargo, por es tradicional- en ejemplos literarios y exlógicas, Alarcos ha hecho un esfuerzo notable ¡cierto hálito de tolerancia que recorre las págipuesto con inverosímil concisión. Piénsese, para sortear los peligros de la novedad, e in- 1 nas de la obra y que procede más del lingüista por ejemplo, que la incompleta Gramática escluso, como ya se ha dicho, ha procurado evi- que del dómine. No echo en falta nada esenpañola (1951) de Salvador Fernández Ramítar designaciones que en sus trabajos eran cial, aunque, teniendo en cuenta el uso inevirez, que abarcaba únicamente los capítulos habituales y que podrían sorprender a lectores i table de esta Gramática como libro de condedicados a los sonidos, el nombre y el prono muy familiarizados con estos problemas sulta, tal vez convendría añadir un capitulillo nombre, requirió 498 páginas de amplio forAcaso resulte insatisfactoria la denominación ¡sobre la formación de palabras, a fin de promato. Todas aque objeto preposicional -lo que el autor nombró j porcionar orientallas cuestiones se hace ya muchos años como suplemento ciones acerca del incluyen en las 120 porque existen otros diferentes que también j funcionamiento y primeras páginas Es de justicia saludar con se construyen con preposición Pero lo cierto los valores de alde la Gramática es que la terminología constituye un terreno j alborozo esta Gramática de gunos morfemas de Alarcos sin que delicadísimo en el que pocas veces hay solu- ¡derivativos, como la lengua española de se haya omitido ciones plausibles. los llamados aprenada esencial. La Emilio Alarcos Llorach. Se ciativos, diminutisimplicidad no es trata de una obra Es de justicia saludar con alborozo esta: vos o aumentatiaquí simplificación, Gramática de la lengua española de Emilio 1 vos, por ejemplo. sino consecuencia admirable, donde la Alarcos Llorach. Se trata de una obra admira- y podría ampliarse de una capacidad sabiduría, el instinto ble, donde la sabiduría, el instinto lingüístico y j lo que se indica a de síntesis nada el talento brillan por igual No podía exhibir la propósito de los común y de una vilingüístico y el talento nueva colección Nebrija y Bello un pórtico i sión de los fenóincrementos probrillan por igual más prometedor. menos gramaticanominales átonos les que busca, por 351) mencioRicardo SENABRE nando casos 15 Gramática de la lengua española i r