Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes Nueve realismos consagrados Galería Ansorena. Madrid Alcalá, 54 Hasta el 28 de marzo De 30.000 a 3.000.000 de ptas. cubrimiento del Premio Penagos en 1986, cuyo rincón de invernadero es un prodigio de dibujo y transparencia. El tercero de los nacidos en la capital es Gabriel Pedrero, cuyos bodegones rompen con la tradición y convierten en protagonistas, individualizándolas, a las hortalizas y frutas que antes eran sólo elementos auxiliares de la composición. Su realismo no es fotográfico y la pintura canta en los verdes y los ocres. Otro madrileño es Cayetano Portellano, -hábil y sensible en el paisaje, el bodegón y en ese género que en España tiene actualmente valiosos cultivadores: la pintura de jardines y parques. Por último (a causa del alfabeto y no de sus méritos) hemos de citar al maestro manchego Manuel Villaseñor, decano de este grupo de consagrados pintores realistas. Tres hermosas obras, muy representativas de su arte y su sabiduría, nos recuerdan la perenne actualidad del pintor de los cuadros con atmósfera, de la realidad más real, del misterio y la belleza de las cosas sencillas. Medio siglo de actividad no ha agotado la fecunda vena de Villaseñor, apoyada en esa trilogía de virtudes que sólo tienen los elegidos: arte, talento y técnica. Javier RUBIO N INGUNO de los artistas que aparecen reunidos en esta exposición es un descubrimiento. Todos ellos (excepto tres) han cumplido los cincuenta años y su actividad docente, sus becas y premios, su trayectoria, son otros tantos argumentos para justificar una consagración dentro del arte contemporáneo. Unidos por el cultivo común de un cierto realismo, nos ofrecen sin embargo un abanico de posibilidades antagónicas, aunque válidas todas ellas. No son, repetimos, un descubrimiento, pero bien merecen el comentario a una obra bien hecfia, característica, personal, inconfundible. Bodegón (35 x 40) de Manuel Villaseñor Son, por orden alfabético, el toledano Francisco Aparicio, único Interiores en rojo, nos ofrece una cos. Nacido en Vitoria, José María escultor de la muestra, que pre- visión muy peculiar del mundo y Garayo es el creador de unos paisenta dos interesantes relieves, su conocimiento del color logra sajes muy libres y de un gran uno en bronce y otro en piedra, -que estos óleos resulten armonio- lienzo en el que privan el orden y más una Silla cuadrícula tam- sos y misteriosos. El abulense Flo- la sencillez de los elementos y la bién en bronce, de tamaño natural rencio Galindo, galardonado con composición. y acentuada intención surrealista. el Premio Blanco y Negro en 1974 También es madrileña Concha Cinco medallas grandes son su y L Oreal en 1988, continúa su sa- Hermosilla, tan afortunada en la aportación novedosa a un género bia y delicada investigación sobre captación e interpretación del paitan necesitado de técnicas y te- las flores, con cinco obras de una saje, de los jardines umbríos, de la mas diferentes. El burgalés José especial belleza y un profundo sa- naturaleza, al igual que su paisano María Cuasante, con sus cuatro ber de los procedimientos pictóri- Pedro Martínez Sierra, gran des- Jazzarte: una experiencia colectiva C años y cuyo cuadro, Músico con trabajo es quizá el másnotable de la mues tra. A Fernando Rubio, después de haber trabajado en diversas publicacioINCO españoles y nueve nes americanas y extranjeros se reúnen en europeas, dirige acesta primera muestra de tualmente la sección pintura y obra gráfica en el Jazz, de Ilustración de una exposición en la que destaca nuestro diario. Carla variedad de procedimientos y los Killian, otro culti. estilos y la abundancia de nomvador de la técnica bres relacionados con el mundo mixta, presenta cuade la ilustración y el dibujo. Cartel, tro obras llenas de cubiertas de discos, portadas de ese virtuosismo lilibros, colaboración en periódicos neal característico y revistas, son actividades prefede sus ilustraciones, rentes para la mitad de estos artisque nuestros lectotas, pero el sentido y el conocires encuentran cada Obra de FwnarxJo Rublo miento del color, aunque distinto al semana en las págique mueve al pintor, hacen de esta colectiva una interesante le han dotado de una especial nas de Blanco y Negro. Estilo que prueba de tratamiento de un tema sensibilidad para este tema, que recuerda aquella Edad de Oro de único: el Jazz, sus protagonistas y trata con fidelidad y patetismo. A los años veinte y treinta, plasmada la negritud norteamericana. Jorge Ludueña, también nacido en en las revistas satíricas europeas. Por veteranía, hemos de citar, en la capital de la República Argentina Los tres retratos de Walter Caneprimer término, al bonaerense Car- (al igual que todos sus compatrio- varo poseen un dibujo excepciolos Avallone Bravo, cuyos estudios tas aquí representados) que re- nal. Gerardo Amechazurra ha colparalelos de Bellas Artes y Música side en Madrid desde hace veinte Galería Novart. Madrid Monte Esquinza, 46 Hasta el 11 de abril De- 30.000 a 620.000 pesetas 34 ft. m. K. gado dos temas jazzísticos en técnicas mixta, en cierto modo alejados de aquellas viñetas e ilustraciones propias de su época de comió. Catherine Colé recoge dos figuras femeninas, en color, de gran fuerza expresiva y vago aroma criollo Juan Díaz Zarate tiene un cuadro costumbrista, con negros de suburbio, y otro cuadro no demasiado próximo al tema propuesto. Germán Mateo Santamarta realiza composiciones con manos y saxos y sus tres obras son interesantes. Fernando Plaza se adscribe a las nuevas comentes ilustrativas y Jennifer Angelika, germano- americana, que no ha expuesto individualmente aún en España, está muy dotada para el retrato: sus cuatro figuras del Jazz clásico lo demuestran. J. A. Santos Pastrana nos ofrece un pianista, de calidad y Pedro Arjona dos multicolores bocetos de cubierta para discos. Por último, Sergio Cid ha pintado un acrílico en tonos violeta sobre el escenario presidido por la batería del Jazz Band J. R.