Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes Barcelona Herreros, Duran y Boadella: combate de frases Ramón Herreros. Gal. Maeght Monteada, 25 De 204.000 a 2.035.000 pesetas Hasta el 14 de noviembre Pep Duran. Gal. Caries Taché Consell de Cent, 290 De 250.000 a 3.000.000 de pesetas Hasta finales de noviembre E S curioso constatar cómo una reivindicación que en principio era justa y necesaria -l a que reclamaba para el arte figurativo realista de nuestro siglo una mayor atención y consideración por parte de unos poderes culturales que, por historicismo, intereses o rutina, privilegian exclusivamente lo que se presenta como vanguardista- se ha desquiciado haSta el punto de que un autor teatral como Albert Boadella, que como disfrutador del arte reconoce no haber conseguido pasar más allá de Cézanne se ha atrevido a escribir- concretamente en El país por lo menos en la edición catalana- que el arte contemporáneo es una mamarrachada que nos encontramos ante uno de los mayores fraudes en la historia de las artes con el consentimiento general y el apoyo de los Estados o que el mismísimo Miró no es más que un pompier del paleolítico Si presto atención a estas opiniones es porque estoy seguro de que existe una gran mayoría silenciosa que las comparte y porque, además de barbaridades generales, el artículo de Boadella contiene también algunas verdades parciales que rompen un tabú al cuestionar el rutinario todo (lo presuntamente vanguardista) vale Tiene algo dé razón Boadella cuando afirma que nadie desea debate en el arte actual cualquier polémica sería perjudicial para el complejo montaje comercial o- con caricatura humorística- que bajo el pretexto de romper moldes ha irrumpido en los iniciáticos oficios artísticos una invasión de frustrados yeseros, albañiles, traperos, metalúrgicos y bricoleurs que arrasan con cualquier signo del pasado que pudiera suponer la mínima sujeción a un código cuando concluye que el pretendido espectáculo de la libertad se ha convertido en monotonía y esterilidad Lástima que Boadella mencione a f liró- uno de los creadores más originales de este siglo- como ejemplo de fraude. Si se hubiera referido a la pesadez apostólica de Beuys, a los efectismos oportunistas de Schnabel o las ensaladillas de símbolos de García Sevilla- por citar sólo tres ejemplos prestigiosos- quizá su artículo habría estado cargado de razón. En cualquier caso, exposiciones como la dedicada a la abstracción holandesa- ya lo señaló 36 Ramón Herreros: El axioma de María X. El arquero 1991 bismo efímero. Herreros ha escrito lo siguiente: La forma abstracta domina todo el periodo de las eras del bronce y el hierro, de la oriental antigua y griega arcaica... un periodo de historia mundial que abarca aproximadamente desde el 5000 hasta el 500 antes de Cristo. En relación con este periodo de tiempo todos los estilos posteriores parecen efímeros. Y otra lección de historia para los Boadellas de este mundo: Han coexistido en el arte prehistórico dos tipos de abstracción. La que proviene de la destilación y la síntesis y la que surge de la experiencia, experiencia que me atrevería a llamar mística. Naturalmente, no se puede pretender que la experiencia mística esté al alcance de todo el mundo, ni siquiera de los críticos de arte profesionales o improvisados. No se compra en las tiendas ni se aprende en las escuelas. Se vive o no se vive, como la pintura o el teatro. Por mi parte, voy a seguir detestando la mala pintura abstracta y la mala pintura figurativa, y no pediré permiso a la academia para disfrutar de las realidades no fotográficas de Arp, Michaux. Miró o Herreros, ni a la neoacademia vanguardista para admirar los diluvios de Leonardo, la luz- color de Vermeer o los jardines y negruras de H. Bosch. Abstracción y figuración son visiones complementarias también ha dicho Herreros. En cuanto a la exposición de Pep Duran (Vilanova i la Geltrú, 1955) me pareCe la mejor de las que he visto de este artista. Curiosamente, es dando la razón y la vuelta a una de las brillantes frases acusatorias de Boadella- Las galenas (de arte) se asemejan hoy a las salas de manualidades de un frenopático -como Duran pone en escena fenómenos característicos de nuestra civilización constructora de objetos y destructora de integridades y vidas: la cosificación y fragmentación de la experiencia humana- acumulativa y obediente a modelos prefabricados- y la violencia desmembradora inherente a las formas culturales y artificiales. Y ello lo logra- intencionadamente o n o- mediante la operación contraria: la disposición y humanización de objetos y fragmentos encontrados. En ciertos casos, el arte trapero también tiene su sentido. Juan BUFILL Pep Duran: Collage Blzarre 1992 Santos Torroella la semana pas a d a- o las de Herreros en la Maeght y de Duran en Caries Taché, desautorizan esa especie de absíractofobia que recientemente se ha podido detectar- por lo menos en Cataluña- en artículos públicos y conversaciones privadas. Ramón Herreros (Barcelona, 1947) realiza una pintura abstracta y simbolista, de personalísimo y atractivo cromatismo, una pintura poética y musical que logra similar intensidad en sus aspectos sensual, intelectual y- e l ensueño del artista es unitivo- también místico. Remito al lector a mi reciente artículo Ramón Herreros y el modo infinitivo (ABC Cultural, número 21) pues me interesa ahora recordar que sobre la abstracción, actualmente denostada como esno-