Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C de las artes Primavera Fotográfica Objetivo de miyer S ESENTA y siete exposiciones han conformado la VI Primavera Fotográfica de Cataluña, de las cuales catorce aún son visitables. La concentración en unas pocas semanas de tal cantidad de muestras- l a mayor parte interesantes- han convertido a Cataluña en un escaparate del arte fotográfico capaz de atraer a un público, internacional. Esa misma cantidad es la que, sin embargo, ha obligado a los comentaristas especializados a reseñar en pocas líneas exposiciones que merecían más espacio. En un anterior artículo me referí a las muestras de la sección Selección Crítica y ahora lo haré a las de las secciones Mujer Fotógrafa y Europa: clásica e inédita Sandy Skoglund y Graciela Iturbide han sido las dos fotógrafas presentadas por la Fundación La Caixa. La retrospectiva de Skoglund, con un montaje del que hay que destacar una acertadísima iluminación, mostraba sus deliciosos bodegones pop, sus famosas fotografías de instalaciones y también una serie algo fallida, titulada True Fiction Lo más característico de Skoglund son sus impactantes escenificaciones donde animales de colores de artificio- gatos radiactivos, zorros al rojo vivo o gérmenes pegajosos, visibles en forma de chicles masticados- invaden, en número inquietante, habitaciones monocromas, bañadas de uniformidad, cubiertas de ausencia de vida o de mediocridad, como ese restaurante completamente gris de Fox games (1989) con sus panes grises, su lámpara de araña gris y sus comensales también grises. Entre Magritte y Los Simpson -a l primero le une su gusto por la distorsión y la dislocación de lo cotidiano y su tono teatral y misterioso, a la Información: Centro de Arte Santa Mónica Rambla de Santa Mónica, 7 Barcelona Fotografía de Rosalind Solomon serie de dibujos animados, su uso del color y el carácer de su crítica social- la obra de Skoglund es un buen ejemplo de fotografía escenificada típica, por su espectacularldad, del arte de los ochenta. Es interesante subrayar que son la proliferación, la invasión y la cantidad los principales factores que determinan el carácter amenazante de sus mejores escenas, con lo cual Skoglund demuestra estar al tanto de la actualidad mundial. A Graciela fturbide no le ha hecho falta construir sus escenas, puesto que su país- México- es generoso en imágenes y sucesos superrealistas. También el realismo mágico de la literatura hispanoamericana se alimentaba de algo más que de la fantasía de sus autores. En algunos lugares, basta con saber mirar, seleccionar y tomar nota o tomar foto para que aparezca la magia: así la Señora de las iguanas la Señora de los pájaros o esa Mujer ángel que se aleja caminando en un desierto, con su extraña falda ancha y su pelo largo y negro, con los brazos casi abiertos como las alas de un cuervo, y provista de un gran radiocassette a modo de maleta. Es una lástima que esta muestra no sea itinerante, pues Graciela Iturbide lo merece. Otra institución que, como en otras ediciones de la Primavera Fotográfica, se ha distinguido por la calidad de sus exposiciones es el Instituto de Estudios Norteamericanos. Dos fotógrafas de carácter netamente humanista- Mary Ellen Mark y Rosalyn Solomon- han sido sus escogidas. Solomon no empezó a dedicarse seriamente a la fotografía hasta los cuarenta y cuatro años. Desde entonces ha recorrido el mundo y ha sabido fotografiar esa condición humana que es común a pueblos y razas muy distintas entre sí, con una visión poética y ética que, por cierto, apenas se da en ios programas documentales e informativos de las diversas cadenas de televisión. La obra de Mary Ellen Mark es también un espléndido y emotivo ensayo fotográfico sobre la condición humana, sobre su precariedad y su dignidad, que tendría sus equivalentes cinematográficos en películas como El Río -l a dirigida por Jean R e n o i r- o El mundo de Apu también realizada en la India, por el recientemente fallecido Satyajit Ray. A través de las visiones del dolor y la inocencia de la miseria y la magia, de la injusticia y de esa forma de amor que es la solidaridad activa, Mark demuestra, además, que la fotografía es capaz de logros que otras artes no permiten. Esas imágenes de niños ciegos que acarician flores en un prado o que son acariciados por la brisa que entra por una ventana, en pintura seguramente parecerían sensibleras, pero en estas fotos son manifestaciones de una verdad que es poética y resulta revulsiva, y por ello se aparecen como la belleza misma. También para documentar determinadas realidades la fotografía es insustituible. Sobre la Barcelona destruida durante la campaña preolímpica, la exposición del colectivo Arrós Blanc y Negre sobre esos emblemas del buen vivir popular que eran los actualmente demolidos restaurantes playeros de la Barcebneta, era sin duda una propuesta de interés para el ciudadano, pero el Ayuntamiento de Barcelona suspendió esta muestra sin dar explicaciones. En cuanto a la sección dedicada a la fotografía en Europa, las exposiciones más importantes han sicjo Temps de Silenci (fotografía española de los años 50 y 60, con un catálogo muy recomendable) Fotografía subjetiva, la aportación alemana, 1948- 1963 y las presentadas en La Virreina: André Kert é s z Ma France y Musa Museu esta última visitable hasta el 30 de agosto. Mary Ellen Mark: Líllíe con su muñeca Seattie, Washington, 1983 38 Juan BUFILL