Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C literario Novela Brisa de asfalto Félix Teira Cubel Anaya Mario Muchnik. Madrid, 1991. 171 páginas. 1.500 pesetas Infantil El regalo Carmen Blázquez Gil Ilustraciones de Violeta Monreal. Susaeta Madrid, 1991. 29 páginas, 595 pesetas S ALVO para quienes se dejan llevar por las modas, será difícil sostener con razones, sin caer en roma simplificación, la existencia de modalidades novelísticas y de técnicas narrativas mejores o peores en sí mismas. Sí hay estrecha relación entre unos materiales y la forma adecuada de contarlos. Cada asunto reclama unos modos determinados de atKirdar su narración en un discurso pertinente. Y del acierto en esta elección previa que determina la estructura de una novela depende, en gran medida, el valor de los resultados obtenidos. Cuando un nuevo escritor alcanza su bautismo literario con la publicación de una obra cumplida en su autenticidad y coherencia entre sus contenidos y las técnicas empleadas en su tratamiento, el crítico se reconcilia con su casi nunca bien comprendida tarea. Éste es el caso de Brisa de asfalto primera novela del joven Félix Teira Cube! maestro rural de adultos residente en Belchite (Zaragoza) premio Altea de literatura infantil y, al parecer, autor de bastante obra inédita. Desde luego, ésta que ahora publica revela una madurez nada frecuente en una primera novela, tanto en la profunda verdad de las historias urbanas de unas gentes estafadas por la vida como en la sabia actualización de técnicas neorrealistas en un texto de elaborada estructura y estilo muy cuidado en su precisión, riqueza y variedad de registros. Como en algunas obras del neorrealismo italiario y español de la posguerra, en la estructura de Brisa de asfalto dialogan internamente el cuento y la novela. Esto sigue siendo frecuente en autores de estos últimos años, como, por citar sólo algunos ejemplos ilustrativos, Robert Saladrigas, Juan José Millas, Luis Antonio de Villena, Riera de Leyva o Mercedes Soriano. Teira Cubel ha dividido su novela en ocho capítulos con otras tantas narraciones complementarias que van exponiendo la historia de cada caso en particular Esta renovada épica de los pequeños oficios, como quería el recordado Aldecoa, se desgrana aquí en la soterrada tragedia diaria de unas familias vulgares cuyas vidas, maceradas por la angustia o la resignación, transcurren a trompicones para llegar al mismo sitio en donde ya estaban: en el edificio con desconchones levantado en los comienzos de la especulación inmobiliaria por quienes supieron subirse al tren de los nuevos ricos en complot con los que siempre habían viajado P ERTENECE el libro El regalo a la colección Garatjato, una nueva serie de la editorial Susaeta realizada conjuntamente por la escritora Carmen Blázquez y la ilustradora Violeta Monreal, que va orientada principalmente a niños de edad prelectora, es decir, entre cuatro y seis años. Quizá sea esta franja de edad la que presenta más problemas a la hora de satisfacer las necesidades de los niños. Los adultos, que, en definitiva, son los que compran los libros para los lectores infantiles, se debaten entre los que tienen mucho texto y poca imagen (con lo cual los niños se fatigan y abandonan pronto su lectura) o los que ofrecen muchas ilustraciones y escaso texto (a los que suelen achacar falta de contenido) La fórmula que ha adoptado esta serie no es nueva (el precedente más conocido es El oso, el poney y el manzano de la editorial Juventud) pero apenas si hay uno o dos títulos. En esta ocasión, se ha pensado como colección y son ya varios los libros lanzados. La lectura en estos álbumes es un juego participativo que intenta desarrollar en los niños la atención, la memoria y el lenguaje. Hay palabras, dentro de las frases, que son sustituidas por un dibujo (pictograma) de forma que el pequeño lector completa con su vocabulario el significado. Imagen y texto se equilibran perfectamente a lo largo del libro, sin que ninguno predomine; paralelamente, la repetición de los objetos y de los personajes ayuda a fijar el relato en la memoria. El recurso pedagógico es similar al de la lógica matemática: primero se reconoce lo unitario y posteriormente se integra en un conjunto, en este caso la ilustración de la página. El regalo cuenta las divertidas peripecias de una cabra que llega a una familia como regalo de un tía en el pueblo. Los apuros para integrarse en las costumbres urbanas y las dificultades para convivir todos juntos es el objeto del cuento, que causará regocijo a los pequeños lectores. Otro de los títulos de la colección, el llamado Los colores del camaleón nos ofrece las andanzas del curioso reptil en busca de alguien que pueda enseñarte a camuflarse. Asimismo, Los pingüinos heladeros se convierten en expertos resposteros cuando descubren las deliciosas frutas que ha esparcido un avión siniestrado en el Polo Norte. Mucho miedo le da al Pequeño elefante en las noches sin luna otro de los libros de la colección, los rugidos del tigre y los dientes del cocodrilo. ¿Podrá, por fin, superado? Y el tucán, hermoso pájaro de colores, encuentra en el libro En el camino del sol un lugar para vivir tan bello como el que había abandonado. Todos los libros mencionados son sencillos relatos, bien estructurados, con tipografía grande y dará, frases cortas y repetitivas e ilustraciones muy sugerentes. Una buena iniciativa la de esta colección, que será, sin duda, bien acogida por padres y educadores, y que sirve tanto para niños en edad prelectora como para aquellos, más mayores, que presentan alguna dificultad de comprensión. María SOLÉ La obra revela una madurez nada frecuente en una primera novela, tanto en la verdad de las historias urbanas narradas como en 7 a sabia actualización de técnicas neorrealistas a la vez que en todas se van diseminando relaciones entre las anteriores y las siguientes hasta concentrar en unas cuantas familias residentes en un edificio de nueve plantas una desolada visión de la sociedad española en los últimos veintitantos años. El procedimiento no es nuevo. Cualquiera podrá recordar fácilmente conocidos y prestigiosos modelos. El mérito de Brisa de asfalto no está, por tanto, en su hallazgo de otros caminos, sino en su admirable integración de diversos planteamientos narrativos y diferentes puntos de vista en una aproximación a las penas y alegrías cotidianas de unos seres en Jos cuales ha prendido, una vez más, el tan humano enfrentamiento entre la realidad y el deseo. 10 en él. Nadie ha logrado escapar de allí. A la postre, sus vidas no han dejado de ser un continuo pedaleo absurdo e inútil que tiene su mejor representación en la bicicleta estática de Arturo Sánchez Rubial, el protagonista de la séptima historia. Esta idea de circuito cerrado que siempre conduce al mismo sitio resulta reforzada por la misma composición de la novela. Se abre con un pórtico introductorio en el que se adelanta una somera presentación del edificio en su emblemática condición de casa- colmena cuyo espacio común- empequeñecido por la proximidad de un gran hospital- permitirá luego la múltiple relación entre sus moradores y su entrecruzamiento de perspectivas en la imagen final de la totalidad. Los seis capítulos centrales, más largos, aportan sendas variaciones, distribuidas en simetría o en contraste, de un mismo vano empeño ejemplificado en historias de ternura matrünotiiar, crueldad enfermiza agudizada por ciertas conductas sociales, humillaciones nacidas del dinero siempre tasado, angustias alimentadas por la ambición, miedos incurables en el desamparo y quiebras de un pasajero bienestar logrado a fuerza de muchas horas extras. La composición se cierra con el breve capítulo final, centrado en la figura del portero, en cuya peripecia personal caben con toda lógica algunas soluciones más de cabos sueltos en las historias precedentes. Y todo se ha desarrollado sin maniqueísmos ni simplificaciones de ningún tipo, con un enfoque comprensivo de tantas aspiraciones individuales y familiares, propiciado por la variedad de modalizaciones narrativas y de formas de acceso a la intimidad de los personajes y enriquecido por la bella factura de una prosa ajustada a cada situación y de notoria eficacia, expresiva en su misma diversidad. Ángel BASANTA