Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INTERNET k: i j t i i c í i x v El corazón de la mayor empresa informática del mundo recuerda a una de las grandes universidades norteamericanas con instalaciones de deporte y maravillosas arboledas el nuevo estándar conocido como X M L- eXcensíve Markup Language- O t r o aliciente definitivo para toda esta ambiciosa reinvención de Microsoft dentro de Internet es la evidente pérdida de su papel dominante en algunos sectores decisivos de la industria informática. En el p r o pio terreno de servicios a través de la Red, el gigante de R e d m o n d se ha visto m e n g u a d o por America O n l i n e (AOL) En el creciente campo de los asistentes digitales de bolsillo, compañías como Palm marcan hoy la pauta. En la trasmisión de vídeo v audio, nombres como RealNetworks están planeando una batalla efectiva. Pero quizá todos estos retrocesos de Microsoft sean la mejor solución posible para los graves problemas ancitrust de la empresa. Aunque el imperio de Bill Gates es mayor que cuando el Gobierno federal y diecinueve estados empezaron hace algo más de dos años sus acciones judiciales por abusos monopolísticos, el coloso crecido en un suburbio de Scattle se enfrenta finalmente a una rivalidad a su altura. Por lo menos con el enorme c o m p e t i d o r que s u p o n e la t u s i ó n viento en popa de AOL con Time Warner. O t r a cosa es que los líderes de la empresa se resignen a perder el p o m p o s o t í t u l o de Masters del universo informático y el gran temor que siempre han inspirado entre sus competidores. I VT fW j ákái. David del Val, ingeniero jefe de desarrollo en Windows Media, es uno de los veinte españoles que trabajan en la sede de Redmond. Ingeniero de Telecomunicaciones, este madrileño de 31 años consiguió en 1994 una beca de La Caixa para estudiar en Stanford, la institución educativa fundada en 1885 por el magnate de los ferrocarriles Leland Stanford y ahora convertida en una de las universidades más decisivas de la Nueva Economía con sus reputados estudios en informática, economía y negocios. Allí llegó a la conclusión de que la clave de Stanford no era tanto Ío que se pudiera aprender en las clases sino el ambiente emprendedor que respiran tanto estudiantes como profesores. Rápidamente se incorporó como ayudante en un laboratorio de investigación, justo en los albores de la revolución Internet. En un cuarto de máquinas con un ruido ensordecedor, David y su grupo de colegas, procedentes de la India, se concentraron en el desarrollo del software necesario para trasmitir vídeo a través de Internet. En abril de 1995, sus esfuerzos se vieron recompensados con la pionera emisión de una clase sobre ordenadores paralelos. El resto de la historia ha sido toda una increíble y rentable aventura empresarial, en un principio posible gracias a cinco inversores que aportaron cien mil dólares por cabeza 17,5 millones de pesetas) Cantidad abultada en 1996 pero pequeña en comparación con las actuales cifras que se barajan a la hora de lanzar nuevas empresas en Silicon Valley. La empresa resultante, VXtreme creció como la espuma, con una plantilla de cien personas en cuestión de un año. Entre sus primeras obligaciones, David y sus amigos tuvieron que buscar y contratar a sus propios jefes. El empujón definitivo de la empresa vino cuando la CNN utilizó esta tecnología para trasmitir vídeos con solamente cinco segundos de espera en su página web Demostrando que el esfuerzo precisa también de buena suerte, esta oportunidad coincidió con el espectacular éxito de la NASA al colocar el 4 de julio de 1997 la nave (Pathfinder sobre la superficie de Marte y maniobrar et robot Sojourner Al poco tiempo, Microsoft y sus abultados bolsillos llamaban a la puerta. Tras unas rápidas y multimillonarias negociaciones, la empresa fundada por David del Val y sus colegas de Stanford fue incorporada dentro del imperio de Bill Gates. El español reconoce que continúa trabajando na por el dinero, sino por todo el increíble aliciente profesional que tiene por delante. En su opinión, para un ingeniero no existe mayor orgullo que construir algo que va a ser utilizado cada dta por millones y millones de personas Pero a pesar de todas estas gratificaciones, David dice que algún día sin prisas, regresará a España. ByN 6 0