Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A El campus central de Microsoft- empresa que se gastará este año unos setecientos mil míltones de pesetas en Investigación y desarrollo- es también un masivo banco de pruebas. En la jerga de la industria, los ingenieros de Microsoft están obligados a comer su propia comida de perro lo que significa comprobar en carne propia la calidad de los productos que eventualmente serán utilizados por millones de consumidores en todo el mundo. Desde meses antes de su lanzamiento, la mayoria de los ordenadores en Redmond estaba funcionando con el Windows 2000. Para detectar y corregir fallos, todos los empleados han tenido la consigna de informar sobre cualquier anomalía o (tcrash sin importar la urgencia de sus tareas. Un equipo de forenses informáticos se ha dedicado a analizar máquina por máquina todas las dificultades encontradas, en busca de las correspondientes soluciones. Dentro de esta caza sistemática de errores, la jornada de trabajo es de veinticuatro horas, siete días a la semana. Cuando los creadores de software no utilizan sus ordenadores, las máquinas están programadas para continuar trabajando de forma intensiva y abrir archivos aleatoriamente. Un abuso constante pensado para que todos los computadores en el cuartel general de Microsoft sirvan también como un gran banco de pruebas. En algunos proyectos, por cada ingeniero de desarrollo trabaja un ingeniero de control de calidad. Para las personas involucradas en estas tareas inventivas, un sistema operativo es, al fin y al cabo, una obra de ingeniería terriblemente compleja. Un pequeño fallo en una sola línea de código y nada funcionara como es debido. Con tanta pasión por la calidad, uno se pregunta cómo Microsoft ha permitido! a casi legendaria inestabilidad del Windows hasta su versión 2000, provocadora de maldiciones en toda clase de lenguas proferidas por usuarios terriblemente molestos por la frustrante congelación de sus pantallas. La explicación de la empresa es que la marca Windows carga con las culpas de miles de programas, que no siempre resultan del todo compatibles con el sistema operativo presente en un noventa por ciento de los ordenadores personales de todo el mundo. DVKI R O