Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Anotaciones sobre el mal gusto POR P A m i C I A DE S O U Z A (ESCRITORA) Q i hay algunas frases tajantes, directas, llanas y explícitas son: no me gusta no me gustas es de mal gusto o no tiene gusto y todas las conjuga F ciones que se pueden hacer con la palabra gustar Según mi diccionario de Corominas, tomada del latín gustus, acción de catar, sabor de una cosa. Acepción que según él se mantiene hasta el siglo XVI en que aparece la idea de gustar de algo y, luego, tomar placer Ligada a las nociones de estética, la cuestión de practicar el buen gusto siempre nos ha parecido obvio, como nos parece obvio levantarnos todos los días y caminar sin caernos, pero el gusto, ¡ah! ese vicio de querer disfrutar de todo lo que vemos y tocamos, es más complicado y al mismo tiempo tan simple como el refrán que dice que Para gustos y colores no han escrito ¿o es nacido? los autores O sea, los juicios estéticos son simplemente subjetivos y arbitrarios. Nadie se atrevería a decir que la idea de lo que es bello, bonito, de buen gusto, feo. etc. es absoluta e impenetrable... ¿o sí? r: En realidad, parece que, ahora, se habla más de un consenso entre imaginación y entendimiento para emitir cualquier juicio estético. La relatividad de estos conceptos ha hecho necesario este imperativo para poder juzgar las obras de arte y para que no se confunda codo y se diga: light para decir ligero, BVN 4 4 liviano, superficial, banal, frivolo y prescindible a cualquier cosa u objeto que no nos guste, así la descalificamos de plano. En muchos casos la ligereza podría ser una virtud y no un defecto: ¿por qué siempre queremos cargar la piedra de Sísifo? Cuando se habla de light se quiere decir que determinado objeto es intrascendente para todo el mundo, hablando en términos universales. Nadie piensa que su juicio no es necesario ni universal -r F ra mencionar algunos autores. Platón, liga la belleza con el mundo de las ideas, de las esencias; en ese sentido, la belleza se relaciona con el Bien y es universal; en sus Lecciones sobre estética Hegel habla de la belleza como encuentro con la verdad, también una teoría esencialista; y el vitalismo de Nietzsche la reivindica como plenitud y total libertad. Umberto Eco, en La obra abierta analiza los criterios estéticos tradicionales y contemporáneos evitando reducirlos a meros conceptos, e ítalo Calvino intentó explicar por qué había que leer a los clásicos y qué es un autor clásico. También habló de la ligereza como una virtud en sus Seis propuestas para el próximo milenio Actualmente, la filosofía estética contemporánea invierte las jerarquías de los criterios de superficial y profundo, haciendo que el último tetmine siendo poco menos que pedante e imposible. En suma, no hay ningún consenso en tomo a lo que significa lo bello y de esta manera hablar de buen gusto en términos infalibles li Nuestro gusto está condicionado por nuestra capacidad de ver y