Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r Lah 1. El dormítoTto de ÍBiipe V e Isabel de Tarnesio. 2. El comedor con unas lámparas francesas de bronce. 3. Detalle de la Galería de estatuas portantes reformas, la de Procaccini y la de Juvara y Sachctti, posteriormente, que dibujaron unos aires barrocos, de mayor prestancia. El escaparate perfecto que preservara la corona y diera rienda suelta a los delicadas preferencias artísticas tanto de Felipe V como de su mujer, Isabel de Farnesio. El tiempo, las distintas épocas, los diferentes gustos de los sucesivos monarcas- tal es el caso de Carlos III quien acometió los más profundos cambios en el edificio y en el lugar- y desgraciados sucesos, como el incendio ocurrido en I 9 l 8 que destrozó buena parte del conjunto, fueron alterando la apariencia original de las salas. Tiempos y épocas superpuestas, ya que el Palacio fue residencia de verano de la Familia Real hasta el reinado de Alfonso XIII. Tres de sus hijos nacieron aquí. Ya que el objetivo de los trabajos de restauración ha sido recuperar el aire de aquellos años sería bueno reconstruir un día cualquiera en la vida de Felipe V e Isabel de Farnesio con la música del gran Farinelli, il castrato de fondo, porque hasta la corte española hubo de acudir el famoso cantante de la voz atiplada para endulzar las amarguras nocturnas del Monarca. Lo manda traer la misma Reina, quien, tal vez, ya no sepa que juegos, amatorios o no, inventarse para levantar un poco BXN 3 S