Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ARTES D E C O R A T I V A S DEL S I G L O XX Romper los moldes Mobiliario, cerámica, joyería, piezas textiles... cerca de doscientos objetos integran la exposición que presenta la Fundación Pedro Barrié de la Maza, de La Coruña. Cien años en los aue la imaeinacion se ha hecho con el ocder ha cambiado la aburrida faz de lo cotidiano A N A DOMÍNGUEZ SIEMENS 1. Zapatos (Racing Car 19661, de BethLevine. 2. Collar (1985) de Fisch. 3. Silla Greene Street (1984) de Pesce. 4 Frasco de perfume de Gaultier (1991) 5. Taburete (1990) de Starck. 6. Chaleco (1965) de Emilio Pucci. 7. Callar (1965) deEarlPardon. 8. Sillón con otomano up 5, up 6 n, (1969) de Gaetano Pesce. 9. Broche Persistencia de la memorian (1949) de Dalí. 10. Floreros iiAmne ia (1991) de Andrea Branzi. 11. Vaso (1951- 52) de Picasso. 12. Tetera (1987) de 13. Pulsera (1969) de Martinazzi. 14. Silla London Parpadel e (1992) de Ron Arad. 15. Butaca MBubbles (1979) de Frank Gehry uchas veces se trata el tema de las artes decorativas fe industriales) del siglo XX como una sucesión de movimientos estilísticos aislados del m u n d o que los produce o de los avances de la técnica, y siempre en sencido cronológico. La exposición procedente de Montreal que hasra el 30 de septiembre se podrá visitar en La Coruña. en la Fundación Pedro Barrié de la Maza, tiene un interés especial pues el diseño del siglo que acaba de terminar se observa desde puncos de vista más interesantes, mezclando objetos, muebles o joyas de diferentes épocas a los que les une un hilo conductor de diversa índole. Dividida en cuatro capítulos diferentes, que son también cuatro temas, la exposición explora aspectos como la importancia del cuerpo humano, lo no- funcional, el ornamento y el mundo de lo fantástico. M En cuanto al tema de la utilización del cuerpo humano como elemento de diseño, el siglo XX está plagado de ejemplos, aunque abundan mucho menos, claro está, en las épocas en las que el MovimienEO Moderno tuvo su auge y casi hegemonía. Desde la surrealista pieza Mae West, en la que Salvador Dalí crea un sillón en forma de labios rojos que homenajean a la actriz, a las joyas de Rene Lahque donde se usa con profusión la cabeza femenina envuelta en ondulantes mechones de pelo, eí uso de la figura humana como motivo es extenso. En su mayoría, esta utilización es obvia, completamente figurativa. El segundo capiculo, al que se le ha dado por nombre Inversión y transformación cuestiona que la forma siga a la función, otro de los postulados preferidos por la Bauhaus y el racionalismo. En estos objetos, se advierte cómo los diseñadores han utilizado distintos medios para subvertir las ideas preconcebidas que los consumidores pudiéramos tener en cuanto a la forma o al comportamiento de los materiales, ya sea exagerando la escala, la proporción y el orden o invirriendo su significado. A continuación, pasamos al asunto ¿es el ornamento un crimen? parafraseando o más bien contraviniendo el título del libro de Adolf Loos, Ornamento y deliro Como es de suponer, éste ha sido un buen caldo de cultivo para cualquiera que tuviera ganas de pelearse con el Movimiento Moderno, en este caso con sus orígenes, ya que el libro se escribió con anterioridad a su aparición. Para finalizar, la exposición dedica otra sección a lo que titulan Vuelos de fantasía ensalzando los objetos que no sólo tienen una función sino que son vehículo de la expresión individual y los sueños de cada creador en una sociedad mecanizada y arrasada por los objetos producidos en masa. Para este fin, los diseñadores echan mano del surrealismo o del dadaísmo, lo irracional se vuelve prioritario, las ilusiones ópticas también. En esta línea, el sillón Joe en forma de guante de béisbol o el perchero en forma de cactus gigante de Drocco y Mello son ejemplos de esta actitud irreverente que cuestiona los postulados del Movimiento Moderno y apuntan a que el ideal no es anónimo e impersonal como ellos decían, sino todo lo contrario. BYN 23