Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sta casa es Itzea que en vascuence quiere decir lugar frío o casa grande y el pueblo es Vera de Bidasoa, un lugar tranquilo, envuelto la mayor parte del año en chirimiris, entre las brumas que bajan de la Peñas de Aya. Aunque aquí los veranos resultan largos y suaves. La construcción es de piedra y tiene forma cuadrada. Su reconstrucción fue larga y laboriosa. Con paciencia, y rebuscando entre los escombros, se fueron identificando las habitaciones, guiados muchas veces por la ubicación de las chimeneas, que generalmente estaban tapadas. Una vez limpios y recuperados los espacios, se procedió a amueblarla, tarea en la que participó toda la familia: Pío; su madre, Carmen Nessi, y sus hermanos Ricardo y Carmen, ayudados por albañiles y carpinteros del pueblo. Julio Caro Baroja escribió así sobre Vera: Itzea es el sitio donde yo siempre estoy más a gusto. Vera es la vida familiar sin trabas ni cortapisas, frente a la escuela, la barabúnda y la zozobra de Madrid. Es el orden de la casa de mi abuela y de mi tío Pío, frente a la tensión de mi propia casa. Es la lectura de lo que se le antoja a uno, frente a lecturas obligadas e impuestas por maestros y profesores. Es también la Naturaleza, frente a la vida artificial E Ardua reconstrucción En las labores de reconstrucción, fue Ricardo Baroja, el hermano pintor y escritor de Pío, el que dirigió las tareas y actuó como maestro de obras, e incluso como decorador, carpintero y restaurador. Utilizó viejas vigas para realizar armarios, aparadores, marcos de chimeneas y las barandillas de ía escalera, chapas de hierro para fabricar linternas, apliques y faroles. También diseñó bocetos, para que su madte los bordara como tapices y reposteros, colocándolos en el zaguán y en la escalera. Pío, mientras tanto, compraba estampas, grabados y cuadros y mandaba a Vera, desde Madrid, sus colecciones de libros, en grandes cajones. Adquirieron muebles vascos en caseríos cercanos al pueblo o en anticuarios de la zona y también trajeron otros procedentes de casas familiares de San Sebastián o Madrid. Julio ha recordado en alguna ocasión aquellos momentos: Mi familia no ha tenido nunca mucho dineto y esto ha sido un bien para Itzea porque, de haberlo tenido, estaría llena de las obras de arte, que pasaron ante los ojos de mis tíos y que ahora le darían el aire de un museo Para Pío Caro Baroja, hermano menor de Julio y actual jefe del clan, esta casa guarda miles de recuerdos de otras épocas, hermosos y tristes, de su familia y de sus amigos; recuerdos y anécdotas que ha sabido transmitir a sus hiByN 8 4