Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
El transitar nómada de este pueblo les lleva a la costa en verano. A la izquierda, una nevada imagen de Hammerfest, cerca del Cabo Norte. Las grandes distancias han hecho que estas gentes hayan incorporado las más modernas tecnologías. En la otra página, abajo, Tore Turi vive en Masi. Para su trabajo, cuenta con la ayuda de Internet r t Hammerfegt J Skaidi, i r 1; f Bardufoss t l atraídos por la magia del lugar- detenida a bajo cero y de lento proceso de descongelación- y que ahora dirige y trabaja en un taller de joyería tradicional sami: Estas gentes no sólo se parecen a otros pueblos por su forma de vida itinerante, también los adornos de oro y de plata que cuelgan de sus trajes típicos pueden llegar a tener similitudes con los que se llevan en otros remotos lugares del planeta Lo que une o separa las pocas ciudades que pueblan la región de Finmark- Alta. Kautokeino, Karasjok, Masi, donde el noventa y ocho por ciento de la población es sami- se resume en kilómetros y kilómetros de nieve, metros y metros de hielo y una sucesión de árboles de un frágil cristal que acabará quebrándose cuando el sol plante batalla en plenitud de fuerzas. Cuando no se espera encontrar a nada, y mu- chos menos a nadie, se dibuja en el horizonte la inmóvil figura de una manada de renos. Más de doscientas cabezas esculpidas sobre el gélido paisaje que ni se inmutan ante el zumbido moscardón de una moto que las atosiga una y otra vez. La jomada de los ganaderos que las vigilan, y quienes han matado algunas piezas- de cada ejemplar se aprovecha todo, desde la cornamenta hasta la carne y las pieles- ha comenzado a las siete de la mañana. Decir que sus rostros están curtidos después de tantas horas plantados en la intemperie es una necia obviedad, que duda cabe que hay retratos que valen más que mil palabras. Ahora, bien entrada la primavera, todavía se mueven por estos territorios helados hasta las entrañas. Con el verano se trasladarán a las costas noruegas. Vuelta a empezar. BVN 81