Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rocedentes de África, los abejarucos llegan a nuestro país tras recorrer grandes distancias, en algunos casos hasta 16.000 kilómetros. Pertenecen a una familia integrada por veintitrés especies, ampliamente distribuidas. Se alimentan de insectos, fundamentalmente abejas, que cazan en vuelo. Forman colonias en los taludes arenosos, donde disponen sus nidos en el fondo de una larga galería que excavan en línea recta para permitir la entrada de luz a la cámara de nidificación. En ella depositan un número de huevos que oscila entre dos y diez, dependiendo de la especie. A la Península llega el abejaruco común (Merops apiaster) que vuela en grupos de varios P individuos que emiten su característica voz con frecuencia. Los abejarucos papiblancos de las sabanas del este y sur de África ofrecen un ejemplo de cooperación poco común entre las aves. Se organizan en equipos integrados por cuatro o cinco miembros. Además de los padres, cada año la mitad de los hijos de nidadas anteriores renuncian a formar su propio nido y ayudan en L cría de sus hermanos. Sin esta cooperación la paa reja reproductora no podría sacar adelante a su hambrienta prole. Cada miembro del equipo deberá salir en busca de alimento unas trescientas veces al día, pero sólo en la mitad de las ocasiones tendrán éxito en la captura. ByN 5 8