Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ñero de la otra persona es inevitable. La verdad es que no me había percatado de que en mis novelas había tantos tríos hasta que alguien próximo a mí me lo señaló. Y me dije: Es verdad, pero ¿a qué se debe? Y supongo que se debe a que en mis años de estudiante, antes de los tiempos del sida, fui a una universidad muy liberal, y todo el mundo andaba acostándose con t o d o el mundo, y era bastante habitual el marcharse a la cama con dos personas distintas. Pero nos pasa a todos, a mí el primero, que pensamos en tríos, en orgías, y nos remite a un concepto algo decadente. Es ese querer más, buscar más, de la insaciabilidad propia de la decadencia. La verdad es que, en mi vida personal, entiendo que con uno basta: si ya tienes u n pastel, ípara qué quieres dos? BYN Buena parte J e Glamourama está centrada en el m u n d o de la moda, u n sector d o n d e la homosexualidad no es extraña. ¿Cuál es la situación en Estados Unidos? BEE Cuando hice la investigación de campo necesaria para Glamourama me llevé varias sorpresas, y una de ellas fue que, curiosamente, los modelos masculinos, en su inmensa mayoría, no son homosexuales, sino heterosexuales. Los ayudantes de los pases de moda, los propios diseñadores, muchas gentes de la periferia de ese mundo, sí son homosexuales, pero los modelos no. Esto me sorprendió. También me di cuenta de que, en ese mundo dominado por los gays, las mujeres se sienten muchísimo más seguras, más a sus anchas, y por eso hay cierta retroalimentación entre mujeres que están cómodas en ese ambiente y homosexuales que tratan de imponer sus criterios. De cara al futuro, no sé lo que puede ocurrir. Por otra parte, también ocurre que mi investigación sobre este mundo es de hace algunos años, y la verdad es que no he conservado en la mente todo lo que aprendí entonces; son cosas que se me van olvidando y no tengo a mano. BYN En el caso d e American Psycho hubo críticas d e sectores feministas contra la novela. ¿Eso ha alterado su tratamiento de la mujer en Glamourama BEE Si algo está claro en mis libros es que los personajes femeninos son mucho más simpáticos, en el sentido de que hay más empatia y son más receptivos y acogedores, que los masculinos, que son mucho más débiles. Y no es porque establezca ninguna relación con las críticas a American Psycho sino que se debe a mi propia formación. Yo me crié con mi madre y mis hermanas; mi padre El matrimonio West, de Gloucester, convirtió su hogar en la siniestra cas 3 de los horrores zanja, cerca del cobertizo del inmueble, se encontraron dientes y huesos calcinados de sus víctimas. Landrú, el Casanova de París, fue condenado a la guillotina tras un sonado juicio que levantó pasiones entre las mujeres, movidas fundamentalmente por el morbo del caso. Desgraciadamente, otras, atraídas por los señuelos que Henrí Desire les había lanzado, no pudieron contarlo. Tras acudir a secretas citas con su anónimo amante, sucumbían a los encantos de éste en medio de una atmósfera de agradable velada. Luego acababan quemadas como Juana de Arco, pero no en una hoguera, sino en el horno de una cocina. El personaje, Artes de signo zodiacal, nació en 1869. Años más tarde, en 1919, fue arrestado. Después se celebró la vista oral contra él. Ni antes ni durante la ejecución en la guillotina, a la que había sido condenado, confesó sus crímenes. El doctor Marcel Petiot nació el 17 de enero de 1887. Huérfano de padre Andrel Chtcatilov, el Carnicero de Rostov fue ejecutado en la cárcel tras dar muerte a casi 60 niños la chimenea de su casa. Cuando acudieron los bomberos, comprobaron que el combustible no era otro que cadáveres desmembrados. A la hora de dar explicaciones, las respuestas de Marcel fueron asombrosas: dijo ser miembro de la resistencia. La Policía creyó que aquellos restos eran de soldados alemanes, pero cuando se supo que nada tenían que ver con nazis, el doctor había huido a lomo y uñaH de bicicleta. En noviembre de 1944 se le detuvo y el 15 de marzo del año siguiente fue Juzgado, poniéndose al descubierto que no era un luchador contra el yugo nazi, sino un asesino en serie de 27 personas. Fue condenado a la guillotina y, antes de morir, pidió a los presentes en un flemático gesto, más propio de un británico Caballeros, les ruego que no miren. No va a ser bonito Años más tarde, en 1971, España se conmocíonaba por el caso de Manuel Dalgado Villegas, conocido como El desde los cinco años, y de madre tres más tarde, vivió al cuidado de unos tíos. Muy Inteligente, pronto le detectaron quienes se encontraban en su entorno, sus aficiones hacia el sadismo, sobre todo torturando animales. Ptrómano, cleptómano y ludópata crónico, sufría depresiones y melancolías y evidenciaba una actitud psicópata. Médico de profesión, el mes de marzo de 1944, a las puertas de acabar la Segunda Guerra Mundial se hizo realidad el dicho popular que afirma que por et humo se sabe donde está el fuego ya que la Policía llegó hasta él alertada por sus vecinos que veían cómo unas llamas salían de ByN 52