Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
traño interés, es utilizada por Álamo para una incursión en el territorio de las drogas: El tratamiento de las drogas esta infantilizado. Sólo se ve como plaga social, pero sin ver de dónde procede y cuáles son sus consecuencias. En cambio, Caos no es maniqueísta. Según Rodolfo Sancho, la idea era tocar el tema psicotrópicos, Y que para el público fuese un viaje alucinógeno. Hay un párrafo de Antonio que es verdad: El anzuelo de la droga es la eternidad, y lo contrario a estar drogado es la sobredosis de tiempo Cuando estás de psicotrópicos, hay algo metaftsico. Planteamos algo parecido a lo que ocurre cuando cuatro colegas se van a un monte y se comen un tripi; pasan por varías etapas, que forman también una curva dramática: hay un estado eufórico de risas descontroladas, eso se calma y de repente te vuelves Platón, filosofas y comprendes cosas. Yo no me voy a una discoteca a ponerme; me voy al campo a escuchar los árboles, a sentir la tierra como un ser vivo; eso es la leche, mucho más que potar y sudar en una discoteca. Con los psicotrópicos dejas de pensar y entras en otro mundo. Vivimos en el mundo del pensamiento, pero, ¿qué se ve cuando no piensas? Ves lo que hay, no tu pensamiento. Para Sancho, ponerle Caos a la obra es arriesgado, porque no quiere decir nada y quiere decir todo. Jim Morrison decía que cuando estás en el mundo del pensamiento, tus sentidos están ordenados, pero el no pensar te desordena los sentidos. Ese caos de los sentidos es la puerta a lo desconocido. Polémica y Caos Para Mariano Alameda, Caos es polémica por los temas de la droga, de la muerte, del caballo, de la homosexualidad, de la política, de la peligrosidad de las mafias dentro de la alta política, de quién se lleva el dinero en el país, de la injusticia social, de la publicidad, de la prensa... Es una obra que mete el dedo en el ojito de la gente, interpretada por los niños de Al salir de clase que son los pijos de la teleguay, y representada en el Teatro Alcázar. Me da igual que el Alcázar sea conservador o no, e incluso me gusta: ya que vamos a arriesgar, arriesguemos en todos los sentidos Quizá Caos podría entrar en el Alfil o la Cuarta Pared- señala Huarte- porque, como no tengamos cuidado, puede herir a la gente. Pero el Alcázar es uno de los mejores teatros de Madrid, y mola que se meta una obra como ésta en un teatro comercial. Cuando pise sus cablas será un subidón Para Vilioldo, mucha gente se va a encontrar con algo que no espera, y eso hay que dejarlo claro. Esto no es Al salir de clase no es light Sin embargo, no reniegan de su experiencia televisiva que, al fin y al cabo, les ha obligado a interpretar cada BXN 30 día en condiciones acaso más difíciles de lo que pueda parecer. Considerar que hay tres divisiones de interpretación, teatro, cine y televisión- dice Alameda- es una gilipoilez. Los que hablan de eso, primero, no lo han hecho; segundo, lo han hecho mal o no lo han sabido disfrutar; tercero, es injusto, porque el trabajo en televisión es, primero, muy duro; luego, muy duro; y después, más duro todavía. El que crea que estar en televisión es decir cuatro monadas, y que con ser guapito basra, es que no se entera. Después de tres años, sabemos que hacer una serie diaria, y encima estar bien como actor, es muy complicado. Hay falta de tiempo para aprenderte los guiones y preparar los personajes. Es algo en lo que coinciden todos. Sin embargo, Rodolfo Sancho cree que cuando haces tres años de culebrón diario te vicias como actor, porque no sales del naturalismo más elemental. Cuando en el guión dice que lloras, tú lloras, sin ningún tipo de subtexto. Sí hay subtexto en Caos sí hay niveles de significación que van más allá de lo evidente, y que sorprenderán a las admiradoras de estos actores: Entre la gente que nos está viendo, la opinión general es que se habían hecho un concepto de lo que podíamos hacer en teatro, pero al vernos han flipado dice Daniel Huarte. Y es que entienden que pueda haber algún prejuicio: Temo la reacción del público de televisión- opina Alameda- porque algunas van a ir con una idea preconcebida, aunque confío mucho en la tolerancia mental que la juventud tiene en muchos aspectos. Los adolescentes de ahora tienen la mente abierta. Creo que a cierto público le va a entrar muy bien. Pero a los que vayan porque no sé, quién es guapo, les dará i g u a l