Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Sólo dos pares. ¿Te parece que existen realmente animales inmundos? -le pregunté- ¿No crees, como dijo aquel francés, que todas las bestias son de Dios y que sólo la bestialidad es humana? l cuervo volvió a ahuecar las plumas, se atrevió a darme una respuesta, seguramente para E arriesgarse a herir mi susceptibilidad. pero no un no Soltó breve graznido para aclararse la garganta y continuó contándome que el Diluvio Universal duró cuarenta días con sus cuarenta nochers y que llegó por ñn el día en el que Noé abrió la ventana del Arca y soltó a un cuervo para que reconociese hasta qué punto había descendido el nivel de las aguas. -Aquel cuervo, sin embargo, no regresó jamás- le interrumpí- Se cebó en la carne de los cadáveres que flotaban sobre las aguas y se olvidó de Noé y de toda su parentela. Le perdió la gula. ¿Crees que puedes sentirte orgulloso de semejante antepasado? -Cierto, aquel cuervo no regresó, y si lo hizo en cambio la paloma que Noé soltó luego, pero si mi antepasado no volvió con un ramito verde de olivo en el pico fue por razones ajenas a su voluntad. Aquel pobre pájaro se perdió en la inmensidad- había muchas cosas que ver. después de tantos días de encierro- y luego no supo encontrar el camino de regreso al Arca. Acude, sin embargo, a la ciencia moderna y entérate de por qué no lo hizo. -Cuéntamelo tu mismo- le pedí- Ahórrame la molestia y el riesgo de abrir uno de esos peligrosos libros. Por algo dirá el Eclesiastés que quien aumenta su ciencia, aumenta su dolor. Antes de responder el cuervo saltó del armario y se posó sobre lo alto del perchero, seguramente para tenerme más cerca. -Se ha descubierto, amigo mío- me explicó luego, tras lanzar una prudente mirada circular- que las palomas tienen unos curiosos cristales de magnetita en el cerebro que les permiten orientarse incluso en los días más nublados. Para aquella paloma de Noé. por lo tanto, encontrar el camino de regreso al Arca fue cosa de coser y cantar. Los cuervos, por desgracia, carecemos de esos prodigiosos cristales que actúan a modo de brújula. -La verdad es que sólo existe un camino para llegar y mil para alejarse- suspiré, recordando la sentencia de La Bruyére. Pero en lugar de perdonar al negro pájaro de todos sus pecados y. sobre todo, de absolver a su famosos antepasado de su viejo pecado de ingratitud, abrí la ventana de par en par y le invité a que se fuese por donde había venido. Al fin y al cabo hacia ya algunos minutos que. contra todas mis previsiones, había dejado de lloven I -Conozco esa historia- le interrumpí- La he oído mil veces de labios de mi abuela, que en gloria esté. Dios ordenó también a Noé que metiese en el arca una pareja de animales de todas las especies. -No es exacto. Lo de la pareja de macho y hembra es sólo una forma de decir las cosas. La realidad es que. de todos los animales limpios, Noé debía tomar tres machos pareados con sus hembras y el séptimo, sin compañera, para ser ofrecido en holocausto después del Diluvio. ¿Y de los animales inmundos? Javier Torneo es oMor de una amplia y alabada obra narraríva íjite, caso singular en el panorama literario mundial, obtiene gran éxito en SU. 1 adaptitcione tt atrales. l j el itiao df Los iiñstpritis de la ópertt acluttlmente en cartel en el madrileño Teatro de la- ibadía, de oíros títulos como Amado monstruo- y El cazador de leones- Büico I mu 63