Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Me ocurrió que, al igual que con Solas tuve diez días para preparar el papel, pero en este caso ya tenía experiencia y me empeñé en no asustarme. Simplemente, decidí analizar el guión y comprender lo que se quería decir en esa historia. Para eüo conté con el maravilloso apoyo de Patricia Ferreira, la directora. Un enaientro mágico ¿Cómo se conocieron? -Nos conocimos después de que ella viera Solas Tuvimos una entrevista muy bonita, ün buen día. me llamó a casa únicamente para citarnos en una cafetería y hablar. La verdad es que nunca me hago muchas ilusiones cuando aún no tengo las cosas entre manos, pero allí fui. a ver qué pasaba. Ella decía que iba a empezar a rodar su primera película, que ya tenía el reparto en su cabeza y que yo no formaba parte de él. pero que había visto Solas y que le interesé mucho como actriz, porque, entre tanta dureza en la mirada y en la palabra de María, en un momento dado sonreí y descubrió que yo podía hacer otras cosas. Imagínese, volví contentísima a casa ¡porque una directora se dio cuenta de que yo podía hacer muchas cosas! AI cabo del tiempo, hice una prueba y me confió el personaje. Fue lo mejor que me pudo pasar después de Solas ¿Por qué? -Porque Sé quién eres es un trabajo muy diferente y porque me demostró mucha confianza. ¿Se esperaba el éxito de Solas -No. Ni yo ni nadie del equipo. Sabíamos que estábamos haciendo una película grande, aunque difícil de encajar da de cuerpo, pero es que todo mi rictus se alargó. Como yo era María todo el tiempo, como Benito, afortunadamente, no me dejaba sonreír nada, me quedé con esa cara. ¡La gente del equipo le echaba cada bronca... Pero él tenía claro que María no sonreía nunca, ¡nunca! Solas dirigida por un hombre, es una película que refleja fielmente la sensibilidad de ciertas mujeres; Sé quién eres dirigida por una mujer, es un trabajo valiente, arriesgado y a veces trepidante. Esto demuestra que aquí, ahora, cualquiera puede hacer cualquier cosa. -Benito dirigió Solas con su parte femenina. Patricia dirigió Sé quién eres con las dos partes, además de con su conciencia social, que tiene bastante. ¿Cómo es? -Es una gran entusiasta y su entusiasmo es contagioso. Una de las mejores cosas que me ha pasado ha sido conocerla y hacer su película... Y, bueno, también conocer a Miguel Ángel Sola, el otro protagonista de Sé quién eres -Todo un descubrimiento, pese a que es un actor veterano. -Sí. ha trabajado mucho en Argentina, pero aquí no se le conocía tamo. Nunca me había encontrado con alguien tan generoso como él. Es un hombre que te encanta y te seduce, y es muy lógico que Paloma, mi personaje, pierda los papeles, no sólo por su afán de conocer o por su falta de pudor, sino porque este hombre le toca mucho. ¿No cree que es algo ingenua? -Creo que sí: deja un buen trabajo y una sólida relación para complicarse la vida con un hombre misterioso. Realiza un viaje iniciático y de él sale bastante agobie con todo, eso sí, hasta que empiezo a currar de verdad -Sí. pero con una temática muy cotidiana... -Mi interpretación es un homenaje, modesto, a muchas mujeres que he conocido o me he encontrado a lo largo de mi vida. Sé de algunas simplemente por mi capacidad de observación. Cuando pasé del colegio de mi pueblo (Aljarafe) al instituto del pueblo de al lado y. más tarde, a la universidad, en Sevilla, a diaria vela en el autobús a mujeres como María y como Rosa. Escuchaba sus conversaciones, me fijaba en sus miradas, en sus gestos, en todo... Trabajaban como limpiadoras, se habían casado muy jóvenes, habían sido madres enseguida y la vida las había tratado muy duramente. Eran unas mujeres maravillosas. Y había una cosa que me gustaba muchísimo de ellas, algo que no tenía María, mi personaje, y era el sentido del humor, su increíble capacidad para reírse de sí mismas. Y esa energía, y esa fortaleza... Créame el buen humor es muchísimo mejor coraza que la amargura... ¿Piensa que usted ha dejado un poso en ellas? -Si es así, eso me parece un gran triunfo. -Por cierto, en esa película usted estaba en los huesos... -Bueno, es que en los rodajes siempre adelgazo. Es curioso, de mí dicen que en la pantalla parezco más alta, más potente, pero no es así. En el caso de Solas se me fue afilando el rostro. No estaba tan delgaherida. Ésta es una historia de heridas, muchas mal cicatrizadas. Creo que lo importante es que las heridas se cicatricen bien y especialmente las heridas de toda la sociedad. La revelación -Por cierto, ¿qué significó para usted ganar el Coya a la mejor acti lz revelación? -Me emocioné muchísimo. ¡Fue una sensación tan grata! Es estupendo que te den un premio, sobre todo si han votado tus compañeros de profesión. Y eso lo valoro muchísimo. Y es que desde que se estrenó Solas vi que mis propios colegas agradecían esa película. Me emocionaba tanto con las cosas tan bonitas que me decía Aitana, Amparo Valle. Agustín Díaz Llanes. Bigas Luna. Pedro Almodóvar... ¿Celebró su Osear? -Por supuesto, estaba encantada. Él ha conseguido seducir a medio mundo. -No sé si está de acuerdo, pero cuando le dieron el Goya a la mejor actriz revelación, pensé que usted parecía una actriz ya consagrada, como de toda la vida... -Claro que llevo toda la vida en este oficio, pero en el cine no me conocía nadie. Y a Antonia San Juan le pasaba lo mismo. Será la edad, supongo... 9 BUNCQ y NEGRO 53