Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Entrevista EDUARDO BAUTISTA Presidente del Consejo de Dirección de la Sociedad General de Autores y Editores Los Premios Max se han abierto a todos los profesionales n la primera edición de los Premios Max defmia usted la gala como una noche de estreno En la pasada convocatoria se referia a ella con la convicción de ser aún jóvenes ¿Con la tercera edición llega la consolidación de ios Max? -Espero que este tercer año entren en la edad adulta, aunque serán el público y la profesión los que, con su respuesta, nos hagan ver que están consolidados- En estos tres años, ¿qué han aportado los Premios Max al panorama de las Artes Escénicas? -Creemos que en estos pocos años ya han supuesto la imagen del reconocimiento social y la difusión del teatro y la danza en nuestro país. También han ayudado a la dinamización del sector- Los Premios Max están asociados ya. ineludiblemente, a las esculturas creadas expresamente para estos galardones por Joan Brossa. ¿Cómo definiría su aportación a la escena española en las últimas décadas? -La aportación de Joan Brossa como autor teatral es indisociable de su completa y compleja personalidad como creador Me gustaría que los Premios Max, que como usted dice están indisolublemente asociados a la escultura de Joan Brossa, sirvieran también para despertar el interés por la gran obra de este creador teatral de poesía escénica. ¿Por qué son necesarios unos premios que aspiran a promover promocionar y difundü- en su globalidad las Artes Escénicas? ¿La existencia de galardones sectoriales (promovidos por las asociaciones profesionales) no cumplen este objetivo? -Desde la SGAE dimos el paso de intentar aunar a la profesión del teatro y la danza en unos premios que fuesen sentidos por todos como propios y que sirviesen de gran estrategia de comunicación y promoción del momento de efervescencia que están viviendo las Artes Escénicas. Hay cerca de cincuenta asociaciones y federaciones profesionales que trabajan con nosotros en la identificación de los casi 12.000 votantes que componen el censo electoral. -La elección de candidatos y ganadores de los Max procede de un amplio espectro de profesionales de las Artes Escénicas, integrando los distintos agentes y profesionales del hecho escénico. ¿Es el modo de elección más plural? -Pese a los intentos de poner en marcha la Academia de las Artes Escénicas, el hecho es que en España no existe una entidad que agrupe a toda la profesión del teatro y la danza. Los Premios Max se han abierto a todos los profesionales para buscar la máxima representativídad profesional y territorial. ¿Qué espera de los Premios Max? ¿Qué le gustaría que sig- E nificaran en las Artes Escénicas españolas? Espero que sean el reflejo del esfuei- zo de los profesionales que durante el año anterior nos han hecho disfrutar sobre los escenarios y que de ahí se desprenda el ímpetu creativo de las Artes Escénicas en nuestro país. -Desde su primera edición, los Max han contado con la colaboración de patrocinadores privados que se han siunado a la convocatoria. ¿Qué valor tiene para usted esta colaboración? ¿Qué lugar tiene en la creación española el patrocinio privado? -Hace todavía muy pocos años tanto los gestores públicos como los productores privados se quejaban amargamente de la imposibilidad de patrocinio para estas áreas. Hoy se advierte que esta tendencia está cambiando y los Premios Max han contribuido fundamentalmente a este cambio. ¿El aumento de las recaudaciones en los teatros españoles- en el caso de 1998, un 16 -es un indicativo de un estado de pujanza del teatro en España? ¿Le preocupan los indicativos que aluden a los bajos índices de públicos jóvenes en las salas teatrales? Para la consolidación de una industria teatral, la mejor noticia es el aumento del público y el aumento de la recaudación, que es consecuente. Ahora bien, en cuanto al tema de los jóvenes y el teatro, hay mucho que matizar En efecto, hay obras a las que los jóvenes asisten mayoritariamente, como en el caso de los musicales o determinado teatro de vanguardia. -En estos tiempos de virtualidad de la cultura, ¿qué representa la carnalidad del teatro y la danza? -Es precisamente la apuesta de estas artes, y lo que pueden ofrecer de principal singularidad a los espectadores. Las emociones en un mismo espacio, el teatro, de intérpretes y público, garantizan un tipo de goce estético único e incomparable. -En unas declaraciones recientes, afirmaba que la joven profesión del teatro, la danza y del circo en el próximo milenio será comprometida o no será ¿Cuál sería para usted ese compromiso? ¿Qué retos tendrá esa joven profesión en los próximos años? -Hoy como siempre el teatro y la danza necesitan de un compromiso con la época en que se desarrollan, que pasa por la innovación artística y por los grandes temas de siempre, como son la reflexión de la existencia del ser humano, la búsqueda de la libertad, la denuncia de las injusticias sociales, la solidaridad, etc.