Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTA DESDE PARÍS (Juan Pedro Quiñonero) Redescubrir a Monet UNA OTA EN EL ODÉON Un lugar sencillo e inevitable para tomar un café, buscar un restaurante y tener todo lo esencial a cinco o diez minutos, es darse cita a la salida del metro Odéon. Nada más salir, en cualquier dirección hay una docena de sitios donde tomarse un respiro. Hacia el sureste, se toma la calle del Odéon para llegar a los jardines del Luxemburgo tras cruzar los antiguos domicilios de Cloran y Manuel Angeles Ortiz, y la antigua librería de Silvia Beach. Hacía el norte, se desemboca en la calle de Seine y el mercado de la calle de Bucci. Hacia el oeste, queda la iglesia de SaintGermain- des- Prés. También se puede cenar en la Mediterranée, que es el restaurante inmortalizado por Jean Cocteau. Jean Cocteau sted se creía que ya lo había visto todo, o casi todo, de y sobre la obra de Claude Monet. el más lírico de todos los grandes maestros impresionistas. Pues no. Quizá por vez primera, la más grande de las colecciones francesas de Monet. la del Museo Marmottan- Monet 2, rué Louis Boilly, 75016 París, n 01 44 96 50 33) se expone, hoy, por vez primera, en su totalidad. Una maravilla. Más de un centenar de obras, óleos, pasteles y dibujos dando testimonio de todas las etapas de la obra del artista. Y, como prima, sin precedentes, la presentación en rigurosa primicia de todos los cuadernos de dibujo y croquis de Monet, desde su juventud hasta la apoteosis de las Nymphéas Una gozada. Para completar la exposición, los organizadores han tenido la excelente idea de presentar, al mismo tiempo, un álbum familiar de fotos íntimas en el jardín de Giverny. una correspondencia personal y numerosos documentos biográficos. El conjunto se presenta con unas características francamente atractivas. Una colección única. Unos documentos fuera de lo común. Un aparato biográfico de primer orden. Y, todo ello, en el Museo que posee la mejor colección francesa del maestro impresionista. ¿Quién da más? No se trata de descubrir el Mediterráneo, sino, pura y sencillamente, volver a precipitarse en el más vasto y seductor de los universos, una de las fuentes bautismales de la pintura contemporánea. Con una ventaja fuera de lo común: se puede pasar revista al conjunto de la obra de Monet a golpe de metro, en un museo casi familiar, donde el único inconveniente, quizá, sean las colas. Monet provoca ataques de pasión turística en medio mundo. Y ésta será una nueva y excelente ocasión para dejarse llevar por el buen gusto y pasar un día o medio día, como mínimo, persiguiendo las más bellas huellas del más lírico de los grandes impresionistas. A no perderse por nada del mundo, por supuesto. í U SHAKESPEARE, SEGÚN JAIME SALOM En su día, el estreno en Madrid de t otro William fue un gran éxito. Quienes estén de paso por París, tendrán la rara oportunidad de comprobar cómo suena y funciona esa obra mayor de Jaime Salom, en el Teatro Menilmontant (15, rué du Retrait, 7 5 0 2 0 París, 0 1 42 0 8 4 8 41) traducida por André Camp, puesta en escena por Pierre Richy e interpretada por Magali Bros y Fabíen Barzic, entre otros otros. La historia tiene su aquél: William Shakespeare, en realidad, no habría escrito el teatro a él atribuido, escrito, en verdad, por el otro William Jaime Salom buscó y encontró una parte de la idea original en la hagiografía shakesperíana menos convencional. Y a partir de esa hipótesis histórica, trama su propia obra que obedece, pura y simplemente, a la lógica del gran teatro universal: una farsa, una comedia, con mucho de historia, mucho de poesía, mucho de amor y una profunda sabiduría escénica. Se trata de un gran momento teatral escrito en castellano y vertido, ahora, al francés, a mayor gloria de las grandes incertídumbres que continúan fascinando a sucesivas generaciones sobre los inmensos misterios que continúan intrigándonos sobre el inmenso genio shakesperíano. L A S A L S A 1) 1,1. D K M O M O Splendid es una banda de músicos y actores que llevan veinte años triunfando con espectáculos de la especie zoológica genialoide. Son capaces de interpretar casi todos los ritos: de las músicas del Caribe a las melodías populares francesas, del roc ccaliforniano puro y duro de hace veinte o treinta años a las cosas brasileñas, de lo üitrapopular a lo ultrasofisticado. Y. todo ello, acompañado con finas historias agridulces. El conjunto ha dado números históricos? como La salsa del demonio o Macao que son de la música francesa de las últimas décadas. El nuevo espectáculo de Splendid se presenta estos días en el Olympia (28. Bd. des Capucines, Metro Opera. 01 47 42 25 49) Y me parece francamente recomendable. B L m D Y lEGRO 13