Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
á ajustarse a las estaciones del año y a las inclemencias de una meteorología que resulta feroz en Castilla, en Aragón o en Galicia, tanto en invierno como en verano explica Monresü. Los castillos se conciben para la guerra y para la defensa, pero a partir del siglo Xin. con el avance de la Reconquista y por otras razones, se van transformando. En este aspecto, los musulmanes buscan antes que los cristianos el refinamiento, que llega a ser extraordinario en el caso de la Alhambra. También se hace notar cierta politesse en Olite, donde los reyes que proceden de la casa de los Evreux se dedican a levantar un castillo de planta irregular cuando podían disponer de todo el espacio geográfico que hubiese sido necesario para crear una estructura cuadrangular perfecta. Se dedican a decorar en cierta medida el castillo con chamiteles, que copian a Fran- Hay castillos señoriales, de habitación, como el de Cardona, y castillos regios, como el de Olite, en el que habitaron los Reyes de Navarra Carlos II el Malo y Carlos III el Noble cía, y con jardines en áreas superiores Y llega el momento en que el historiador desciende a la anécdota: Todo respira tranquilidad en apariencia pero no era así por lo que nos cuenta un viajero inglés. Una noche, el rey le llama a sus estancias para hablar con él a solas. Le agasaja, dice que está interesado en mostrarle los dos cachorros de león- toda una nota de exotismo por aquellos tiempos- que le acaban de regalar. Le habla y. como quien no quiere la cosa, le pregunta si de vuelta a su país pasará por Francia. El invitado le responde que sí y asegura que también está invitado por el rey. Entonces, si a usted le parece, hay unos polvos que se llaman arsénico... ¿qué tal sí los deposita en la copa del monarca? El pobre hombre salió despavorido. ¡Asi cuentan lo que cuentan los viajeros en sus libros allende los Pirineos! B U o Y nm S 5 LG